Maximiliano Ferraro, el sucesor de Elisa Carrió (Adrián Escandar)
Maximiliano Ferraro, el sucesor de Elisa Carrió (Adrián Escandar)

Maximiliano Ferraro, presidente de la Coalición Cívica y jefe del bloque en Diputados, está convencido de que Elisa Carrió, que anunció su retiro de la política activa 24 horas después de la derrota de Cambiemos, en octubre pasado, “no está muerta”, que es “irremplazable” y que él no es el “sucesor”. También asegura que faltó dar datos “muchísimo más duros” de la herencia K, que Juntos por el Cambio no tiene líder, que “puede ser que haya más equilibrio” interno por el aborto, que son “mala leche” los que dicen que la CC se puede dar el lujo de no negociar con el Frente de Todos porque no tiene responsabilidad de gestión en ninguna provincia, y que el Gobierno está “empecinado” en hablar de “tierra arrasada”.

- Presentaron un proyecto de declaración donde pide que cese de inmediato el refugio en el país de Evo Morales y entre los fundamentos dice que por sus “avasallamientos” se desencadenó en Bolivia “un reclamo ciudadano en defensa del voto popular”. ¿Qué opina la Coalición Cívica de lo que pasó en Bolivia?

- El pedido que hacemos con respecto a la situación de Evo Morales, me parece que la condición de refugiado amerita al cumplimiento de ciertos criterios y ciertas normas, que no son las que establecemos nosotros, sino las que rigen en materia internacional, para que a una persona se le otorgue la condición de refugiado. Pero también porque marca estas idas y vueltas que tienen el canciller (Felipe) Solá y el gobierno de Alberto Fernández en materia de relaciones internacionales con algunos países de la región. Vale recordar, al principio, lo que dijo el Canciller y cómo hoy pareciera ser que está mirando para otro lado, atento a unas declaraciones del ex Presidente de Bolivia que no ayudan para nada para lo que es la pacificación y la búsqueda de una salida institucional y democrática.

- O sea que el problema para ustedes no es que Evo Morales esté en el país si no la condición de refugiado.

- El problema es que cumpla con las condiciones que están claramente marcadas para que una persona tenga la condición de refugiado en este caso en la Argentina.

- ¿Para ustedes hubo un golpe de Estado en Bolivia?

- Para nosotros hubo claramente un avasallamiento del orden institucional. Y cuando decimos esto tiene que ver no solamente con lo que sucedió con respecto a Evo Morales, si no con respecto a lo que pasó de manera anterior a esa situación. Que tiene que ver con querer perpetuarse en el poder en Bolivia. Lo que viene sucediendo en Bolivia tiene que ver con un avasallamiento al orden institucional de Bolivia. En distintas etapas, o en distintos momentos. Y es acá donde me parece que claramente es donde uno no tiene que tener posiciones que nos lleven a un doble estándar o que midamos con una vara algunas cuestiones y que midamos con otra vara algunas otras cuestiones.

- ¿Por ejemplo?

- Venezuela. El canciller, el presidente Fernández, el Frente de Todos, debiera llamar las cosas por su nombre. En Venezuela hay dictadura, en Venezuela hay violación sistemática de los derechos humanos y hay crisis humanitaria. Cada vez se va agravando más la situación. Vimos lo que ha pasado con la Asamblea Nacional, el impedimento que se hizo por parte de la dictadura o el régimen de (Nicolás) Maduro de poder sesionar a los diputados opositores. Desde la Coalición Cívica tenemos una clara postura de defensa de las instituciones democráticas, de defensa irrestricta de los derechos humanos, de los distintos poderes del Estado en estos países.

- El gobierno de Mauricio Macri, del que la Coalición Cívica formó parte, siempre ponderó la vuelta al mundo, y el cambio en las relaciones con otros países. Ahora, ¿ustedes creen que fue una política exterior que le trajo beneficios a la Argentina? Porque este gobierno es muy crítico de esas políticas.

- Porque este gobierno que asumió el 10 de diciembre pareciera ser que está empecinado en relatar y construir una historia de que a partir del 10 de diciembre ellos recibieron un país arrasado o tierra arrasada. Y así lo vimos cuando se acaba de cumplir un mes de Alberto Fernández, todos los ministros comunicando casi un discurso de corte y pegue en cada uno de ellos. Me parece que esto no es así. La Argentina tiene por delante aliarse a los países democráticos...

- ¿Y usted cree que eso no está pasando?

- Yo lo pongo en alerta. Y a su vez lo pongo en alerta porque con lo que está pasando en el mundo la Argentina no puede tener una supuesta neutralidad que la hace cómplice de regímenes autoritarios o de alianzas con países que no son para nada democráticos. A veces tener una posición neutral nos hace estar en una posición equivocada en lo que se juega en lo que está pasando en el mundo.

- ¿Y cree que la posición correcta era la del gobierno anterior?

- La posición que tuvo el gobierno de Mauricio Macri en muchísimos aspectos es mucho más inteligente y que era necesaria después de lo que fueron los años de aislamiento, principalmente por parte de la ex presidenta Fernández de Kirchner. La Argentina necesita recuperar relaciones bilaterales y multilaterales con países que la Argentina había dejado de tener.

Elisa Carrió, el jueves por la noche, junto a Maximiliano Ferraro y los diputados del bloque, y Mario Quintana (Prensa CC)
Elisa Carrió, el jueves por la noche, junto a Maximiliano Ferraro y los diputados del bloque, y Mario Quintana (Prensa CC)

- La semana pasada le pedimos su opinión sobre el primer mes del nuevo gobierno y nos contestó de forma irónica que lo mejor era que ya sabían que era igual que otros gobiernos del PJ, por el “manejo discrecional y el control de otros poderes del Estado”. ¿Se puede explayar más sobre esa idea?

- Apele a esa ironía o a reconocer eso como lo bueno del gobierno de Alberto Fernández de este primer mes de gobierno porque me parece que la ley de plenos poderes y de ajuste brutal tiene que ver con una cuestión que es, si se quiere, muy fuerte en el PJ, que es “para gobernar siempre requerir facultades especiales y quitarle esas facultades al Congreso de la Nación”. Y que eso a su vez también habilitaba un manejo discrecional por parte de una única persona en el manejo de los recursos públicos. Eso queda claro. Se ve en los adelantos que están haciendo a provincias amigas del gobierno de turno, a municipios amigos del gobierno de turno, o de algún dirigente más vinculado a algún sector del kirchnerismo. Acabo de llegar de la provincia de Mendoza y ya se le habían hecho transferencias a algunas intendencias amigas de la senadora Anabel Fernández Sagasti.

- Pero también es cierto que apenas asumió Macri, al mes aumentó la coparticipación de la Ciudad al 3,7%, más de 2 puntos.

- Principalmente no aumentó la coparticipación producto de que era un gobierno del mismo signo y color político. Aumentó la coparticipación porque se cumplió con un mandato constitucional que era transferir la Policía Federal Argentina. La Constitución es muy clara. Esos recursos que fueron transferidos están claramente validados y certificados en el Consejo Federal de Inversiones, principalmente que es manejo y llevado adelante por personas más vinculadas al PJ, y están totalmente certificados. Hay que derribar el mito de que somos una ciudad rica. Apelamos a un diálogo serio. Si hablamos de emergencia y de poder abordar desde el punto de vista de la solidaridad, eso también pensaría que tiene que ser temporario, no para siempre.

- O sea que usted cree que, en todo caso, la coparticipación correspondiente a la Ciudad se debería rebajar por un tiempo.

- Y, si es por una cuestión de emergencia, y solidaridad...

- ¿Y ustedes están convencidos de que la rebaja es por una cuestión de signo político? Habló de extorsión la semana pasada.

- Yo la semana pasada dije esa palabra porque parecía que se concretaba lo que la vicepresidenta de la Nación había dicho en la asunción de (Fernando) Espinoza en La Matanza (N. de la R.: “Hay una asignación de recursos muy desigual que es profundamente injusta e inequitativa, desde hace tiempo, la capital concentró riquezas postergando al resto de la periferia”, dijo Cristina Kirchner en la asunción del intendente bonaerense).

- Recién se refería al argumento del gobierno actual vinculado a la “tierra arrasada”, y cuando asumió el gobierno de Macri también se habló mucho de la herencia. ¿Hasta cuándo cree que la política va a seguir con esto de que cuando asume un nuevo gobierno dice que lo que hizo el anterior estuvo todo mal?

- Yo, a modo de autocrítica, creo a nosotros nos faltó, cuando asumimos el 10 de diciembre del 2015, decir realmente lo que nos habían dejado.

- ¿O sea que usted cree que Macri no fue tan explícito? Porque hablaron mucho de la herencia.

- Sí, pero me parece que tendríamos que haber ido con datos muchísimo más concretos y muchísimo más duros para que la sociedad entendiera la situación en la cual recibíamos un gobierno hace cuatro años.

- ¿Usted está convencido que la “tierra arrasada” que dejó el kirchnerismo era peor que la “tierra arrasada” de la que habla el actual gobierno?

- Por supuesto. Y cuando digo por supuesto no desconozco la situación de fragilidad desde el punto de vista económico que veníamos atravesando desde hace un tiempo atrás y que afectó a muchísimas personas en nuestro país.

Elisa Carrió, en octubre pasado, antes de anunciar la renuncia a su banca
Elisa Carrió, en octubre pasado, antes de anunciar la renuncia a su banca

- ¿Y ustedes dieron en ese momento la discusión interna sobre contar o no la herencia? Porque siempre se dijo que ese debate lo ganó Jaime Durán Barba.

- Bueno, algunos en ese momento decían que no era necesario. Nosotros siempre nos inclinamos por mostrar claramente cuál era la situación con la cual nos hacíamos cargo ese 10 de diciembre del 2015. Nosotros éramos parte de un frente político como Cambiemos, funcionábamos más como una coalición parlamentaria que como una coalición de gobierno, más allá de la participación de una o dos personas en el gobierno de Mauricio Macri, pero esa es la realidad.

- ¿Qué lugar cree que le va a dar la historia al gobierno de Macri del que ustedes fueron parte?

- Es muy pronto para decirlo, pero yo creo que nos va a poner en el lugar de esto que dijimos en su momento, que para nosotros fue muy importante desde el punto de vista institucional y republicano, y que es que un presidente no peronista terminara su mandato constitucional y le entregara el poder a otro presidente después de haber gobernado cuatro años. Hoy pareciera que eso no es importante. Lo es.

- También es cierto que fue el primer gobierno que no logró ser reelegido. ¿Se puede calificar como fracaso?

- No. Por supuesto que peleamos hasta último momento la posibilidad de reelección de Mauricio Macri, pero también está bien para la calidad institucional de un país la alternancia. Por supuesto que está el sabor amargo de no haber podido pelear el balotaje, pero la verdad que hicimos una gran tarea de lo que fueron las PASO de agosto con el 33% al 27 de octubre con el 41%. Y que hoy nos pone en un lugar preponderante y trascendental en la Cámara de Diputados. En los 116 diputados que tenemos, 15 diputados de la Coalición Cívica, uno de los bloques más grandes que tuvo el partido.

- Ese sabor amargo del que recién hablaba por la derrota, ¿todavía sigue?

- No tiene que seguir, tenemos que hacernos cargo y responsables del lugar que nos asignó la sociedad a través del voto, que nos pusieron en un lugar de ser oposición.

- ¿Y quién es hoy el jefe de Juntos por el Cambio?

- No hay jefe.

- ¿Es una conducción colegiada?

- No sé si conducción colegiada. En Juntos por el Cambio hay distintos tipos de liderazgos. Y parto desde un liderazgo como el de “Lilita”, retirada de lo cotidiano de la Cámara de Diputados y de Juntos por el Cambio, es una persona que seguirá haciendo política desde otro lugar y es uno de los liderazgos de este espacio. Y como existe el liderazgo de María Eugenia Vidal, de Horacio Rodríguez Larreta, el que surja del radicalismo, y como tendrá un rol Mauricio Macri producto de haber sido presidente de la Nación.

- Lo dejó para el final a Macri...

- Es un orden aleatorio, salvo si se quiere el de “Lilita”. No haría ninguna lectura producto de cómo los fui enunciando. Estamos en una etapa de liderazgos complementarios. Está bien que así sea. La Coalición Cívica va a tener su propia agenda y su propia identidad.

- Ya que habla de Juntos por el Cambio, ustedes fueron muy críticos de la ley de emergencia económica y de los primeros en plantear no dar quórum para el tratamiento de la ley, ¿le sorprendió el apoyo público de los tres gobernadores radicales al tratamiento de ese proyecto?

- No me sorprendió. Pero lo digo con buena leche, y a modo constructivo, estaría bueno en esos momentos hablar las cosas para que todos lo sepamos, y no como se dio en algunos casos que las posiciones se manifestaran a través del Twitter.

"Apelamos a que Sergio Massa mantenga la imparcialidad", dice el diputado sobre el presidente de la Cámara baja (Prensa Massa)

- Habrá escuchado muchas veces el argumento de la Coalición Cívica no tiene responsabilidad de gobierno en provincias y que por eso puede darse el lujo de no dar quórum, por ejemplo, y no acordar. ¿Es falaz ese argumento?

- Esa es una declaración de mala leche.

- Lo habrá escuchado alguna vez.

- Sí, por supuesto. Y lo considero un juicio sobre la Coalición Cívica de mala leche.

- ¿Por qué?

- Capaz que es un prejuicio, capaz con la intención de horadar vaya a saber qué. Nosotros tenemos muy claro que es la Coalición Cívica y cuál es su rol. No solamente en Juntos por el Cambio si no también en este Parlamento.

- ¿Y cuál es ese rol?

- Defender nuestras posturas y banderas históricas que tienen que ver con las cuestiones institucionales, y lucha contra la corrupción y no consagración de la impunidad, y temas de agenda que estamos trabajando, que tienen que ver, por ejemplo, con seguir dando batalla en la baja de impuestos. Eso es para este gobierno, lo fue durante el gobierno de Cambiemos y lo fue en la larga lucha, y muchas veces en soledad, de los 12 años de kirchnerismo y que principalmente la tuvo en el epicentro a “Lilita”.

- ¿Es incómodo tener como presidente de la Cámara baja a Sergio Massa, sobre quién Carrió y la Coalición Cívica han tenido fuertes denuncias?

- La relación que nosotros tenemos con Sergio Massa es la relación que debemos tener con el presidente de la Cámara de Diputados, que apelamos a que sea el presidente de la Cámara de Diputados y que mantenga la imparcialidad en muchísimos aspectos, como corresponde. No nos dedicamos mucho en la Coalición Cívica a jugar al régimen de las visitas entre dirigentes políticos.

- ¿Y qué relación tiene con Máximo Kirchner?

- Una relación cordial e institucional, producto de que él es el presidente del bloque de la primera minoría, representa a 120 diputados y después por supuesto compartimos los espacios institucionales que hacen al funcionamiento de la cámara. Hasta el momento no tengo nada qué decir.

Alberto Fernández y Sabina Fréderic (Presidencia)
Alberto Fernández y Sabina Fréderic (Presidencia)

- ¿Le sorprendió el retiro de Carrió?

- Es una decisión política y personal de “Lilita” que nos venía adelantando y la veníamos conversando. No creo que haya habido sorpresa. Sí quizás, debo reconocer, que a 24 horas de ser electo diputado nacional esa decisión que ya venía siendo conversada se iba a generar un 28, 29 de octubre como se generó. Eso precipitó algunas cuestiones, pero no es algo que nos agarró por sorpresa. “Lilita” tiene todo el derecho a poder descansar y a poder correrse de la cosa cotidiana de la Cámara de Diputados, de la Coalición Cívica y de Juntos por el Cambio. Lo que no va a dejar de hacer es política. Seguirá siendo una voz importantísima en la política argentina. Desde otro lugar.

- ¿Es un descanso o un retiro definitivo?

- Lo veo más como un descanso. Para nosotros es hacernos cargo porque somos 15 diputados nacionales que nos formamos, la totalidad casi de esos 15 diputados, en el recorrido de 25 años de vida política de “Lilita”. Es hacernos cargo asumiendo ese gran desafío y responsabilidad que tenemos.

- ¿Es usted el sucesor de Carrió?

- Carrió es irremplazable. No me parece válido y lógico hablar de un sucesor. No hay sucesión, Carrió no está muerta. Me toca, por una cuestión de confianza de la propia “Lilita” en este proceso y de un partido, asumir esta responsabilidad que es por un tiempo. Nadie está para quedarse todo el tiempo en el mismo lugar. No soy el sucesor ni Carrió es reemplazable.

- ¿Y cómo se toma ese lugar con una figura tan potente como la de Carrió?

- Lo tomo y lo ocupo con muchísima responsabilidad. Con lo que eso implica. Está buenísimo tenerla como asesora en asuntos estratégicos a “Lilita”.

- Apelando a su sinceridad, si hace 10 años le hubieran dicho que en el futuro iba a apoyar un gobierno de Macri, ¿qué hubiera dicho usted?

- (Risas) Hubiera dicho que no.

- ¿Lo sorprendió Macri?

- Sí. Tenía prejuicios y me sorprendió para bien. Y tenía prejuicios y me sorprendieron para bien otros dirigentes del PRO.

- ¿Por ejemplo?

- Otros.

- Y el caso de Marcos Peña, que muchos sindican como “el padre de la derrota”, ¿lo cree injusto?

- Está claro que no todos tenemos las mismas responsabilidades. Pero también está claro que todos fuimos parte. La derrota es de todos. Sin quitarle la responsabilidad a quienes tenían mayor responsabilidad o mayores niveles de decisión en ciertos lugares del gobierno. No me gusta hacer leña del árbol caído o construir un análisis con la foto del lunes. La Coalición Cívica, cuando tuvimos que decir las cosas, las dijimos. Eso no lo puede desconocer ni el PRO, ni la UCR ni ningún otro dirigente.

- ¿No se callaron nada?

- No. Algunas cosas fueron públicas, y otras no.

- ¿Hasta cuándo cree que va a seguir junto el interbloque de Juntos por el Cambio?

- Sostener la unidad de Juntos por el Cambio es una de las cosas que tenemos por delante. Habrá momentos de coincidencias y habrá momentos de diferencias. Esos momentos por ahí de diferencias, de posturas distintas, no nos tienen que asustar. En Juntos por el Cambio no hay una mayoría que lleva a patadas a otros espacios. Cada uno aportamos a una cosa más amplia y a una cosa más colectiva. Dejamos de ser gobierno, hubo un 41% que nos votó para cumplir el rol de oposición.

"Siempre tuve una posición a favor del aborto" (Prensa CC)

- En el debate del aborto, en junio del 2018, en la Coalición Cívica votaron todos los diputados en contra con excepción de Juan Manuel López. ¿Ahora hay un bloque más equilibrado?

- Sí, puede ser que este más equilibradas las distintas posiciones. Yo en lo personal siempre tuve una posición a favor del aborto, es una posición de muchísimos años. Posición que conoce el partido y la propia “Lilita”, y en la Coalición Cívica siempre hubo posturas a favor y en contra. Es parte de la pluralidad de miradas e ideas que tenemos nosotros.

- ¿Y ese equilibrio puede coincidir con el retiro parlamentario de Carrió?

- ¿En qué sentido?

- En el sentido de que Carrió dio un paso al costado de las cuestiones parlamentarias...

- Las listas fueron armadas cuando Carrió no estaba retirada. “Lilita” puede tener una posición, yo puedo tener otra. Nunca en mi vida, tanto 8 años de legislador de la Ciudad, a mí Carrió me llamó para decirme “vos tenes que votar de esta manera”. Nunca. Le reconozco y le agradezco la libertad y la confianza con la cual nos dejó trabajar en muchísimos temas y los que no teníamos coincidencias.

- ¿Y usted cree que en un futuro debate parlamentario sobre el aborto con posiciones internas más equilibradas a Carrió le da lo mismo? ¿No cree que vaya a intentar influir?

- Es que nunca influenció. A veces se quiere poner en un lugar a Carrió que no lo es. Yo hace mucho estoy con “Lilita” y es una persona que ama y abraza la libertad. Es una persona que ama y abraza, y encarna políticos y principios humanistas.

- ¿Cree que hay más diversidad en la política argentina en general?

- Hay dos cuestiones que rescato para la política. La diversidad de miradas, la pluralidad y la polifonía. No está bueno un sistema de ideas basado en lo idéntico.

- ¿Vio la serie “Nisman”?

- Una parte.

- ¿Qué le pareció de lo que vio? ¿Puede cambiar su mirada a cinco años de la muerte del fiscal?

- Para nada. A Nisman lo mataron. Tenemos que impedir por todos lados la no consagración de impunidad. En la causa Nisman y en las causas de embajada y AMIA. Nos preocupan muchísimo las declaraciones que ha hecho la ministra de Seguridad (Sabina Frederic). Creemos que está interfiriendo en otro poder del Estado para garantizar impunidad en lo que fue un crimen de Estado. Por eso, además de citarla a comparecer en la Cámara de Diputados, estamos evaluando seriamente otras acciones contra la ministra.

- ¿Qué tipo de acciones?

- Lo estamos terminando de estudiar.

Seguí leyendo: