El presidente Mauricio Macri reunió este viernes a los máximos referentes del PRO en la quinta de Olivos para debatir el futuro del partido de cara a los próximos cuatro años.

Durante el cónclave, que tuvo lugar en el quincho de la residencia presidencial y duró un poco más de dos horas, se decidió que la actual ministra de Seguridad Patricia Bullrich sea la única candidata en las elecciones para renovar las autoridades partidarias en febrero del año que viene.

Además del Presidente, participaron el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, y los jefes partidarios de los 24 distritos, entre otros funcionarios de primera línea. La ausencia más notoria fue la del jefe de Gabinete Marcos Peña.

El primero en hablar fue el senador y presidente del Consejo Nacional del PRO Humberto Schiavoni, quien pidió tratar dos cuestiones formales. En primer lugar, la renuncia de Francisco Quintana como secretario general debido a la incompatibilidad de los cargos por haber asumido en el Consejo de la Magistratura. En segundo lugar, se determinó el cronograma electoral para renovar autoridades partidarias.

Humberto Schiavoni, Mauricio Macri y Francisco Quintana
Humberto Schiavoni, Mauricio Macri y Francisco Quintana

Luego de la exposición de los representantes de los 24 distritos, Macri hizo un llamado a la unidad dentro de Juntos por el Cambio y felicitó a los presentes por el buen clima que hay dentro del partido a nivel nacional. También reconoció la labor de Schiavoni y Quintana al frente del partido. Ambos fueron aplaudidos por todos los presentes.

Cuando surgió el tema del liderazgo de Macri dentro del PRO, la respuesta consensuada fue que “su figura está por encima del partido” después de haber obtenido 40% de los votos en las elecciones de octubre. No obstante, fuentes que estuvieron presentes en la reunión aclararon a Infobae que esa cuestión no fue parte de su discurso.

Por otro lado, “varios presidentes de distrito plantearon que la designación de Patricia Bullrich sería la mejor decisión para esta próxima etapa”. Su postulación fue interpretada como una señal de liderazgo del propio Mauricio Macri, debido a que la ministra de Seguridad está muy identificada con él. Además, tanto para el electorado, como para los dirigentes y militantes “es una funcionaria con buena imagen” y un alto nivel de conocimiento. “En esta etapa necesitamos un presidente del partido con ese nivel de instalación”, explicaron.

La semana pasada, Bullrich ya había adelantado que estaba “abierta” a la posibilidad de liderar el partido pero aclaró que era una decisión que tenía que tomarse “por consenso”.

Seguí leyendo: