La Asamblea de la Organización de Estados Americanos (UEA) representa a todos los países de la región con excepción de Cuba y Venezuela
La Asamblea de la Organización de Estados Americanos (UEA) representa a todos los países de la región con excepción de Cuba y Venezuela

Tras la segunda guerra mundial, y la creación de las Naciones Unidas (ONU), los presidentes de América Latina decidieron establecer un foro regional para fortalecer la paz, consolidar los procesos democráticos, establecer un sistema de seguridad continental y facilitar la integración económica y comercial de sus estados miembros. La Organización de Estados Americanos (OEA) fue creada en 1948, tiene sede en Washington, y la influencia de la Casa Blanca en su agenda es determinante.

La OEA está integrada por 35 países:

Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, San Cristobal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela

Actualmente su secretario general es Luis Almagro, y sus resortes institucionales más importantes son la Asamblea General, el Consejo Permanente y la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores.

Estos resortes institucionales de la OEA funcionan para cumplir los siguientes objetivos de su carta fundacional:

1. Promover y consolidar la democracia representativa y respetar el principio de no intervención

2. Afianzar la paz

3. Consolidar la seguridad en el Continente y evitar el crecimiento de la armas convencionales y la fabricación de armas nucleares.

4. Promover el desarrollo comercial, social y cultural

5. Erradicar la pobreza en la región

Aprobación de la Carta Democrática Interamericana

Junto a estos resortes institucionales de funcionamiento ordinario, la OEA aprobó en 2001 la Carta Democrática Interamericana que refuerza sus intenciones de sostener y profundizar la libertad y la división de poderes en la región. La Carta sostiene que la ruptura del sistema democrático o su alteración en un estado miembro implica “un obstáculo insuperable” para la participación de su gobierno en las deliberaciones de la Organización de Estados Americanos.

En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente", establece el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana de la OEA.

Casos controversiales que resolvió la OEA

La primera crisis geopolítica que enfrentó la OEA ocurrió en 1962 cuando Fidel Castro lideraba la Revolución Cubana. Los Estados Unidos detectaron la amenaza que implicaba Castro y lograron que la OEA expulsara a Cuba después de escuchar un largo discurso de Ernesto “Che” Guevara en la VIII cumbre del foro regional que se desarrolló en Punta del Este.

La OEA explicó que la vinculación de Cuba con la URSS y su adhesión a la teoría marxista-leninista eran incompatibles con los principios u los objetivos democráticos del organismo multilateral y por eso se decidió su expulsión. Recién con Barack Obama (2009), Cuba regresó a la OEA aunque formalmente todavía no participó en ninguna de sus decisiones o deliberaciones.

Veinte años después de la crisis de Cuba, la OEA analizó las consecuencias de seguridad causadas por la Guerra de Malvinas. Argentina planteó que la OEA debía contribuir a mediar ante el avance de las naves inglesas que estaban navegando rumbo al Atlántico Sur. La alianza entre los Estados Unidos y Gran Bretaña fracturó a la OEA: un bloque latinoamericano que apoyaba a Buenos Aires, y el otro que respaldó a Washington. La mediación nunca funcionó.

En 2012, Hugo Chávez arremetió ante la OEA y consideró que este foro era un apéndice diplomático del Departamento de Estado. Nicolás Maduro continuó con ese análisis geopolítico de la OEA y varias veces enfrentó la posibilidad de sufrir la aplicación de la Carta Democrática.

Nicolás Maduro, líder populista de Venezuela
Nicolás Maduro, líder populista de Venezuela


Respecto a la situación institucional de Bolivia, determinó que los últimos comicios en Bolivia fueron fraudulentos.