Un Mauricio Macri desconocido, eufórico, al borde de las lágrimas recordó este martes en el cierre de campaña en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los problemas que le tocó enfrentar en sus primeros años como jefe de Gobierno.

"¿Quién vive en la zona de Juan B. Justo acá?", introdujo. Y recordó: "La primera lluvia, los botes en Juan B. Justo y me llevan a una conferencia de prensa…Y los periodistas, implacables, me preguntaron "¿qué va a pasar?"…. Y les digo que estamos proyectando una obra que está bajo tierra… Y me preguntan: "¿el año que viene qué va a pasar?"".

"Entonces les dije "basta", el año que viene se va a volver a inundar y dentro de dos se va a volver a inundar, dentro de tres se va a volver a inundar y dentro de cuatro… ¡No se inunda más!, ¡No se inunda más, carajo!", contó exaltado.

“¡No se inunda más, carajo!” (Fotos: Maximiliano Luna)
“¡No se inunda más, carajo!” (Fotos: Maximiliano Luna)
Macri, emocionado, detrás de él María Eugenia Vidal y el radical Emiliano Yacobiti
Macri, emocionado, detrás de él María Eugenia Vidal y el radical Emiliano Yacobiti

Luego de un minuto durante el cual el jefe de Estado recuperó el aire, se disculpó entre risas. "Perdón, perdón, sorry por el carajo… me fui un poquito".

Durante el acto 360° que compartió con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, el Presidente recordó además el famoso "Topo Gigio" que lo tuvo como protagonista en 2001, cuando Juan Román Riquelme le convirtió un gol a River y festejó con ese gesto en medio de una pelea que lo enfrentaba con la directiva xeneize. Surgió como respuesta al pedido de los militantes que pedían su reelección en el microestadio de Ferro.

Desde el inicio de su discurso se lo vio emocionado, el borde de las lágrimas, visiblemente afectado por las palabras de Larreta y Vidal, quienes recordaron el camino transitado hasta ahora.

Cambiemos afronta una de las elecciones más complejas. Su rival con mayores chances de desplazarlo del poder es el Frente de Todos, cuyos principales candidatos son Alberto Fernández y Cristina Kirchner. En el discurso de este mediodía, Macri les pidió a sus votantes que salgan a convencer a quienes están enojados porque esperaban soluciones más rápidas.