Alberto Fernández en el centro de la escena, junto a los intendentes del conurbano bonaerense y el diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner.
Alberto Fernández en el centro de la escena, junto a los intendentes del conurbano bonaerense y el diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner.

Cuando falta poco más de un día para el cierre de listas, los armadores del Frente de Todos que encabezan Alberto Fernández y Cristina Kirchner avanzan con los nombres que integrarán las boletas de candidatos a diputados y senadores nacionales de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires. En ese reparto, crecen las presiones de los intendentes del conurbano bonaerense y del sindicalismo por lugares destacados, mientras los negociadores de La Cámpora acomodan la distribución de los cargos expectables.

Algunos acuerdos ya se conocían. El ex intendente de Tigre y líder del Frente Renovador Sergio Massa tiene garantizado encabezar la lista de diputados de la Provincia de Buenos Aires, luego del simbólico "café" en el que selló el pacto con Alberto Fernández. La cotizada papeleta tiene cerrado otro nombre desde hace tiempo: el tercer lugar estará ocupado por el diputado nacional de La Cámpora, Máximo Kirchner, según confirmaron fuentes del peronismo a Infobae.

La ecuación para definir los aspirantes a las bancas es compleja, luego de que se incorporaron a la alianza peronista varios jugadores que habían integrado otras fuerzas en las elecciones anteriores.

El regreso de Sergio Massa al peronismo redujo el número de potenciales cargos a repartir, por lo que están a la orden del día las presiones de los intendentes del conurbano, que concentran el mayor caudal de votos del padrón bonaerense. Los jefes municipales piden que sus dirigentes partidarios se vean reflejados en las boletas, donde el Frente Renovador también aspira a retener sus bancas y posiciones conquistadas en los comicios anteriores.

El massismo tiene cuatro nombres centrales para los cargos nacionales de la Cámara baja. Además de Massa, lideran esas prioridades Cecilia Moreau, Rául Pérez y Carlos Selva. Un quinto nombre podría ingresar, dependiendo de cómo cierren los acuerdos en otras secciones electorales.

Una de las regiones al rojo vivo es la primera sección bonaerense, que tiene el 37% de los votos de la Provincia y el 13% del total del país. "Estamos seriamente preocupados por el cierre de listas", se sinceró el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, en su cuenta de Twitter, quien hizo de vocero de los intendentes del distrito.

Ayer, Ishii se reunió junto al senador provincial Luis Vivona y sus pares justicialistas Gustavo Menéndez (Merlo), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Walter Festa (Moreno), Santiago Maggiotti (Navarro) Ricardo Curuchet (Marcos Paz) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas). Los jefes territoriales de la seccional del PJ están en "pie de guerra" porque los estarían dejando afuera de la ingeniería electoral. Además, genera más cortocircuitos que en algunos distritos la discusión se vaya a resolver en  las PASO. La región es clave, ya que alcanza nada menos que a un padrón de 4.400.000 de electores.

El intendente de José C. Paz, Mario Ishii, junto a intendentes de la primera sección electoral.
El intendente de José C. Paz, Mario Ishii, junto a intendentes de la primera sección electoral.

En ese marco, otro de los actores clave que pujan por lugares en las listas es el sindicalismo, de la mano de los dirigentes camioneros Hugo y Pablo Moyano. El presidente del Club Independiente apunta a conseguir dos bancas para sus hijos Facundo, diputado nacional y dirigente del sindicato de Peajes; y Hugo Antonio, el abogado de la familia. Otro de los que podría renovar su cargo legislativo en el Congreso es Omar Plaini, titular del gremio de Canillitas.

"Algunos muchachos nuestros estarán en las listas. Pablo no quiere ser candidato a nada. No es cierto que quiere tener fueros", afirmó hoy Hugo Moyano en diálogo con radio El Destape.

El Frente Sindical por el Modelo Nacional (Fresimona), que encabezan los Moyano junto al bancario Sergio Palazzo y el metalmecánico Ricardo Pignanelli, es uno de los sectores gremiales que mantiene una disputa abierta con la Casa Rosada. Ayer, en pleno acto por el Día de la Bandera, Mauricio Macri volvió a protagonizar una polémica con Moyano y su "comportamiento mafioso" por los costos del transporte.

El candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof y su vice Verónica Magario, junto a Hugo Moyano y otros sindicalistas. (@cgt_camioneros)
El candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof y su vice Verónica Magario, junto a Hugo Moyano y otros sindicalistas. (@cgt_camioneros)

En las tratativas para conseguir cargos legislativos, el moyanismo no oculta sus intenciones. El kirchnerismo suele pagar bien a la militancia sindical. En 2017, con la conformación de Unidad Ciudadana, consiguieron sus bancas los dirigentes gremiales Hugo Yasky (CTA), Walter Correa (Curtidores) y Vanesa Siley (Judiciales), que siempre fueron leales. Sin embargo, las conversaciones se tornan más complicadas para quienes ya pegaron el portazo en el pasado, como sucedió con los jefes de Camioneros.

En la Ciudad de Buenos Aires aún no hay definiciones ciertas sobre cómo quedarán las boletas para la Cámara baja. La pulseada está protagonizada por la diputada de Somos y ex Libres del Sur, Victoria Donda Pérez y el cineasta Fernando "Pino" Solanas. Tras quedar firme el nombre del ex presidente de Aerolíneas Argentinas Mariano Recalde en el Senado, Donda y Solanas definen quién encabezará el primer y segundo lugar de la nómina de Diputados.

En el toma y daca, la ley de paridad de género agregó una complejidad adicional para la elaboración de las listas, que exige un 50% de candidaturas femeninas intercaladas. Históricamente relegadas, en las últimas horas se reavivó el reclamo de las mujeres a sus conducciones políticas para que les den protagonismo en la campaña. En otras palabras, que les otorguen candidaturas con visibilidad y cargos expectables.

Victoria Donda y referentes feministas pelean por mayor protagonismo en las listas de Capital Federal.
Victoria Donda y referentes feministas pelean por mayor protagonismo en las listas de Capital Federal.

En las redes sociales, esa tensión se visibilizó en las redes sociales con el hashtag #FeministasEnlasListas, donde usuarios, personalidades y dirigentes políticas de distintos partidos plantearon que se incorpore en los armados electorales a las impulsoras de la legalización del aborto.

Además de Donda, en esa pelea están embarcadas otras referentes de la oposición porteña, como la joven feminista de 19 años, Ofelia Fernández (Frente Patria Grande-Vamos), y la diputada nacional de Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti. También oficialistas como las diputadas Carla Carrizo y Brenda Austin (UCR) o dirigentes opositoras de otros espacios, como la líder del GEN, Margarita Stolbizer, que aún no tiene cerrado su lugar en la lista de Consenso Federal que encabeza el binomio Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey.

En la Capital Federal, la dificultad del diseño electoral para la Cámara Baja radica en que son cinco las bancas opositoras con chances de entrar. En caso de que Victoria Donda encabece su lista, por la distribución del cupo de género, quedarían con menos posibilidades el ex embajador del Vaticano Eduardo Valdés y el economista Itai Hagman, dos aliados que al kirchnerismo le interesa que puedan acceder al Congreso.

Mientras tanto, para la Legislatura porteña el panorama está más avanzado: fuentes vinculadas al Frente de Todos indicaron que la ex directora del Banco Ciudad Claudia Neira (NEP) estará al frente de esa boleta.

Seguí leyendo: