Esteban Ibar Pérez Corradi
Esteban Ibar Pérez Corradi

La Cámara Federal ordenó seguir investigando al ex secretario de la Presidencia Oscar Parrilli para saber si encubrió la fuga del narcotraficante Ibar Pérez Corradi. Se trata de la causa en donde se filtraron en 2016 una serie de diálogos entre Cristina Kirchner y Parrilli –quien también fuera del titular de la AFI-.

A Parrilli se lo investiga por no haber remitido un trabajo de sus subalternos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) –donde era la máxima autoridad- con destino a las fiscalías que intervenían en la búsqueda del prófugo Pérez Corradi. Se buscaba en ese informe corroborar datos brindados por un testigo ante la Gendarmería Nacional sobre cuál era el paradero del imputado en la causa de la efedrina y entonces sospechoso de la causa del triple Crimen.

Perez Corradi fue atrapado en Paraguay, en la zona de la triple frontera, en junio de 2016. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich afirmó en ese momento: "Dijimos que lo íbamos a traer hasta acá y acá está".

Mientras tanto, Pérez Corradi está preso. Se acogió al programa de protección de testigos y se encuentra arrestado  en la cárcel de Marcos Paz. La semana pasada, protagonizó un insólito episodio en el tercer juicio en su contra cuando decenas de cucarachas comenzaron a salir de entre sus ropas a modo de protesta.

En febrero de 2017, el juez Ariel Lijo procesó a Parrilli por encubrimiento agravado, acusado de ocultar los informes que había producido la Dirección de Contrainteligencia de ese organismo, para colaborar a que continuara eludiendo el accionar de la Justicia.  En el interín, Parrilli intentó recusar sin éxito al juez por la difusión de sus escuchas con la ex presidenta.

Oscar Parrilli y otros dirigentes que acompañaron a Cristina Kirchner en su juicio oral (Adrián Escandar)
Oscar Parrilli y otros dirigentes que acompañaron a Cristina Kirchner en su juicio oral (Adrián Escandar)

La Cámara Federal revocó el procesamiento de Parrilli. Dijo que "no basta con saber que la información no fue inmediatamente enviada por las autoridades de la Agencia Federal de Inteligencia (…) se requiere de indicios que sugieran que, por el contexto en que pasó, aquello obedeció a la intención de contribuir a una maniobra de encubrimiento gestada por agentes del Estado". El juez Lijo, entonces, avanzó con distintas medidas y decidió el sobreseimiento el 7 de mayo. Pero la fiscalía, a cargo de Guillermo Marijuan, apeló y las defensas insistieron en sostener el sobreseimiento. Ahora la Cámara Federal decidió revocar el sobreseimiento de Oscar Parrilli y declarar la falta de mérito respecto de los hechos por los que fue indagado. Además, se le encomendó al juez que intensifique la investigación.

A criterio de la Cámara, "el escenario descripto no permite descartar de plano la comisión de un delito –contrariamente a lo argumentado por la defensa-, porque objetivamente la demora u omisión se constató y porque no fue inocua". Y añadió que "el sobreseimiento de Oscar Parrilli es prematuro, pues subsiste una situación de incertidumbre sobre la intencionalidad de su conducta".

El fiscal Guillermo Marijuan (foto Adrián Escandar)
El fiscal Guillermo Marijuan (foto Adrián Escandar)

La cuestión pasa por determinar o descartar que Parrilli actuara de ese modo con la intención violar sus deberes funcionales o contribuir a una maniobra de encubrimiento gestada por agentes del Estado para ayudar al prófugo", se sostuvo. Según el fallo, "se advierten dos cosas: que hay interrogantes aún en pié y que, contrariamente a lo observado en la decisión apelada, todavía hay formas de seguir investigando lo sucedido para intentar contestar tales preguntas en un sentido o en otro".

"Parrilli dijo que al dejar el cargo había informado a las nuevas autoridades de las investigaciones en curso, incluido lo actuado por la búsqueda de Pérez Corradi. Cuando se consultó al Director General de la AFI (Gustavo Arribas) sobre el punto, su respuesta contrastó con aquella afirmación. Por su lado, los agentes encargados de realizar las tareas en cuestión negaron haber recibido directiva alguna después de entregar el informe al Director Operacional de Contrainteligencia. Según el imputado, él había dado instrucciones en tal sentido", se señaló.

En ese marco, Irurzun y Bruglia señalaron que "hay entonces versiones opuestas sobre asuntos que se encomendó procurar esclarecer" y "siendo eso así, no es posible llegar a definiciones concluyentes al respecto". El caso volverá así al juzgado de Lijo para seguir instruyendo las medidas pendientes.