El presidente Jair Bolsonaro (Reuters)
El presidente Jair Bolsonaro (Reuters)

(Corresponsal desde San Pablo) – El desembarco del presidente brasileño Jair Bolsonaro en Buenos Aires, este jueves, sellará "el inicio de un nuevo ciclo" en las relaciones bilaterales. Así lo aseguró en una entrevista con Infobae el embajador de Argentina en Brasil, Carlos Magariños. No le faltan razones para augurarlo.

Pasaron cinco meses largos entre aquella ida relámpago de Mauricio Macri a Brasilia, el 16 de enero último, y esta visita de Bolsonaro como jefe de Estado. Pero ahora se percibe una convicción en ambos lados: hay mucho por ganar si se revitaliza el intercambio científico y técnico, económico y comercial.

Los lazos entre ambos países son múltiples y trascienden las afinidades políticas, a las que el gobernante brasileño concede una importancia singular. Es un hecho que existe un "gran respeto por Macri", algo que en Brasilia se vive casi cotidianamente. Pero además de esas preferencias, que llevó al brasileño a "rezar" por la reelección del socio en octubre próximo, hay una sustancial variedad de negocios por impulsar y desarrollar. A eso apunta el relanzamiento del vínculo.

-¿De quién partió la iniciativa para la cita? 
-Como es lógico, la invitación a Buenos Aires provino del presidente Macri. Lo que realmente importa es que esta entrevista no será sólo de los jefes de Estado, sino que incluirá a los ministros del área económica, de la científica y tecnológica, de la energética y de la comercial. Esta reunión fue preparada a través de distintas misiones técnicas de uno y otro lado, que podrán sin duda garantizar resultados concretos.

-¿Cuáles son las áreas principales?
-Son muchas. Le menciono entre ellas: seguridad, justicia, ciencia y tecnología, agricultura, convenios de cooperación nuclear, agricultura e industria aeronáutica.

-¿Qué expectativas tiene Brasil sobre esta visita y cuál es la de Argentina?
-Como manifesté, Brasil tiene una expectativa singular, que en lo políticose expresa en el gran respeto por Macri. Pero, además, hay una serie de acciones que incluirán también el aspecto comercial. Le doy algunos ejemplos: la Argentina participa en el área de Defensa en la producción de componentes para el avión de transporte militar KC390 desarrollado por la compañía brasileña Embraer. Por otro lado, la Fábrica Argentina de Aviones lanzó el Pampa III. Son naves de entrenamiento avanzado y de ataque especiales para el control del narcotráfico en las fronteras, algo que iremos a conversar con Brasil. En ese sentido, otro de los asuntos clave a ser abordados por presidentes y ministros es precisamente el combate al contrabando y tráfico de drogas, como también el flujo de personas por la frontera.

Las precisiones del embajador Magariños fueron ratificadas por el presidente Bolsonaro, al confirmar que vendrá "con varios ministros". Es que en esta cita buscará iintensificar el intercambio de posiciones respecto del Mercosur y la futura área de libre comercio con la Unión Europea, un acuerdo en el que trabajan estos días aceleradamente representantes de ambos bloques.

-¿Podría haber acuerdos en el sector energético?
-Ese es uno de los sectores donde funcionarios argentinos y brasileños han trabajado más intensamente. También en el área nuclear, donde Argentina y Brasil mantienen el la agencia de contabilidad y control de materiales nucleares.

Seguí leyendo: