Xi Jinping y Macri en Olivos en conferencia de prensa durante el G20 (Foto: Adrian Escandar)
Xi Jinping y Macri en Olivos en conferencia de prensa durante el G20 (Foto: Adrian Escandar)

Sin anuncios, en forma sigilosa y con mucho hermetismo, el Gobierno argentino firmó ayer con China la Carta de Intención que dará forma al acuerdo bilateral para la construcción de la cuarta central nuclear en la Argentina que contempla un préstamo de la administración de Xi Jinping de USD 7.900 millones a 20 años y un adicional de UDS 2.500 millones para la realización de esta obra con tecnología exclusivamente china.

La firma de esta Carta de Intención entre China y la Argentina implicará la ratificación de la administración de Xi Jinping de avanzar con la construcción de una central nuclear que tuvo fuertes cuestionamientos de la comunidad científica y que hasta el año pasado había sido postergada por el presidente Mauricio Macri por "razones presupuestarias".

Según pudo saber Infobae de fuentes de la Casa Rosada, en una reunión a puertas cerradas en el despacho del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y ante la presencia del secretario de Energía Gustavo Lopetegui; el subsecretario de Energía, Julián Gadano; el embajador argentino Diego Guelar; Xiao Zongweig de la estatal China National Nuclear Corporation (CNNC), y Zhang Jianhua, director general adjunto de China National Nuclear Corporation, se firmó finalmente la Carta de Intención que en 45 días derivará en el contrato de Argentina y China para avanzar en este ambicioso proyecto.

Desde el Ministerio de Hacienda mantuvieron en estricta reserva ese encuentro y la firma de la Carta de Intención con China al punto que Dujovne pidió que no haya comunicado de prensa.

Macri y Xi Jinpin, durante su ultimo encuentro en Argentina en diciembre de 2018
Macri y Xi Jinpin, durante su ultimo encuentro en Argentina en diciembre de 2018

Al parecer, el hermetismo en que manejó el ministro Dujovne este tema tiene que ver con las eventuales críticas que podría recibir de los economistas que no ven conveniente que la Argentina siga endeudándose como lo hizo hasta ahora y, por otra parte, ante los cuestionamientos que algunos científicos hacen al proyecto por tratarse de una central que tendrá tecnología exclusivamente china.

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne
El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne

"Fue una dura negociación y ya se lograron los avales de ambos gobiernos para firmar el contrato definitivo y en 2021 empezar con la construcción de una central nuclear con fondos de China que será clave para el desarrollo energético de la Argentina", explicó un funcionario del Gobierno que siguió de cerca las negociaciones.

El préstamo para la construcción de esta obra que se situará en la localidad bonaerense de Campana será aportado por China y a pagar en un plazo de 20 años.

La Carta de Intención que se firmó ayer se logró tras una misión de la empresa China National Nuclear Corporation (CNNC) y del gobierno de Xi Jinping que estuvieron hace 20 días para monitorear con los funcionarios de Energía, de Cancillería y de la estatal CAMMESA los detalles finos del acuerdo.

"El diseño del nuevo acuerdo con China no afecta el esquema fiscal que tiene la Argentina ya que se trata de un préstamo a 20 años y con una quita en el costo global de USD 1.000 millones", destacó un allegado a Dujovne al retrucar las versiones que dan cuenta de la falta de oportunidad del Gobierno en comprometerse con otro préstamo externo. También añadió que las formas de manejo de Lopetegui y su buen vínculo con el ministro de Hacienda resultaron fundamentales para que se reactivara el proyecto con China.

La nueva central nuclear con capital y tecnología de China estará ubicada en Lima, el polo bonaerense de Campana. El préstamo chino será del 85% del total de la obra y el aporte local será de un 15%. A su vez, la tasa de interés que pagará la Argentina a China será de aproximadamente el 5,5% y el Gobierno logrará un adicional de USD 2.500 millones con una financiación blanda para que el Tesoro Nacional tenga libre disponibilidad de esos fondos. Es decir que entre los USD 7.500 millones globales que deberá aportar China por la construcción de la central más los USD 2.500 millones se llegará a un préstamo total de USD 10.000 millones.

La central nuclear Atucha
La central nuclear Atucha

Luego de varios meses de un arduo debate interno en el Gobierno sobre la oportunidad o no de avanzar con el proyecto nuclear en medio de la actual coyuntura económica, el presidente Macri decidió dar el visto bueno y ordenó poner en marcha los lineamientos de un acuerdo que empezará a regir en el 2021.

Según coincidieron ante Infobae funcionarios de la Cancillería, el Ministerio de Hacienda y la Secretaría de Energía, la decisión del Gobierno de avanzar con la IV Central Nuclear se tomó hace 15 días luego de una rebaja de casi USD 1.000 millones que logró la Argentina para el financiamiento base de inversión de la central que originalmente era de USD 9.000 millones y que ahora será de USD 7.900 millones.

No sólo eso: el Gobierno consiguió también que China aportara un préstamo adicional de USD 2.500 millones que serán de libre disponibilidad del Tesoro Nacional. Todos estos préstamos empezarán a pagarse recién en el 2021, con lo cual el Gobierno cree que la actual coyuntura económica no se verá afectada por estos desembolsos.

"El gobierno chino mantuvo su interés en profundizar la asociación nuclear con Argentina y tiene una visión flexible para acordar un esquema compatible con las restricciones financieras actuales del país", admitió un encumbrado funcionario del Gobierno que participó de los debates internos de la Casa Rosada y en el desplante que temporalmente le hizo la Argentina al gobierno Chino el año pasado cuando decidió frenar la iniciativa conjunta ante la crisis económica.

El acuerdo por la central nuclear se da en un contexto donde China fue cuestionada por Estados Unidos y algunos países europeos por la instalación de la estación espacial de Neuquén donde objetan el eventual uso militar de esa base con posibilidades de interceptar satélites.

Seguí leyendo: