Las imágenes que pueblan esta nota parecen haber sido tomadas, por ejemplo, en la selva colombiana. Militares agazapados o caminando de manera sigilosa por angostos senderos tupidos de vegetación en el marco de operativos contra bandas de narcotraficantes. Sin embargo las fotos -las primeras que se conocen y que Infobae publica de manera exclusiva- fueron tomadas en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy y Salta; y pertenecen a integrantes del Ejército Argentino que a través de la resolución 860/2018 firmada por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, dispuso que las Fuerza Armadas realicen "actividades de adiestramiento operacional, apoyo logístico a las fuerzas de Seguridad y operaciones de apoyo a la comunidad".

Entre esas tareas se destaca la colaboración con Gendarmería y Prefectura para luchar contra los narcos y otras mafias, como la de trata de personas.
En los documentos, a ese despliegue militar -intervienen entre 500 y 600 soldados- se lo denomina "Operativo Integración Norte".

El material fotográfico es una prueba palpable de las tareas que se autorizó a realizar a la Mariana a la Fuerza Aérea y al Ejército desde la recuperación de la democracia sobre una superficie aproximada de 320.000 kilómetros cuadrados, esto es casi el 11% del territorio nacional.

El cambio de la "doctrina militar" impulsado desde el Poder Ejecutivo Nacional, y que como se observa ya se está aplicando sin contratiempos, generó una ola de críticas que el tiempo y los resultados parecieron acallar.

Tanto fue así que impulsado por el kirchnerismo, organizaciones de derechos humanos, partidos de izquierda y algunos gremios, marcharon con duras consignas contra el anuncio de estas reformas frente al Edificio Libertador, asiento del ministerio de Defensa.

El "embudo"

Si bien los militares no intervienen de manera directa en el secuestro de drogas -les está prohibido por ley- siguiendo las directivas del Ministerio de Seguridad, colaboran, por ejemplo con Gendarmería en la construcción táctica del llamado "embudo".

Los soldados cubren ciertos sectores, obligando a los narcotraficantes a que tomen caminos alternativos, en los que están apostados los gendarmes quienes realizan las detenciones y los decomisos de estupefacientes.

El Operativo Frontera Norte también involucra a la Armada Argentina y a la Fuerza Aérea. Estos últimos ya lograron interceptar a cinco aviones narcos cargados con marihuana y cocaína que habían ingresado al espacio aéreo argentino para "bombardear" campos de estancias vinculados a los narcos con bolsones repletos de estupefacientes.

Las tareas se realizan con una cuadrilla de aviones Pampa apostados en la frontera -a los que se acaban de agregar los Texan 2-.

Las imágenes fotográficas son también la verificación de la puesta en marcha de la reforma de las Fuerzas Armadas que anunció el presidente Mauricio Macri el 23 de julio del año pasado.

Los operativos conjuntos entre las fuerzas de seguridad federales y del Ministerio de Defensa, que ya llevan siete meses, buscan "disuadir y superar posibles amenazas que afecten la seguridad de la nación", según la resolución de Aguad, pero también, tal le relataron a Infobae funcionarios de Defensa, "se han coordinado acciones con los Ministerios de Salud y Acción Social y de los gobiernos provinciales de Chaco, Formosa, Jujuy y Salta con un objetivo solidario y de tareas en apoyo a la comunidad sobre todo de las zonas con menos recursos y de difícil acceso".

Salud y escuelas

Una de las actividades destacadas -y así lo revelan las fotos- fueron las dos etapas de la campaña sanitaria.

En la primera, médicos militares trabajaron en conjunto con sus pares de los nosocomios públicos de Jujuy realizando más de 50 intervenciones quirúrgicas de baja complejidad en los hospitales "Jorge Uro", ubicado en la Quica; Y "Pedro Soria" en San Salvador de Jujuy.

También se hizo hincapié en la atención primaria de salud, desplegando la actividad desde la localidad de Maimará hasta Abra Pampa, prestando atención médica en los distintos puestos de salud.

La segunda etapa fue la campaña sanitaria fluvial que llevo la atención primaria sanitaria a poblaciones ribereñas de las provincias de Chaco, Formosa y Corrientes que habitan sobre el eje de los Ríos Paraná y Uruguay.
Se hizo a través de dos buques multipropósito de la Armada Argentina que transportaron a médicos y profesionales de distintas especialidades durante 30 días.

En esos casos, se brindó atención sanitaria en las localidades de Colonia Cano, Puerto Bermejo, Puerto Las Palmas, Isla Cerrito y General Lavalle.
Los efectivos del Ejército también trabajaron en tareas de infraestructura en escuelas como la número 380, ubicada en el paraje rural jujeño de Ronque y las de localidades como Tunalito, Huachichocana y el Durazno, en la zona de la puna jujeña y la Quebrada de Humahuaca.

Las tareas no se limitaron solo a las obras en establecimientos educativos. Se realizaron más de 2000 metros de canales de riego en la localidad de Sansana Sur y tareas de mantenimiento de caminos y zanjeo en la ciudad de La Quiaca, y mejoramiento en las instalaciones y el hangar del aeropuerto de la misma ciudad.

Si bien estas actividades no se difundieron, la campaña incluyó la participación de las Fuerzas Armadas en las tareas logísticas para la entrega de 240.000 kilos de alimentos y agua potable en conjunto con el ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, en la zona del impenetrable chaqueño, donde viven unas 60.000 personas integrantes de comunidades pertenecientes a las etnias Wichis, Tobas y Qom; poblaciones campesinas y pequeños productores rurales.

"Efecto de disuasión"

El Operativo Integración Norte, según explicaron los funcionarios entrevistados por Infobae se basa en la ejecución de tareas y acciones que responden a tres ejes fundamentales: "El adiestramiento de los efectivos desplegados en el área; el apoyo logístico que se le da a las fuerzas de seguridad y las acciones relacionadas con el apoyo a la comunidad, con el propósito de reforzar la presencia estatal en la frontera norte del país, una de las zonas más permeables a la realización de actividades ilegales relacionadas con el narcotráfico, trata de personas y delitos similares".

Según las evaluaciones realizadas por los ministerios de Defensa y Seguridad, los primeros resultados del "efecto de disuasión" de actividades ilegales en una zona en que faltaba mayor "presencia del Estado" ya están a la vista.

Según los informes de inteligencia, "tanto verde dando vuelta" desalentó el avance traficantes que solían ingresar por el territorio que desde hace más de medio año se vio reforzado por los operativos "embudo".

Desde el Ministerio de Defensa se reconoció que aún falta un mayor adiestramiento de las unidades involucradas ya que el accionar se realiza fuera de sus "ámbitos naturales" pero que el "adiestramiento continuo" que realizan las tropas ayuda a su perfeccionamiento diario.

Mientras tanto, se entusiasman los voceros de Aguad: "Los efectos perseguidos de anticipar, disuadir y superar posibles amenazas sobre territorio argentino ya tienen su efecto positivo, esto es contribuir a ser más efectivos en la defensa de la Nación".

Seguí leyendo: