El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, llega puntual a la entrevista. Son las cuatro de la tarde, estamos en Recoleta y por el agobiante calor tanto a él como a mí se nos nota la transpiración en las remeras. Lo acompañan cinco personas entre sus asesores de prensa y dirigentes de la comuna 15. Me saluda y hace un comentario sobre fútbol. Está agrandado. Racing, su club, es el puntero de la Superliga.

Habíamos combinado que el reportaje sería en el histórico bar La Biela, pero por cuestiones estéticas y técnicas (demasiado ruido en el interior) le propongo hacerla sentados en el pasto de la plaza donde está ubicado el Centro Cultural Recoleta. Accede. Aprovecho la situación y le hago un chiste sobre que no me malinterprete por este pedido, que no se trata de una metáfora del lugar donde terminará el Gobierno de Cambiemos. Ríe y me responde: "Espero que no".

Arrancamos:

—Si el gobierno nacional sigue profundizando este rumbo económico, ¿todos vamos a morir?

—¿Esa es para romper el hielo?

—Sí, como para arrancar livianito.

—Sé que es difícil, pero yo siento que estamos en el camino correcto.

—Ustedes tienen como una cosa de pastores evangélicos, ¿no? Como que siempre es en el más allá…

—Yo estoy convencido de que vamos a salir adelante.

—Los vengo escuchando decir eso desde que ganaron las elecciones del 2015.

—En la Ciudad al principio nos costó mucho. Fue bien difícil sacar adelante la Ciudad. A nivel nacional yo tengo la misma confianza.

—¿Cuánto le preocupa Martín Lousteau a Macri?

—Cero.

—¿Le van a dar una PASO?

—Podría haber una PASO o podría no haberla, pero nadie todavía oficializó nada. Es una pregunta abstracta.

—No, la pregunta es concreta, la respuesta es abstracta.

—No, no…

—El Presidente dio una entrevista con medios nacionales desde Asia y dijo que la decisión final de convocar a una PASO será de la mesa nacional de Cambiemos. ¿A que no sabés quién integra la mesa nacional de Cambiemos?

—¿A ver?

—Horacio Rodríguez Larreta.

—Yo participo, por supuesto. Lo discutiremos en la mesa de Cambiemos como dijo el Presidente.

—¿Te animás a ser un Larreta for kids (para chicos)? Es decir, yo te hago una pregunta y vos tenés que explicarla como si del otro lado hubieran niñitos y niñitas.

—Sí, claro.

Le muestro al jefe de Gobierno dos recientes fotos del miércoles pasado. En ellas se ve al fotógrafo de Página 12, Bernardino Ávila, cuando es detenido por la Policía de la Ciudad mientras cubría frente al Congreso una manifestación de trabajadores de la cooperativa gráfica Madygraf.

—¿Cómo explicarías esto a un chico?

—Bastante fácil. Con otras imágenes anteriores a esas que vos me estás mostrando, donde también se ve la agresión de varios de los manifestantes a policías.

—¿Pero cuál sería la agresión de este fotoperiodista a la policía? ¿Sacar fotos?

—No, no. En las imágenes de unos segundos antes se ven las agresiones a los policías.

—Lo que se ve es que un policía se le viene encima a Ávila y él, tal vez en un gesto de reacción, levanta la cámara y le pega, es cierto. No sé si hay intención, yo te diría que pareciera que no.

—No sé, le pegó con la cámara al policía, esas imágenes también están. Entonces, si vos me decís cómo lo explicaría… mostrando esas imágenes de él pegándole al policía.

—¿Tu electorado te reclama la decisión política de que las fuerzas de seguridad actúen de manera más represiva?

—No hay ningún cambio en eso. Desde siempre nuestra actitud es que no permitimos que la gente venga con palos o cara tapada a una manifestación, no permitimos que se agreda a la policía. Eso no ha cambiado, es hacer cumplir la ley, no es un tema de actitud mía, no es una decisión política, la ley hay que cumplirla y punto.

—Hay varias leyes en conflicto. La cuestión de poder manifestarse y reclamar por los derechos y a su vez también la libertad de circular. Siempre están en tensión esos derechos.

—Siempre. Y nosotros buscamos el equilibrio entre esos derechos. Y creo que el lugar donde se hacen manifestaciones prácticamente todos los días es en la Ciudad de Buenos Aires. Creo que si hay algo que se respeta en la Ciudad es el derecho a manifestarse. Es más, incluso algunos me cuestionan por derecha por permitirlo.

—¿Quién, Patricia Bullrich?

—No, Bullrich no. Algún colega tuyo periodista.

—¿Bullrich no?

—No. Hoy almorcé con ella.

—¿Siempre que te dicen que estás distanciado o tenés alguna diferencia con algún miembro del gobierno nacional, decís "hoy almorcé con este"?

—(Ríe) Hoy eran varios en el almuerzo, así que por ahí te contesto lo mismo de varios.

—Pasemos a otro tema. Hice una extracción de las palabras que más usás a partir de las últimas entrevistas que diste en radio y en tele: "vecinos", "policías", "puerta giratoria", "mapa del delito", "camino correcto", "cambios", "Cristina" y "volver al pasado".

—Sí, no me sorprende. Sobre todo las del principio fueron por esta polémica con los jueces que liberaron a los chorros. La verdad que me calenté bastante ahí, hablé bastante de la puerta giratoria, que hay que terminar con eso.

—¿Te diste cuenta de que entre las palabras que más usás está Cristina y no está Mauricio?

—Creo que me preguntaron en un par de entrevistas por ella. Respondo las preguntas que me hacen. Voy a repetir varias veces Mauricio, Mauricio, Mauricio y así aparece en la nube de palabras.

—Si se baja Cristina, ¿qué hacen?

—Lo mismo que si no se baja. O sea, iremos a la elección con Mauricio Macri como candidato.

—¿Y con quién polarizan?

—¿Cómo con quién polarizan? La gente decide eso, la gente decide quién está del otro lado. ¿A vos te parece que nosotros le decimos a la gente "todos ustedes apoyen a Cristina"? No existe eso, es una fantasía.

—No, lo que ustedes necesitan es polarizar con Cristina, eso sí.

—No. Nosotros necesitamos mostrarle a la gente lo que se está haciendo, el futuro, hacia dónde vamos.

—¿Qué pasó con eso de que venían a unir a todos los argentinos? ¿Quedó para otro mandato?

—No, no quedó para otro mandato. La verdad que es un anhelo, es algo en lo que tenemos que trabajar todos.

—¿Pero vos creés que Cambiemos no promociona esa grieta?

—No.

—¿No?

—La gente decide a quién apoya.

Seguí leyendo: