Diego Lagomarsino recordó a Nisman a cuatro años de su muerte (Foto de archivo: Nicolás Stulberg)
Diego Lagomarsino recordó a Nisman a cuatro años de su muerte (Foto de archivo: Nicolás Stulberg)

Diego Lagomarsino es el único acusado por el homicidio de Alberto Nisman. Se lo considera partícipe necesario del crimen porque entregó el arma de la cual salió el disparo que terminó con la vida del fiscal que investigaba el ataque a la AMIA.

A cuatro años del día en que Nisman fue hallado muerto en su departamento -hay dudas sobre la fecha real del deceso-, surgieron indicios que alimentan las sospechas sobre Lagomarsino: son los mensajes de Whatsapp que determinaron los peritos que intercambió con el fiscal la mañana del sábado.

Lagomarsino dice que no recuerda el contenido de lo que habló Nisman la mañana del 17 de enero de 2015, pero admite que los contactos existieron en virtud de los registros que analizó la Justicia y cuya veracidad pudo acreditar con sus conocimientos informáticos.

"Puedo garantizar que en esos mensajes no hay nada incriminante. Deben haber sido algo del estilo "Hola Alberto, ¿cómo estás?, ¿pudiste dormir?", conjetura.

Lagomarsino dice que es difícil acceder a esos textos porque fueron borrados por Nisman el propio sábado. Y que es habitual que personas que hayan pasado por estrés traumático olviden este tipo de comunicaciones.

"La situación de shock arrancó conmigo el 17 y olvidé un montón de cosas. Me olvidé, por ejemplo, de llamados muy intensos de un amigo mío que estaba instalando una cámaras en la casa", relató.

¿Por qué son tan importantes esos mensajes para la investigación? Porque la defensa de Lagomarsino aseguró que fue Nisman quien inició los contactos ese día para solicitar prestada un arma con el objetivo de defender a sus hijas. Estos WhatsApp demostrarían que ese sábado la comunicación fue iniciada por el técnico informático.

El fiscal, en una de sus últimas imágenes, en Ámsterdam, antes de viajar a la Argentina. Foto: Revista GENTE/Archivo Atlántida
El fiscal, en una de sus últimas imágenes, en Ámsterdam, antes de viajar a la Argentina. Foto: Revista GENTE/Archivo Atlántida

"¿Qué cree que sucedió con Nisman?", le preguntaron a Lagomarsino en Radio con Vos: "Fue un autodisparo, sin ninguna duda, esa fue la mecánica, después pudo haber sido un suicidio inducido o no".

"¿Y lo extrañás?", le preguntaron. "A Alberto le perdoné lo que me hizo, él me engañó, me pidió un arma para proteger a sus hijas y después nos enteramos de que estaban en Europa. Alberto traicionó mi confianza, pero yo lo perdoné, es una persona a la que le tenía afecto y era parte de mi vida laboral".

 

Una visita a tribunales

Justo al cumplirse cuatro años de la muerte de Alberto Nisman, Diego Lagomarsino apareció hoy por Comodoro Py 2002. Así lo dispuso el cronograma del juez Julian Ercolini. Dicen que fue una casualidad. Como cada 15 días, el ex técnico informático acusado de haber sido partícipe necesario en el homicidio del fiscal de la UFI-AMIA se presentó en el cuarto piso, como parte del permiso que le permite estar en libertad. Usa además una tobillera electrónica con GPS que monitorea sus movimientos y no puede alejarse de su casa más de 100 kilómetros. Además tiene asignado un sistema de custodia alejada por parte de la Prefectura.

En los pasillos, habló con los periodistas para insistir en su inocencia. De tribunales se iba para un canal de televisión. "Si yo hubiera sido parte de un plan, los que me llevaron a mi participar ya me hubieran matado hace cuatro años. Soy inocente 100 por ciento. Yo le di el arma a Alberto, a pedido de Alberto. Para mí fue un autodisparo", insistió. "Queremos ir a juicio oral y por eso no apelamos el procesamiento", agregó.