El Gobierno tiene el apoyo de 16 mandatarios provinciales y busca otros cinco más
El Gobierno tiene el apoyo de 16 mandatarios provinciales y busca otros cinco más

En una carrera contrarreloj, la Casa Rosada sumó este miércoles a dos gobernadores más díscolos del PJ para poder presentar este viernes la adenda –del consenso fiscal– que permita debatirla junto con el proyecto de presupuesto 2019 en el Congreso y aprobar todo el paquete económico antes de la Cumbre del G20.

El gobierno sumó a los mandatarios Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y a Juan Manzur (Tucumán) para firmar la adenda del consenso fiscal y ya logró el apoyo de 18 gobernadores, lo que equivale al 78 por ciento de los mandatarios provinciales.

La apuesta máxima de Mauricio Macri es mostrar a los presidentes más importantes del mundo –que estarán a fines de noviembre en Buenos Aires– que la Argentina puede contar con un respaldo interno y tener un ordenamiento de sus cuentas públicas.

"Hay una firme intención del Presidente de que el Congreso pueda aprobar a mitad de noviembre el presupuesto junto con la adenda de consenso fiscal para que a fines de ese mes, cuando se realice la cumbre del G20, la Argentina pueda mostrar al mundo que sus cuentas están ordenadas y equilibradas", admitió ante Infobae un funcionario allegado a Macri.

Es que entre las metas que se propuso la Argentina en su acuerdo con el FMI se contempla la aprobación de un presupuesto con déficit cero y las cuentas públicas ordenadas.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, junto con el de Hacienda, Nicolás Dujovne, trabajan en las últimas horas para cerrar los acuerdos finales con cinco gobernadores opositores que se mostraban reacios a avalar el consenso fiscal y el presupuesto 2019 con un ajuste de déficit cero.

Según comentaron a Infobae allegados a Frigerio, además de acordar ayer con Manzur y Zamora en los próximos días la Casa Rosada cerrará un acuerdo con los gobernadores peronistas Gildo Insfrán (Formosa) y Mariano Arcioni (Chubut) al mismo tiempo que con el socialista Miguel Lisfchitz (Santa Fe) para tener lista la adenda del consenso fiscal, que contempla una modificación de impuestos que le permitirá a las provincias lograr ingresos para compensar el recorte presupuestario nacional.

Quedarán afuera de estas negociaciones los gobernadores más rebeldes del PJ como son Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Carlos Verna (La Pampa).

El Gobierno ya logró el apoyo de 16 mandatarios provinciales y con los cinco que restan se presentaría este viernes en la Cámara de Diputados la adenda del consenso fiscal que prevé que las provincias expandan la base de recaudación sin subir el Impuesto a las Ganancias.

Así, el waiver fiscal elimina las exenciones de ese tributo para que queden alcanzadas las administraciones nacionales, provinciales y municipales. También, a pedido de los gobernadores del peronismo, se abre la posibilidad de que el Congreso sancione un proyecto de ley para subir del 0,25% al 0,75% la alícuota de Bienes Personales que tributa la tenencia de inmuebles y depósitos declarados en el exterior. Además, el Poder Ejecutivo accedió al pedido de los mandatarios para eliminar el cronograma de baja del Impuesto de Sellos en las provincias.

"Por primera vez en muchísimo tiempo vamos a tener un presupuesto equilibrado donde los recursos alcanzan a cubrir los gastos", expresó ayer Frigerio desde San Luis. Además, el ministro del Interior dijo que "la gran mayoría de la oposición entiende la necesidad que tiene la Argentina de despejar dudas e incertidumbres, una de las cuales precisamente es contar con un presupuesto equilibrado para el año que viene".

En paralelo a las negociaciones con los gobernadores, tanto Frigerio como el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, y el radical Mario Negri, comenzaron las negociaciones con unos 33 diputados del bloque Argentina Federal, con los seis legisladores que responden al gobernador Zamora, uno del Movimiento Popular Neuquino y los tres que responden a Martín Lousteau.

El bloque de Cambiemos que cuenta con 108 diputados deberá sumar al menos 21 escaños más para contar con el quórum necesario para alcanzar en una misma sesión la aprobación del proyecto de presupuesto 2019 y la adenda fiscal a mediados de noviembre.