Macri se anotó un triunfo político al evitar que el G20 de Finanzas colapsara por la guerra comercial que inició EEUU

Mauricio Macri cerró la Tercera Reunión de Ministros de Finanzas del G20, el 22 de julio de 2018 en Buenos Aires
Mauricio Macri cerró la Tercera Reunión de Ministros de Finanzas del G20, el 22 de julio de 2018 en Buenos Aires

La Unión Europea, China, Canadá y México están librando una batalla frontal contra Estados Unidos, que decidió jugar al proteccionismo para construir un nuevo orden mundial basado en las decisiones geopolíticas de Donald Trump. Mauricio Macri conoce las tensiones internacionales y se propuso evitar que la guerra de Trump contra el libre comercio concluya en la muerte sin honores del G20 de Finanzas. Macri logró su cometido: hubo comunicado final apoyado por unanimidad, se rescató al comercio como "motor del crecimiento económico" y el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, confirmó en rueda de prensa que Trump concurrirá a la cumbre del G20 de jefes de Estado, una noticia que estaba en duda por la agenda de política exterior del presidente americano.

Honest Broker (negociador honesto) es el concepto que imprimió Macri a las negociaciones que Nicolás Dujovne y Luis Caputo ejecutaron en el terreno diplomático del G20 de Finanzas. Eso significa que el ministro de Hacienda y Finanzas y el presidente del Banco Central no debían imponer una política determinada a las partes, sino ofrecer al G20 como un escenario de diálogo ante posiciones antagónicas. Y así sucedió: Estados Unidos no cedió un centímetro, y tampoco lo hicieron China y Alemania. Pero los tres países firmaron el documento final que aboga por la libertad de comercio y cuestiona el proteccionismo comercial.

Caputo y Dujovne, en la foto de familia del G20 (Nicolás Stulberg)
Caputo y Dujovne, en la foto de familia del G20 (Nicolás Stulberg)

Esta contradicción entre las posiciones propias de Estados Unidos, China y Alemania y la decisión de avalar el documento final del G20 Finanzas se entiende en la preservación de un espacio común para acotar desavenencias globales en una tablero internacional sacudido por la inestabilidad de los mercados y las asimetrías entre estados poderosos y estados emergentes. "Las diferencias se resuelven en negociaciones bilaterales, el G20 es importante como escenario para dialogar y buscar consensos", definió –con razón– el ministro de Hacienda y Finanzas.

Pero el triunfo diplomático de Macri no termina en el texto del comunicado final. A través de las sesiones del G20 Finanzas, Caputo y Dujovne pudieron profundizar las relaciones personales con los principales responsables económicos y financieros de los países más importantes del planeta. Se trata de un círculo exclusivo, con difícil acceso, más aún para funcionarios que operan en la periferia del poder global.

Caputo se entrevistó con Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, y Dujovne profundizó su relación con el secretario Mnuchin, una pieza clave de la Casa Blanca. Cuando hay una crisis financiera de magnitud, como la que atraviesa Argentina, esos contactos personales aceleran los procesos institucionales para encontrar soluciones urgentes y necesarias. Una cena del G20 ayuda a romper la burocracia y hace fluir las relaciones entre funcionarios con responsabilidad política e influencia institucional.

Si se lee con detenimiento el comunicado final del G20 de Finanzas, se encontrará un párrafo que satisface las consignas que estableció Argentina para la cumbre del G20 de jefes de Estado. Ese párrafo hace mención al desarrollo de la infraestructura, un objetivo que Macri tiene como prioritario para bajar los niveles de pobreza y acceder a inversiones extranjeras directas. Se trata de una iniciativa que tiene respaldo directo de Estados Unidos, China y Alemania, tres países con capacidad económica para financiar obra pública en estados emergentes.

Los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20, en Buenos Aires, el 21 de julio de 2018 (Nicolás Stulberg)
Los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20, en Buenos Aires, el 21 de julio de 2018 (Nicolás Stulberg)

"Para impulsar una mayor inversión en infraestructura y apoyar el crecimiento y el desarrollo, damos la bienvenida al progreso de la Hoja de Ruta hacia la Infraestructura como una Clase de Activo. Endorsamos los Principios del G20 para la Fase de Preparación de Proyectos de Infraestructura, los cuales ayudarán a generar una cartera de proyectos financiables y preparados adecuadamente que resulten atractivos para inversores privados", dice el punto 4 del Comunicado final del G20 Finanzas.

Macri y su gobierno protagonizaron un fin de semana guionado por Disney y Macchiavello. El programa económico de Cambiemos fue apoyado por la comunidad internacional, mientras que Macri junto a Dujovne y Caputo evitaron que se fracturara el G20 de Finanzas, pese a la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos contra China, Europa, Canadá y México.

En épocas de alta inflación y crisis financiera, los éxitos políticos son más fáciles afuera que adentro del país. Una certeza que se repite de manera circular en la historia contemporánea de la Argentina.

Seguí leyendo:

Macri recibió el apoyo de EEUU, Francia y Chile en tres bilaterales al cierre del G20

Donald Trump asistirá a la Cumbre del G20 en Argentina a fin de año

El documento final: alerta sobre "vulnerabilidades financieras" y "tensiones comerciales"

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos