María Florencia Bergamini fue detenida este martes por la tarde. El juez federal Rodolfo Canicoba Corral había ordenado su detención luego de determinar que se hacía pasar por la jefa de Prensa de la primera dama Juliana Awada. El caso judicial se inició la semana pasada a raíz de la denuncia realizada por los policías federales a cargo de la Custodia Presidencial.

El testimonio de varias personas a las que intentó estafar coincidió en que la mujer decía tener contactos dentro de la Casa Rosada y a partir de esa circunstancia trataba de hacer distintos negocios. Uno de ellos fue vender paquetes turísticos para el Mundial de Rusia.

Hoy por la mañana fue trasladada por agentes de la Policía Federal hasta el edificio de Comodoro Py al 2000 para declarar en indagatoria. Durante las primeras horas de la mañana se suponía que iba a ser acompañada en la indagatoria por un defensor oficial. Pero luego designó como abogado defensor a Guillermo Acuña Anzorena, un penalista que, por ejemplo, defendió al ex ministro de Economía del kirchnerismo Axel Kicillof en la causa conocida como "Dólar futuro".

Luego de una breve entrevista con su defensor, Bergamini hizo una exposición. Según fuentes judiciales, la mujer dijo: "Yo antes que nada estoy dispuesta a declarar, dando fe y pruebas de todo lo dicho en mi contra. Por lo tanto, pido expresamente al juez que me brinde 48 horas para poder demostrar todas aquellas cosas y acusaciones que se dicen en mi contra. También quiero dejar en claro que no tengo ninguna relación con Juliana Awada, que no he damnificado a ninguna de esas seis amigas en común, sino por lo contrario, he invitado y pagado de mi bolsillo, las veces que he podido, para disfrutar y compartir junto a ellas. Quiero dejar claro que el viaje a Rusia nada tiene que ver con la primera dama y que los montos transferidos a mi cuenta fueron devueltos a ambas parejas. Ya que ellos decidieron no viajar. En tal sentido quiero aclarar que les devolví el efectivo que me dieron mediante depósito bancario, respecto de los cuales tengo los comprobantes y se los remití, vía foto, por WhatsApp".

Resaltó que "sobre todo quiero aclarar que no tengo relación alguna con la Casa de Gobierno, ni con la primera dama. Necesito tiempo, como les dije antes para poder demostrar todo lo que digo. Yo necesito estar en claridad y cómoda para poder presentar todas mis pruebas y esclarecer el hecho. Desde mi lugar de detención no me puedo defender".

Y pidió su excarcelación. El juez pondrá en consideración del fiscal Franco Picardi el pedido de Bergamini y luego determinará si le otorga o no la excarcelación.

Antes de finalizar su exposición, el juez le preguntó a Bergamini por qué si dice no tener relación con Awada se refirió a ella en un mensaje de texto que envió el 31 de enero pasado, información que forma parte del expediente. Fue entonces que dijo que no iba a contestar preguntas ni a declarar.

Luego agregó que padece cierta enfermedad por la que necesita tomar remedios específicos y una dieta determinada. Por ahora María Florencia Bergamini sigue detenida.