Marcelo Balcedo tenía otra mansión en el balneario llamada “Sounion”.
Marcelo Balcedo tenía otra mansión en el balneario llamada “Sounion”.

El sindicalista y empresario periodístico Marcelo Balcedo no escatimaba en gastos a la hora de darse una buena vida en su chalet del departamento uruguayo de Maldonado. Además de los ya conocidos lujosos autos, armas y animales exóticos que tenía en su poder, el ex titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) contaba con un pelotón de empleados que prestaban tareas para la familia, con sueldos en dólares muy superiores a lo que se abona en promedio.

Un personal trainer que hacía también de chofer y "encargado" de la chacra, por ejemplo, cobraba 5.800 dólares en efectivo. Son más de 110 mil pesos al mes. El polifuncional empleado llegó a viajar con la familia a Buenos Aires, Estados Unidos, México, Tahití y Aruba.

Los Balcedo tienen tres hijos, de once, cuatro y año y medio. Para cuidarlos, empleaban a tres niñeras. Una de ellas, que trabajaba con el matrimonio desde hacía tres años, declaró cobrar mediante recibo $21.400 al mes, y por fuera del salario en blanco, otro pago en negro adicional para completar el total de 3.000 dólares. Como el entrenador, también acompañaba a la familia a los viajes por el mundo.

Otra niñera, que además era profesora de inglés y portugués, testificó que cobraba mediante recibo $22.191 al mes y "en negro" la suma de 2.000 dólares.

Una tercera niñera, que cuidaba a los niños por la noche, afirmó que trabaja con la familia Balcedo desde hace seis años. En su recibo figuraba un sueldo por $19.000, pero al igual que sus compañeras de actividad, confirmó que recibía una suma de 2.000 dólares de manera no registrada.

Por último, el chef declaró ante la policía que ganaba un sueldo de 4.200 dólares, aunque también más de la mitad del ingreso está "en negro".

Estas revelaciones las formuló el fiscal Rodrigo Morosoli en la audiencia judicial penal de la causa contra Marcelo Balcedo que se tramita en Uruguay. Ayer, el funcionario relató los testimonios brindados a la Policía de los empleados de la familia y formalizó la acusación contra el sindicalista. Dispuso de varias medidas, entre ellas, la extensión de la prisión preventiva por otros 150 días para el jefe del Soeme y su esposa Paola Fiedge por presunto lavado de activos, contrabando y tráfico de armas.

La extensión de los días de cárcel se debe a que Balcedo tenía pronto un avión para viajar a Miami el día de su detención en su chacra El Gran Chaparral. Para el fiscal, esta circunstancia ameritaba considerar que existe un riesgo de fuga.

La investigación uruguaya avanza en paralelo al pedido de extradición que realizó la Justicia de La Plata. Esta solicitud podría no tener éxito. Por recomendación de sus abogados, Balcedo rechazaría el proceso de extradición para ser juzgado en Uruguay.

Marcelo Balcedo junto a su esposa, Paola Fidge, en la audiencia de este martes. (Gentileza: El País)
Marcelo Balcedo junto a su esposa, Paola Fidge, en la audiencia de este martes. (Gentileza: El País)

Una interminable lista de bienes lujosos

En el proceso uruguayo, las autoridades locales constataron un extenso inventario de bienes de lujo bajo poder del sindicalista empresario, que incluye autos de alta gama, armas, enormes fajos de dólares equivalente a una suma de USD 417.735. También había otros valores, como cadenitas de plata, pulseras de oro, mallas Rolex, Cartier y Hilfiger, relojes de plata Rolex, entre otros elementos.

Entre lo más extravagante que se inventarió fue su zoológico privado. Se encontraron carpinchos, alpacas, llamas, un loro hablador, un guacamayo azul y amarillo, un guacamayo rojo, un loro australiano y un pavo real albino.

En sus ratos libres, Marcelo Balcedo se dedica a la colección de autos importados, armas de grueso calibre, municiones y cajas fuertes repletas de dólares.
En sus ratos libres, Marcelo Balcedo se dedica a la colección de autos importados, armas de grueso calibre, municiones y cajas fuertes repletas de dólares.

Por otro lado, en la caja fuerte que tenían en la chacra de Cerro del Burro, cerca de Punta del Este, había dos sobres. Uno con fecha de 23 de abril de 2013 y otro del 21 de junio de 2017, que tenían la misma leyenda: "abrir si me pasa algo".

Finalmente, el desenlace se produjo en el marco de una cooperación judicial entre la Justicia argentina, que lo persiguió y pidió su captura, y la policía uruguaya, que lo detuvo el 3 de enero pasado. Ese día, abrieron los sobres y todas las cajas de seguridad. El contenido final se supo este martes en manos de la fiscalía.

Uno de los loros que tenía Balcedo en su chacra de “El Gran Chaparral”.
Uno de los loros que tenía Balcedo en su chacra de “El Gran Chaparral”.

LEA MÁS: