Los dos fueron echados del país
Los dos fueron echados del país

El gobierno Noruega anunció que enviará una queja formal a la Cancillería argentina luego la líder de una ONG que había llegado a Buenos Aires para participar de la cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC) fuera deportada.

El activista afectado por la medida es Petter Titland, nacido en ese país y miembro de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC). Fue demorado al llegar al aeropuerto internacional de Ezeiza, en la capital argentina, y luego deportado a su país vía Brasil.

Desde el área de seguridad de la cumbre dijeron que ATTAC "fue una de las organizaciones más activas" en los incidentes ocurridos durante la última cumbre de Hamburgo, Alemania, en julio. "No es el perfil de activista que el gobierno anfitrión y la OMC desean tener", sostuvieron.

"Un funcionario de la Oficina de Migración me dio unos papeles para firmar y eso era la decisión de ellos de echarme de Argentina. Yo le pregunté por qué me echan. Me dijo: 'Usted sabe muy bien por qué lo estamos echando. Basta leer la página web de ATTAC Noruega'. Le respondí 'Muy bien. Yo no se qué cosa hay en la página web que sea tan grave para no entrar al país'", contó el activista en declaraciones radiales.

"Como dijimos en todos los canales de redes social y también en los medios de Noruega, no somos parte de las manifestaciones violentas y nosotros no soportamos la violencia como método de expresarse. Creo que esto muestra la seriedad o la falta de seriedad por parte de la inteligencia argentina. Para mí esto es una prueba de la democracia ahora en América Latina. Es una manera de mostrar para la sociedad internacional que la democracia en Argentina está amenazada", añadió Titland.

Tras conocerse la disposición, la respuesta del gobierno noruego no se hizo esperar. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega, conducido por Ine Eriksen Soreide, anticipó que presentará una queja formal ante el canciller Jorge Faurie.

"Pedimos disculpas por la decisión argentina de cancelar la suscripción y de denegar la entrada a varios participantes de la ONG, incluido el jefe de Attac Noruega, Petter Titland. Creemos que el diálogo con la sociedad civil es una parte importante de la cooperación internacional también en la OMC. La decisión de la Argentina es desafortunada y envía una señal equivocada", manifestó el vocero de la cartera diplomática de ese país, Guri Solberg, a ABC News.

Un caso más y la respuesta del gobierno argentino

La Cancillería emitió un comunicado en el que explicaron la disposición. Según dijeron, "se han adoptado diversos recaudos en materia de organización, incluyendo lo relativo al sistema de acreditación de los asistentes". En ese sentido -expresó la cartera que comanda Faurie- "el equipo de Seguridad anticipó a la OMC la existencia de algunos inscriptos, registrados por dicha Organización en nombre de algunas ONG, que habían hecho explícitos llamamientos a manifestaciones de violencia a través de las redes sociales, expresando su vocación de generar esquemas de intimidación y caos".

Por eso, con esos antecedentes, "la organización local ha entendido oportuno indicar que las personas asociadas a tales propuestas disruptivas y/o violentas no podrían ser acreditadas para ingresar al recinto de reuniones".

Titland forma parte de un grupo de 60 inscriptos que tuvieron inconvenientes en ingresar al país tras ser desacreditados por el gobierno argentino. Algunos lograron pasar el cerco de Migraciones por la intervención de sus respectivas embajadas.

Sin embargo, una que no corrió con la misma suerte fue la periodista británica Sally Burch, de la Agencia Latinoamericana de Información, quien quedó detenida en Ezeiza y fue deportada a Ecuador, donde vive hace más de 20 años. "Pienso que es una actitud poco democrática del gobierno de Argentina que no quiere que estemos en la Organización Mundial de Comercio", afirmó la comunicadora antes de viajar de vuelta. "Cuando llegué a Migraciones dije que entraba como turista y aparecí en una lista que no podía entrar", contó.

Al respecto, Cancillería recordó que " la organización de la Conferencia ya ha acreditado para el evento de Buenos Aires a 213 ONG que conforman un núcleo de 593 personas, mientras que sólo 60 inscriptos por 18 ONG no lo han sido". Y remarcaron que "el número de acreditados duplica la cantidad que han participado de las últimas cuatro Conferencias Ministeriales".

Finalmente, el Gobierno aclaró que en la "Argentina la sociedad civil tiene una vigorosa participación a través de las más diversas formas de organización, en todos los aspectos de la vida nacional".

En su cuenta de Twitter, Titland publicó una carta dirigida a Faurie de parte del área de Comercio de la Unión Europea, en la que expresan "preocupación" por la decisión de revocar la acreditación para la cumbre de la OMC.