Vista aérea de la casa donde vivía López
Vista aérea de la casa donde vivía López

El fiscal federal Federico Delgado pidió el pasado 13 de julio que el juez Daniel Rafecas llame a indagatoria a Andrés Enrique Galera y a Eduardo Ramón Gutiérrez por haber actuado como testaferros de José López.

Además, Delgado cree que María Amalia Díaz, la esposa del ex Secretario de Obras Públicas participó en las maniobras de enriquecimiento ilícito del ex nro. 2 de Julio De Vido.

Para el fiscal, las pruebas que corroboran su hipótesis son las siguientes:

  • Andrés Galera compró el terreno de Belgrano 1018, Dique Luján, el 22 de mayo de 2008. En esa casa vivían José López y su mujer.
  • Ese inmueble se lo vendió Galera a Eduardo Gutiérrez el 19 de mayo de 2010. Sin embargo, entre 2009 y 2011, el arquitecto Federico Curcio se encargó de construir la casa bajo las órdenes de López y su esposa.
  • Antes de que comenzara la construcción -en 2008- Andrés Galera le pidió al arquitecto Curcio que se reuniera con José López y María Amalia Díaz para discutir todo lo relacionado a la obras a realizar en el inmueble de Dique Luján.
  • Desde marzo de 2009, el arquitecto Curcio mantuvo contacto, en primer lugar, con María Amalia Díaz y posteriormente con José López. Curcio declaró que almorzó con la mujer de López para presentarle el proyecto. Además contó que todas las terminaciones de la casa, piso, colores, pinturas, algunas cosas del quincho y el aspecto exterior, lo habló con María Amalia Díaz, primero y con José López después.
  • A partir de allí se concretaron numerosas reuniones entre el matrimonio y Curcio, incluso llegaron a encontrarse en la oficina de López ubicada sobre la calle Lavalle.
  • Hubo un nutrido intercambio de correos electrónicos con Curcio en los que se hablaba de presupuestos y sobre los gustos personales de López y su mujer.
  • El presupuesto fue enviado al matrimonio López pero sin embargo la obra fue abonada por Andrés Galera.
  • Pese a haber comprado el inmueble, Eduardo Gutiérrez se mantuvo pasivo y dejó que López y su mujer construyeran la casa a su gusto.

La casa de Río Gallegos (arriba), similar a la de Dique Luján (abajo)

  • Curcio siguió trabajando en la vivienda que ya era de Gutiérrez pero éste nunca pagó sus honorarios profesionales mientras que Galera se hizo cargo de esa deuda.
  • Gutiérrez y López celebraron un contrato de locación con opción a compra con el que se intentó ocultar que el verdadero dueño era el ex Secretario de Obras Públicas.
  • En la casa de Dique Luján se secuestraron una carpeta con planos originales realizados por Curcio y varios croquis a mano alzada de la vivienda.
 
  • También durante los allanamientos, se encontró un documento donde consta el pago de 500 euros que hizo Galera en concepto de reserva del terreno de Dique Luján.
  • Además, secuestraron una fotografía que le fue exhibida a López durante su declaración indagatoria. En ese momento, el ex funcionario dijo que se trataba de “mi casa de Río Gallegos”. Previamente, durante la declaración de Curcio, cuando se la mostraron al arquitecto afirmó que las ventanas eran similares a las ubicadas en el contrafrente de la casa de Dique Luján y que el diseño fue idea de María Amalia Díaz.

El fiscal federal Delgado destacó que no puede perderse de vista que López al momento de prestar declaración indagatoria dijo que los 9 millones de dólares los tenía ocultos en su casa de Dique Luján, en un contrapiso del tanque de agua ubicado arriba de la habitación de él y su esposa.
Por los motivos señalados, el fiscal Delgado consideró que el juez federal Daniel Rafecas debe ampliar el procesamiento de José López por enriquecimiento ilícito, en relación a la propiedad de la casa de Dique Luján, y procesar a María Amalia Díaz, Andrés Enrique Galera y Eduardo Ramón Gutiérrez como partícipes necesarios del delito que le imputan al ex Secretario de Obras Públicas.