Nic Roldán: “Nunca me pasó que una mujer me dijera: ‘dejo todo y te sigo’”
Nic Roldán: “Nunca me pasó que una mujer me dijera: ‘dejo todo y te sigo’”

"El polista argentino", dice el noventa por ciento de las notas que tira como primer resultado Google cuando le pregunto por Nic Roldan (35). Nació en Buenos Aires, tiene nombre de argentino, familia paterna argentina y juega al polo (deporte argentino si los hay), pero no siempre que ladra es perro y un ratito de charla sirve para entender que Nic es americano –o eso siente él–, y escuchando su historia es más que entendible.

"Mi papá era polista pero, a diferencia de otros, se quedaba mucho en Estados Unidos. Se casó con mi mamá, que es alemana, y en el '81 consiguió un trabajo allá que hizo que se quedaran en Palm Beach", cuenta Nic.

Aunque se crió en Estados Unidos y tiene todos sus amigos allá, su familia paterna y el polo siempre lo ataron a la Argentina. A ese circuito del polo que se mueve entre las élites de todo el mundo, pero tiene como máximos exponentes a los argentinos, le debe ese castellano porteño casi perfecto y ese estilo de polista de Pilar que un poco desconcierta.

"Yo me siento americano: me crié e hice el colegio allá y es donde están mis amigos, pero tengo un papá argentino y una mamá alemana, con lo cual somos toda una mezcla", explica.

Desde septiembre está instalado en Argentina, donde vino a jugar por primera vez los abiertos de Hurlingham y Palermo con el equipo de La Albertina Abu Dabi. En los inicios de una relación con la actriz y modelo Arielle Kebbel (protagonista de la serie Midnight Texas, entre otras), Roldan armó su valija, como lo hace desde los 15 años, para venir a quedarse hasta diciembre.

-Me imagino que siendo hijo de un polista estarás bastante acostumbrado al sistema. ¿Siempre fue así?

-Sí, papá jugaba acá, en Argentina, y también viajaba a Brunéi a jugar con el sultán, y dentro de Estados Unidos. Hacíamos la temporada de invierno en Florida y la de verano en Boston, en el norte. Vida de polista, ¡de gitanos! Pero a mí siempre me gustó esa dinámica, no me quedo en un lugar demasiado tiempo. Lo máximo que estoy son 4 o 5 meses en Florida, que me encanta, pero cuando llega el verano ya me dan ganas de irme. Me apasiona viajar, conocer otros lugares y costumbres y estar con todo tipo de gente de distintos lugares. El polo tiene la particularidad de que se juega en los lugares más lindos del mundo, no creo que haya otro deporte que te lleve  a eso. La gente que conocés es espectacular también.

“Yo soy de participar de eventos de fundraising (pararecaudar fondos) y Harry y su hermano Wills también, ellos son del polo de toda la vida. Así que me los cruzo cada tanto”
“Yo soy de participar de eventos de fundraising (pararecaudar fondos) y Harry y su hermano Wills también, ellos son del polo de toda la vida. Así que me los cruzo cada tanto”

-¿Vos jugaste varias veces con el príncipe Harry en el mismo equipo, no?

-Sí, pero en exhibiciones más que nada. Yo soy de participar de eventos de fundraising (para recaudar fondos) y Harry y su hermano Wills también, ellos son del polo de toda la vida. Así que me los cruzo cada tanto.

-¿Sigue jugando Harry? Me imagino que debe haber estado alejado con su casamiento y demás.

-Sí, yo creo que sigue jugando. Ellos jugaron toda la vida y van a seguir jugando, lo que pasa es que a veces están con tanto laburo o compromisos que se les hace más difícil. No es como uno que se dedica a esto.

-¿Qué tal te cae?

-Es muy "gaucho", muy buena onda y muy normal.

-¿Cuál de los dos te cae mejor?

-¡Los dos! (Se ríe) Los dos me parecen muy buenas personas, humildes y normales.

-Vos que conocés bien el ambiente entenderás más la interna: debe ser difícil lo que le toca a Meghan Markle , siendo tan ajena.

-Sí, seguro que es re difícil. Pero ella parece una chica muy lógica y normal, yo creo que la debe llevar bien. Ella se enamoró de él y le toca eso. ¡No hay muchas opciones, él es eso también! Hay que ir para adelante y ponerle la mejor onda, ninguna relación es fácil, ¡nada es fácil en la vida!

-Para vos tampoco deben ser fáciles las relaciones con el tema de la distancia…

 -No, no es fácil. Es muy nuevo igual porque hace apenas tres meses que estamos de novios, pero obviamente es difícil. Yo todos los años paso tres meses acá y tres en Europa; siempre fue difícil, con todas las chicas con las que estuve. La verdad que nunca me pasó que una mujer me dijera "dejo todo y te sigo". No sé por qué será, ¿no? ¡Rarísimo! (Se ríe).

 -¿Cómo hacen cuando estás de viaje? ¿Viene ella?

 -Tratamos de que no pase más de un mes sin vernos. Depende de cómo estemos en nuestros trabajos, viene ella o voy yo. Ahora que justo ella presentó una serie, está a full y no puede venir, así que voy a ir yo cuatro días (cuando termine el abierto de Hurlingham, justo antes de empezar el de Palermo) a verla a ella y a mis padres. En general vamos viendo quién tiene más disponibilidad. Lo peor es el principio, ¡si sobrevivimos a esto, estamos!

Texto: Lucía Benegas (lbenegas@atlantida.com.ar) Fotos: Diego Soldini.

SEGUÍ LEYENDO: