“Siempre tuve la vocación de ser actriz y bailarina. Así que a los 17 años agarré todo y me mudé a la gran ciudad”.
“Siempre tuve la vocación de ser actriz y bailarina. Así que a los 17 años agarré todo y me mudé a la gran ciudad”.

La mayoría de los actores sueñan con ir a estudiar a la prestigiosa New York Film Academy en la Gran Manzana o probar suerte en Hollywood… Abril Sánchez (23), en cambio, supo desde temprano que quería mudarse a Buenos Aires para conquistar al público argentino.

"Yo nací en una familia acomodada de Bahía Blanca. Mis papás tienen una clínica psiquiátrica y querían que estudiara una carrera más tradicional, pero yo siempre tuve la vocación de ser actriz y bailarina. Así que a los 17 años agarré todo y me mudé a la gran ciudad", recuerda esta rubia de cara angelical.

Si bien no tenía ni un contacto en el show business, supo que tenía que enfocar toda su energía en el estudio y se anotó en las carreras de Comedia Musical, tanto en el IUNA como en la escuela de Julio Bocca. Fue gracias a un mail que le llegó a una compañera que se enteró del primer casting de su vida.

"Era para Soy Luna de Disney. Yo les mandé siete mails con un currículum prácticamente inexistente y mis fotos. ¡Me contestaron por cansancio! –revela entre risas después de haberse salido con la suya–. Estaba súper nerviosa y no quedé para el papel, pero ahí me conocieron los productores de Pol-ka y al tiempo me convocaron para ser parte del elenco de Esperanza Mía".

“Mi novio se llama Juan de Rosa (24), estudia Derecho y estamos juntos desde mis 12 años”.
“Mi novio se llama Juan de Rosa (24), estudia Derecho y estamos juntos desde mis 12 años”.

Desde que en 2015 debutó como la mala en la tira protagonizada por Lali Espósito y Mariano Martínez, nunca más paró: participó con papeles menores en Divina, Simona y actualmente se luce en la versión adolescente de Carla Peterson en 100 días para enamorarse por Telefe.

El parecido físico entre las actrices es innegable, pero Abril asegura que le costó muchísimo sentirse parecida a su ídola: "¡Al principio fue un estrés! (se ríe). Sentía que no me salía y me notaba muy distinta a ella. Recién hace un par de meses empecé a notarme más parecida en gestos y detalles", revela con humildad y le agradece a Carla por todos los tips que le dio para construir el personaje.

"Me dijo algunas cosas clave como que tenía que tocarme mucho el pelo, mover más las manos y hablar más lento. Tuvimos charlas en el camarín donde ella me ayudaba a preparar las escenas. Después se quedaba hasta el final del rodaje para verme actuar e incluso entraba al set para colaborar. ¡Carla es un amor! No sólo es una gran actriz, sino que descubrí a una excelente compañera y una gran mujer", agrega emocionada.

Aunque su papel como la mini Peterson la hizo saltar a la fama, Abril se prepara para su primer protagónico en la pantalla grande con la película Ruleta Rusa.

"El año pasado empecé a pedirle al universo la oportunidad de actuar en el cine y se me dio con un personaje súper importante. Yo hago de la hija de un intendente que queda embarazada del hijo del archienemigo de su padre. Una historia dramática al mejor estilo Romeo y Julieta. Fue un logro y un desafío increíble. ¡Estoy feliz! Pero no me va a caer la ficha hasta verla sentada desde la butaca", adelanta a pocos días del estreno, que será el próximo 15 de noviembre.

Junto a Carla Perterson, quien la ayudó a componer su papel en 100 días para enamorarse. “¡Carla es un amor! No sólo es una gran actriz, sino que descubrí a una excelente compañera y una gran mujer”.
Junto a Carla Perterson, quien la ayudó a componer su papel en 100 días para enamorarse. “¡Carla es un amor! No sólo es una gran actriz, sino que descubrí a una excelente compañera y una gran mujer”.

-¿Qué le dirías a una chica del interior que quiere triunfar como actriz en Buenos Aires?

-Para mí es importante que sepa que es una carrera complicada, tanto para entrar como para mantenerse. Mi mejor consejo es que aprovechen para formarse e ir a la mayor cantidad de escuelas posibles porque ahí van a hacer contactos. Lo ideal es tener un representante, pero, para ser realista, no te aceptan a menos que ya hayas trabajado.

-¿Ya se te tiró algún galán?

-¡Naaaaa! ¡Si estoy re casada! (se ríe divertida). Igual no me gustaría salir con un galán. Ojo, no debe ser lo mismo salir con un actor de perfil bajo que está arrancando que con un súper actor que está en su mejor momento. Me daría cosa que todo el tiempo lo estén persiguiendo minas o le estén sacando fotos. Yo soy celosa, lo confieso (risas).

-Presentanos a tu novio…

Se llama Juan de Rosa (24), estudia Derecho y estamos juntos desde mis 12 años. Él es un año más grande que yo, nos conocimos por amigos en común. ¡Tomamos la comunión juntos! Obviamente que todo arrancó como un juego y tuvimos mil idas y vueltas, pero estoy profundamente enamorada desde el primer día. Siempre supe que quería estar con él.

“¿Un galán?: Justin Bieber, ¡lo amo!”
“¿Un galán?: Justin Bieber, ¡lo amo!”

-¿Se viene el casamiento?

Me gustaría casarme más que nada por el tema de la fiesta y por dar un pasito más. Pero no es algo que me quite el sueño. Ahora proyecto más irme a vivir con él, que creo que va a ser en dos años. Él es muy estructurado y vamos de a poco. Por el momento, él vive con su hermano y yo con el mío.

-¿Qué opina de tener una novia actriz?

-Ahora le encanta. Creo que le cayó la ficha de que ésta es mi profesión cuando hice Esperanza Mía. Quizás al principio, si bien me apoyaba, me hacía un escándalo cada vez que me tenía que dar un beso con algún compañero… Me acuerdo que la primera vez fue un drama (risas).

Con Ruleta Rusa, la película que se estrena el 15/11, Abril debuta en la pantalla grande. “El año pasado empecé a pedirle al universo la oportunidad de actuar en el cine y se me dio”.
Con Ruleta Rusa, la película que se estrena el 15/11, Abril debuta en la pantalla grande. “El año pasado empecé a pedirle al universo la oportunidad de actuar en el cine y se me dio”.

-¿Hoy en día vivís de tu trabajo?

-Si bien podría hacerlo, mis papás me dijeron que, mientras tengan la posibilidad de bancarme, lo van a hacer. Ellos me motivan para que ahorre y el día de mañana invierta en algún emprendimiento o compre mi propio departamento. Igualmente, ésta es una profesión muy inestable. Quizás el año que viene trabaje en un teatro o cooperativa y no me alcance para nada.

-¿Tenés un plan B para esas épocas de malas rachas?

-Sí, justamente hace tres años me anoté en Administración de Empresas en la UADE. No me banqué quedarme en casa esperando a que me llamen. ¡Necesitaba tener un plan B! Y el año que viene voy a arrancar la carrera de chef en la escuela del Gato Dumas. Algún día me gustaría tener mi propio restaurante.

“Cada vez que me veo en un afiche o veo los avances de la película, me dan ganas de gritar de la alegría”.
“Cada vez que me veo en un afiche o veo los avances de la película, me dan ganas de gritar de la alegría”.

-¿Cuál es tu cable a tierra?

-Creo que todavía sigo con los pies en en la tierra. Es que fue tan difícil conseguir cada papel que todavía no puedo creer que esté viviendo de la actuación. No puedo agrandarme porque no salgo del asombro (risas). Cada vez que me veo en un afiche o veo los avances de la película, me dan ganas de gritar de la alegría.

Texto: Agustina D'Andraia (adandraia@atlantida.com.ar) Fotos: Alejandro Carra

Maquilló y peinó: Denise Logusz para Sebastián Correa Estudio con productos Givenchy.