“Me asusta el Bailando: yo puedo bancarme que la gente sepa de mi vida o estar expuesta, pero no sé si me bancaría escuchar lo que se dice y las opiniones de cualquiera”.
“Me asusta el Bailando: yo puedo bancarme que la gente sepa de mi vida o estar expuesta, pero no sé si me bancaría escuchar lo que se dice y las opiniones de cualquiera”.

La mayoría de los adolescentes quieren que los padres pasen desapercibidos: cuánto menos llamativos, mejor. Sin embargo, para Lola Latorre (17) que sus padres fueran de perfil bajo nunca fue una opción.

Hija del periodista deportivo y exfutbolista Diego Latorre y de la panelista y mediática Yanina, Lola creció entre autógrafos, flashes, peleas públicas y cámaras de tevé, una particularidad con la que parece llevarse bastante bien.

Tanto que a sus diecisiete años acaba de firmar contrato para empezar una carrera como modelo y quién sabe qué más con Multitalent, una de las agencias más conocidas de modelos y celebrities. Del ofrecimiento de Marcelo Tinelli para participar de Bailando 2018 a los shooting e invitaciones a eventos, el último año de colegio la encuentra coqueteando con las cámaras por primera vez.

“Yo sé que lo que pasó con mis papás son cosas que ocurren en todas las familias. La única diferencia es que a mí me tocó una familia que está expuesta y lo que en otro caso hubiera sabido una tía o los hijos, acá lo supo toda la Argentina”
“Yo sé que lo que pasó con mis papás son cosas que ocurren en todas las familias. La única diferencia es que a mí me tocó una familia que está expuesta y lo que en otro caso hubiera sabido una tía o los hijos, acá lo supo toda la Argentina”

"Yo siempre soy 'La hija de Yanina', lo tengo muy claro. Y la verdad que no me molesta, ¡todo lo contrario!", asegura. De la pelea y el cruce entre sus padres y Natacha Jaitt –infidelidades e intimidades de por medio– a su relación con la fama, acá la voz de la otra Latorre.

-¿Cómo surgió la idea de ser modelo?

-En realidad empezó cuando para mis 15 hice una fiesta y un book que salió en todos lados. A raíz de eso me comenzaron a llamar de distintas marcas para hacer fotos. Después la gente de Multitalent me mandó a decir a través de mi mamá que les interesaba que formara parte de la agencia, pero como estaba ocupada con el colegio nunca los contacté hasta este año.

-¿No te molesta que tu mamá sea famosa?

-No, es algo a lo que te acostumbrás. Desde chiquitos nos paraban en todos lados por mi papá, para pedirle fotos y eso. Para mí eso es algo re normal, así que cuando mamá empezó a hacerse conocida yo ya estaba acostumbrada.

-¿Qué opinan ellos de que trabajes como modelo?

-A mamá siempre le gustó: creo que ella cuando era más chica fue modelo y mil veces hizo fotos para revistas tipo Para Ti. Mi papá es al que no le gusta tanto la idea, pero porque él es así. A veces me visto para una fiesta y me cuestiona: '¿Te parece que tenías que vestirte así?'. En ese sentido, con mamá somos más parecidas: ella es más liberal o provocadora si se quiere. Igual ella también me dice: '¿Te parece subir esa foto?' (Se ríe). Lo que sí les parece importante a ambos es que yo respete mis tiempos y mi edad; con el tema del Bailando, por ejemplo.

“Hoy me doy cuenta de que con mis 17 años estoy muy indefensa”
“Hoy me doy cuenta de que con mis 17 años estoy muy indefensa”

-¿Te convocaron y dijiste que no?

-Sí, pero fue por un tema de edad, no por otra cosa. Yo amo bailar y el programa en sí me encanta, lo re miro y me divierte. Pero también tengo 17 años y me falta vivir un montón de cosas, además de que no tengo tiempo porque hoy voy al colegio hasta las cuatro y media de la tarde y estudio un montón. Yo la vi a mi mamá el año pasado y sé cómo es el ritmo de los ensayos y el tiempo que lleva. Eso y la exposición: entrar al Bailando es aceptar que se te termina la privacidad y que toda tu vida se vuelve pública, y la verdad que no me dan ganas. Por más que por tener papás famosos siempre esté expuesta, no es lo mismo que sean ellos a que sea yo.

-¿Te molesta tanta exposición?

-No, no me molesta tanto la exposición como las opiniones de la gente. Eso sí me cuesta más. No sé si me incomoda tanto que mis papás salgan en los medios y se hable de ellos y sus problemas; me cuesta escuchar a la gente opinar. En ese sentido me asusta el Bailando: yo puedo bancarme que la gente sepa de mi vida o estar expuesta, pero no sé si me bancaría escuchar lo que se dice y las opiniones de cualquiera. Yo sé que mis papás son grandes y están acostumbrados y pueden escuchar a cualquier boludo opinar sin enroscarse, no creo que yo podría tomármelo así.

El clan Latorre completo en el festejo de los 15 de Lola, junto a su hermano Diego (14) y sus padres.
El clan Latorre completo en el festejo de los 15 de Lola, junto a su hermano Diego (14) y sus padres.

-Igual que se hable de ellos te expone a vos también porque es tu familia.

-Sí, y obviamente que te jode porque no está bueno, pero hay cada uno que habla sin saber y critica que hay que aprender a no enroscarse. Yo conozco a mi mamá y sé que es lo más, y que alguien que no la conoce diga que es mala o lo que sea no me afecta porque no tienen idea de quién es.

-¿Cómo viviste todo el tema de su conflicto de pareja mediático?

-Mirá, yo sé que lo que pasó con mis papás son cosas que ocurren en todas las familias porque tengo amigas y sé que es así. La única diferencia es que a mí me tocó una familia que está expuesta y lo que en otro caso hubiera sabido una tía, la abuela o los hijos, acá lo supo toda la Argentina. Para mí el problema no fue tanto lo que pasó como las opiniones. A veces digo: "¿hasta cuándo voy a tener que bancarme a la gente hablando al pedo?". Después lo pienso y me doy cuenta de que es lógico que pase porque yo también lo hago cuando miro televisión y veo los quilombos de otros.

-¡Ahí te sale el razonamiento de tu mamá!

-Es que es así si lo pienso objetivamente. Está perfecto, porque es algo que pasó y la gente se enteró y seguro tiene sus opiniones. Y va a pasar siempre: lo hago yo y lo hacemos todos. ¡Es inevitable!

-¿Estás de novia?

-Sí, hace un año. En realidad, él es mi novio de chiquita: fuimos novios a los 15, cortamos y volvimos hace un año.

-¿Te cambió la relación con la fama?

-Un poco sí. Más que nada en decisiones como el Bailando: ya no sé si tengo ganas de exponerme así. Hoy me doy cuenta de que con mis 17 años estoy muy indefensa. Y aunque parezca divertido, no sé si tengo los recursos para bancármelo.

Maquilló: Luciana Romero para Estudio Romero. Peinó: Marcó Bustamante para Supernova Peluquería. Agradecemos a: Kosiuko, adidas y Las Pepas.

Texto: Lucía Benegas (lbenegas@atlantida.com.ar) Producción: Marité Rizzo. Fotos: Raúl de Chapeaurouge