“Quedar afuera y dejar afuera es parte del aprendizaje, pero cuando le pasa a tu hijo, ¡da un dolor de panza!”
“Quedar afuera y dejar afuera es parte del aprendizaje, pero cuando le pasa a tu hijo, ¡da un dolor de panza!”

Con la escuela arrancan los primeros amigos, los grupitos, las afinidades y también los conflictos. Quedar afuera y dejar afuera es parte del aprendizaje, pero cuando le pasa a tu hijo, ¡da un dolor de panza! Ya que tenemos ciertas normas de respeto establecidas en grupos de mamis de WhatsApp como: evitar fotos y videos porno en caso de que los niños miren los teléfonos o hablar pestes del colegio que en definitiva elegimos todos los miembros del chat… podríamos también sumar un listadito de normas de convivencia sobre lo que se le hace o no a un amigo.

No hace falta ser licenciado en psicología, pedagogía o educación, basta con tener un poco de sentido común. Aquí, algunas de las cosas que a mi entender NO DAN:

xLa regla del porcentaje: "Es que no me entran 16 en tres autos, por eso invité a 15". "Una pijamada de 7 pibes ni loca, mi número máximo es 6". A ver, si la suma de los invitados respecto al número general del grupo es bastante más de la mitad, ¡está mal! Invitamos a ALGUNOS o a TODOS.

xJugártela de Ghandi y portarte como el dictador coreano Kim Jong-un: el otro día una amiga mía me mostró indignada un WhatsApp que le llegó de un grupo de mamis. Quizás lo leyeron, es sobre invitar a un niño especial que suele quedar excluido de los cumpleaños, cuyo único deseo es ser aceptado, bla bla bla. Ese mismo grupo de madres es el que permite que en el club sus hijos se inviten unos a otros frente al hijo de mi amiga y le digan en la cara que él no está invitado. Esto es sentido común: invitar a un chico frente a otro al que se deja afuera ¡NO DA! (a un adulto tampoco, por supuesto). Y después hacerte la buena por WhatsApp, menos.

Con la escuela arrancan los primeros amigos, los grupitos, las afinidades y también los conflictos. ¡Tomá nota de las cosas que NO DAN!
Con la escuela arrancan los primeros amigos, los grupitos, las afinidades y también los conflictos. ¡Tomá nota de las cosas que NO DAN!

xJugar al huevo podrido: cuando escuchás que siempre es o son los mismos a los que eligen últimos para los juegos, les tocan los peores roles, ocupan el lugar que nadie más quiere tener, etcétera, y estamos involucrados en el grupo como padres o maestros, no nos hagamos los distraídos. Los roles se pueden mover y más cuando los chicos son chicos, así que si vemos que la nube gris siempre precipita sobre la misma cabeza, abramos el paraguas porque ¡NO DA!

xLa cómplice: le compramos un paquete de figuritas por semana y el pibe vuelve con sesenta, ¿no se nos ocurre preguntar de dónde las sacó? O si llega con un juguete costoso que "le regaló" un amigo, ¿no preguntamos, al menos? No sea cosa que alguno por querer estar adentro y no afuera esté pagando un costo que no corresponde. Para que uno se aproveche siempre hay como mínimo dos implicados. Permitir que se aprovechen de otro ¡NO DA!

Aprenden los chicos, aprendemos los padres. A todos un poquito nos va a doler, eso es inevitable. Da equivocarse, da pedir perdón, lo que no da es ser menos empático que conductor estacionado en rampa de discapacitados.

por Mariana Weschler
Facebook.com/marianaweschler