Controles de precios: ¿por qué repetimos siempre lo mismo?

Parecería que la inflación -al contrario de lo que el propio Ministro de Economía- no es un fenómeno macroeconómico, sino parte de un problema de ciertos productos, servicios o cadenas de supermercados

Personas analizando precios de productos en un supermercado porteño (Argentina). EFE/ Demian Alday Estévez
Personas analizando precios de productos en un supermercado porteño (Argentina). EFE/ Demian Alday Estévez

La inflación ha subido en muchos países del planeta. Las políticas fiscales y monetarias agresivas, lanzadas como forma de contrarrestar las erróneas cuarentenas, terminaron por generar su consecuencia más predecible: más demanda y menos oferta, termina con precios más altos.

Estados Unidos y Chile están experimentando la inflación más alta de los últimos 13 años. Brasil no había visto estos ratios desde 1994.

Predeciblemente, en dichos países los Bancos Centrales comienzan a revertir el camino andado. Si bien la Fed aún está dubitativa sobre qué hacer, ya muestra que el “tapering” está por venir. En Brasil y Chile, las subas de tasa de interés recientes muestran que la política monetaria ahora busca ser mucho más contractiva de lo que fue el año pasado.

Y por casa, ¿cómo andamos?

En Argentina no nos cansamos de repetir siempre las mismas insensateces. En primer lugar, parecería que la inflación -al contrario de lo que el propio Ministro de Economía alguna vez afirmó- no es un fenómeno macroeconómico, sino parte de un problema de ciertos productos, servicios o cadenas de supermercados.

Así, el Banco Central no emite un solo comunicado respecto de su política monetaria. No modifica desde marzo de 2020 su tasa de interés ni informa nada acerca de qué va a pasar con el dinero que emite de acá al futuro. Sí, en cambio, se preocupa por visitar stands en Tecnópolis, firmar convenios sobre género y cerrar más el control de cambios, todo lo cual puede constatarse simplemente ingresando en la página oficial del organismo. Sobre la inflación como fenómeno macroeconómico, ni palabra.

Estados Unidos y Chile están experimentando la inflación más alta de los últimos 13 años. Brasil no había visto estos ratios desde 1994.

¿Y el ministerio de Economía? Otro silencio de tumba. Salvo proyecciones anotadas en el presupuesto, ningún mecanismo o estrategia para alcanzar los números deseados. Y atención que esto viene de quienes criticaban al gobierno anterior por presentar powerpoints.

El punto, no obstante, es por qué seguimos probando con recetas hiper fracasadas que, no solo no van a terminar con la inflación, sino que encima agregarán un obstáculo más al normal funcionamiento de la economía.

Una aproximación a la respuesta puede encontrarse en el libro de Bryan Caplan, “El mito del votante racional”. Allí propone que los votantes en todas las democracias sufren de sesgos que sistemáticamente los llevan a cometer errores. Entre los principales sesgos, el académico de la George Mason University encuentra 4 fundamentales: el sesgo anti-mercado, el sesgo anti-extranjero, el sesgo de crear empleo y el sesgo pesimista.

Roberto Feletti, secretario de Comercio Interior
Roberto Feletti, secretario de Comercio Interior

Caplan define al sesgo antimercado como “la tendencia a minusvalorar los beneficios económicos del mecanismo del mercado”. Dado dicho sesgo, los problemas económicos suelen ser adjudicados por el votante al sector privado y suele creerse que la solución viene de la mano del intervencionismo estatal.

Ahora bien, qué pasa cuando se demuestra que el remedio de los controles es peor que la enfermedad. Ahí aparece lo que Caplan denomina la irracionalidad racional. Es que cada votante tiene que elegir entre sostener sus prejuicios o aceptar que está equivocado. Y lo segundo tiene un costo, que debe ser comparado con el beneficio que le generaría informarse y votar bien en las próximas elecciones.

Por qué seguimos probando con recetas hiper fracasadas que, no solo no van a terminar con la inflación, sino que encima agregarán un obstáculo más al normal funcionamiento de la economía

Ocurre, sin embargo, que como su probabilidad de definir una elección es tan increíblemente baja, el beneficio que recibiría de informarse, ponderado por su probabilidad de éxito en las elecciones, es mucho más bajo que el de mantenerse en el error. Por lo tanto, es perfectamente racional para el votante perpetuar un pésimo entendimiento de cómo funciona la economía.

Lo curioso del caso es que Caplan escribe para una audiencia principalmente estadounidense, un país donde los controles de precios, tal como existen en Argentina, son un fenómeno extraño, por decir lo menos. Pero en Argentina parece que la irracionalidad racional tiene mucho para enseñarnos, y parece también que el sesgo anti-mercado es mucho más marcado que el de otras latitudes.

Si no es así, realmente no se explica por qué hace al menos 7 décadas que probamos bajar la inflación con la ridiculez de los precios máximos.

Últimas Noticias

Pánico en los mercados: fuerte caída del bitcoin y las principales critptomonedas

En las primeras horas del sábado la cripto más valiosa llegó a desplomarse más del 20% y caían todas las de mayor valor, tras una semana de temor por la variante omicron y la inflación.

Después de concurrir a la reunión anual de la Unión Interparlamentaria Europea, Qatar aprueba Ley contra el lavado y blanqueo de activos

Los narcotraficantes que sean detenidos en los estados del Golfo enfrentarán la pena de muerte y aquellos que faciliten su accionar recibirán penas de entre a 40 y 60 años de prisión efectiva

El PSG de Lionel Messi busca regresar al triunfo en la Ligue 1 en su visita al Lens: hora, TV y formaciones

Tras el empate sin goles frente al Niza, el cuadro parisino intentará sumar los tres puntos en el Stade Bollaert-Delelis para afianzarse como líder del torneo

El papa Francisco llegó a Grecia para una visita de dos días y medio

Tiene previsto pronunciar tres discursos, ante las autoridades, el arzobispo ortodoxo y representantes de la Iglesia católica. Es el primer viaje de un pontífice a la capital griega desde que lo hiciera Juan Pablo II en 2001

Roxana Kreimer: “En el caso de Lucio Dupuy, se adoptó un prejuicio sexista en favor de las madres”

“En la Justicia no debería haber una sola perspectiva de género”, dice la autora de “El Patriarcado no existe más”. “Acá se perjudicó a los varones, al padre y al tío del niño asesinado”, sostuvo en esta entrevista con Infobae
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR