Ocho de cada 10 nuevas empresas llegan apenas a los 2 años de vida

El diagnostico es simple, las soluciones no. Las preguntas finales ¿Queremos tener emprendedores? ¿Existe alguna alternativa para desarrollar un país? ¿Cómo generaremos trabajo sin nuevas empresas?

Sólo 3 de 10 startups llegan a los 8 años
Sólo 3 de 10 startups llegan a los 8 años

El 16 de abril homenajeamos a aquellas personas con espíritu emprendedor y visionario que se inicia con el desarrollo y ejecución de una idea de negocios. Ese día se celebró el Día Mundial del Emprendedor.

El origen de la palabra deriva del latín “in prendere” (tomar) y se utilizaba inicialmente para denominar a los aventureros y militares. En la lengua española la primera definición formal fue en 1732 bajo el “Diccionario de las Autoridades”: “Persona que determina hacer y ejecutar, con resolución y empeño, alguna operación considerable y ardua”.

¿Son importantes los emprendedores para una economía? La respuesta depende mucho de que tipo de economía se quiera tener. Si lo que se busca es una economía de mercado con empresas privadas para generar empleo e impuestos, entonces sí se necesitan emprendedores, pero para que existan hay que crear condiciones. Por ejemplo, es vital el respeto por la propiedad privada, desarrollo de mercado interno y externo para que los emprendedores puedan vender sus productos, acceso al crédito para poder invertir y hacer crecer los proyectos, leyes que faciliten la creación de empresas y las protejas de actitudes abusivas o especulativas, sobre todo de grandes corporaciones o el propio Estado, y un mercado laboral capacitado y flexible que permita la incorporación de colaboradores, pero sin ser rehenes de los juicios especulativos.

Si lo que se busca es una economía de mercado con empresas privadas para generar empleo e impuestos, entonces sí se necesitan emprendedores, pero para que existan hay que crear condiciones

En Argentina, muchos de estos requisitos se perdieron en los últimos años. El Global Entrepreneurship Monitor (GEM) es un consorcio sin fines de lucro de investigación académica que tiene como objetivo hacer que la información de alta calidad sobre la actividad emprendedora global. GEM es el estudio más grande de la actividad emprendedora en el mundo e investiga en más de 80 economías de todo el mundo.

Argentina supo ocupar los primeros lugares dentro del indicador como uno de los países mas emprendedores de Latinoamérica. Siempre fue difícil, pero Argentina podía decir con orgullo “somos un país emprendedor”. Pero la situación se fue degradando y hoy nuestros vecinos nos superan en casi todo.

El último informe realizado por GEM en Buenos Aires data de 2018. Los datos no eran buenos y sería lógico suponer que hoy son peores.

Observemos los resultados de un encuesta realizad a 2.000 personas de entre 18 y 64 años.

¿Conoce personalmente a alguien que ha comenzado un negocio en los últimos 2 años?

- Argentina: 36,9%

- América Latina: 43,26%

¿Considera que hay buenas oportunidades para comenzar un negocio en los próximos 6 meses?

- Argentina: 35,89%

- América Latina: 45,64%

¿Solo o con otros, espera comenzar un nuevo negocio, incluyendo cualquier tipo de autoempleo en los próximos 3 años?

- Argentina: 17,68%

- América Latina: 36,12%

¿Cree que en su país/región, la mayoría de la gente considera comenzar un nuevo negocio como una opción de carrera deseable?

- Argentina: 59,39%

- América Latina: 66,23%

Otros datos interesantes que recauda el estudio tiene que ver con las expectativas de aquellos que ya emprendieron y una vez mas la argentina no tiene buenos datos en relación con sus vecinos.

¿Esperan crear 19 o más puestos de trabajo en los próximos 5 años?

- Argentina: 0,27%

- América Latina: 1,45 %

El ministerio de la Producción realizo hasta 2018 un importantísimo trabajo llamado GPS de empresas que permitía obtener una clara radiografía del ecosistema empresario argentino. Los últimos datos de ese año arrojaron que 8 de cada 10 nuevas empresas llegan a los 2 años de vida, y sólo 3 de 10 llegan a los 8 años. Todo hace suponer que esto también empeoró en los últimos años producto de crisis y ahora la pandemia.

¿Puede argentina revertir ese contexto?

La respuesta es “si” pero para ello debe trabajar rápido en revertir lo que es la principal causa del por que emprender en argentina es casi un imposible.

- Disminuir la burocracia legal, laboral y financiera.

- Disminuir la competencia desleal e ilegal.

- Mejorar la competitividad y apertura internacional para poder vender en otros mercados.

- Eliminar toda restricción para importar y exportar.

- Garantizar la propiedad privada y la libre empresa.

- Estabilidad macroeconómica que permita poner foco en la estrategia.

- Disminuir la carga impositiva fomentando impuestos progresivos y no regresivos.

- Reformas laborales que protejan al empleado y al empresario con foco en el desarrollo de un mercado laboral más justo, con el objetivo de facilitar la contratación de personal.

- Fomento y desarrollo de capital emprendedor que acompañe el desarrollo del negocio.

El diagnostico es simple, las soluciones no. Las preguntas finales ¿Queremos tener emprendedores? ¿Existe alguna alternativa para desarrollar un país? ¿Cómo generaremos trabajo sin nuevas empresas?

¿Estamos a tiempo? Sí, pero el tiempo se agota.

SEGUIR LEYENDO: