Las Operaciones Especiales en las Fuerzas Armadas Argentinas

Constituyen la primera herramienta estratégica, versátil, económica y discreta alistada para intervenir ante cualquier crisis en cuestión de horas. Su alistamiento les permite estar disponibles mucho antes que fuerzas más pesadas para responder a cualquier requerimiento de los más altos niveles de la Conducción para proteger la Soberanía Nacional

Fuerzas especiales
Fuerzas especiales

Hablar de “Operaciones Especiales” despierta en el imaginario colectivo la idea de Rambos o guerreros de élite siempre listos para repartir muerte y destrucción al estilo de los videojuegos. Sin embargo, la realidad de los que integramos la comunidad de Operaciones Especiales (OOEE) es bastante más modesta. Ni somos una élite ni cultivamos el elitismo; cualquier hombre o mujer de las Fuerzas Armadas puede aspirar a integrar nuestra comunidad si poseen el perfil que les permita superar las exigencias de la selección y recibir un adiestramiento que los capacite para operar en diferentes ambientes geográficos, bajo cualquier condición meteorológica, hacerlos hábiles en el manejo de armas y equipos de combate especiales, habilitarlos en técnicas de paracaidismo, esquí, andinismo y buceo, adquirir técnicas de planeamiento, así como incrementar el fortalecimiento físico y psicológico para resistir esfuerzos extremos originados en la imposición de misiones de alta complejidad.

Haciendo un poco de historia y como muchas veces nos pasa a los argentinos, las primeras OOEE fueron fruto de la necesidad más que de la planificación. Así tenemos al General Güemes y a sus gauchos enfrentando a los realistas en Salta; las incursiones del General Arenales al Alto Perú; al Coronel Dorrego haciendo planes para sublevar a los “gaúchos” de Rio Grande do Sul durante la guerra contra el Brasil o a nuestros paisanos que hostigaban a la escuadra anglofrancesa luego de la Vuelta de Obligado generando las condiciones para derrotarlos en Angostura del Quebracho.

Esta improvisación dictada por la necesidad finalizó en 1952 con la creación de la unidad decana de Operaciones Especiales, la Agrupación Buzos Tácticos de la Armada Argentina. Más tarde se fueron creando otras unidades como ser los Comandos Anfibios de la Infantería de Marina (1966), El Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina (1981), las Compañías de Comandos 601, 602 y 603 del Ejército Argentino (1982). Con estas unidades, menos la 603 que no llego a cruzar, se fue a combatir a Malvinas donde, desde el mismo 2 de Abril con la muerte en combate del Capitán Giachino de la Agrupación de Comandos Anfibios, las Operaciones Especiales pagarían su tributo de sangre a la defensa de la Soberanía Nacional.

Una de las más importantes experiencias obtenidas de la guerra de Malvinas fue la necesidad del accionar conjunto, es decir, las tres fuerzas armadas operando sinérgicamente en lugar de cada una en forma independiente. En ese sentido, siendo que las Operaciones Especiales buscan afectar objetivos trascendentes para el nivel de conducción del cual dependen tanto en la paz, como en la crisis o conflicto armado, la acción militar conjunta se torna una necesidad imprescindible.

Con esta idea en mente el 28 de diciembre de 2017 se creó el Comando Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales (CCFOE), cuya misión es conducir las fuerzas de operaciones especiales durante situaciones de crisis y conflicto. Fuera de estas circunstancias, estas unidades pertenecen orgánicamente a cada una de las Fuerzas Armadas, a través de sus Comandantes de Adiestramiento y Alistamiento que aseguran su disponibilidad operativa y sostén.

Su valor estratégico

Estas Fuerzas realizan operaciones que emplean tácticas, técnicas, procedimientos y equipamiento especializado, son desarrolladas por personal militar altamente capacitado actuando con ocultamiento o encubrimiento, pueden recibir apoyo de residentes en el área de operaciones, se desarrollan en el nivel táctico para actuar sobre objetivos de alto valor en ambientes hostiles o políticamente sensibles en apoyo al esfuerzo estratégico o a las fuerzas convencionales desplegadas en un teatro de crisis o guerra, normalmente revisten alto riesgo, son reservadas y pueden tenerpropósitos letales, no letales o la obtención de inteligencia.

Acorde con este encuadramiento, el ámbito de empleo de las OOEE son los ambientes complejos, que están caracterizados por ser culturalmente sensibles, con fuerte impacto en la conducción estratégica, sujetos a riesgo de escalada de la crisis y dificultad de acceso impuesta por la geografía o fuerte presencia enemiga, en donde el empleo de los elementos más pesados y menos discretos de las FFAA podría ser contraproducente. En estos ambientes complejos es donde las Fuerzas de OOEE demuestran sus principales características de furtividad, versatilidad, discreción exigidas por el planeamiento y con el agregado de la sensibilidad que les permite interactuar con grupos humanos de distinta naturaleza.

Estas características tan particulares que las distinguen han determinado la existencia de algunos principios en la constitución de este tipo de fuerzas: el combatiente es más importante que la tecnología; privilegiar la calidad sobre la cantidad; los elementos de OOEE no pueden improvisarse durante una crisis; los integrantes de estas fuerzas no pueden producirse en masa y, por último, funcionan con el apoyo del resto de las Fuerzas Armadas y con el trabajo interagencial, en especial en operaciones humanitarias

Su doctrina

El desarrollo doctrinario orientado por la estrategia multicapa basada en el empleo no lineal del instrumento militar para restringir al máximo la capacidad de maniobra del oponente y someterlo a un constante nivel de desgaste que se traduzca en un costo inaceptable que lo haga desistir de sus objetivos, permite clasificar a las OOEE en:

“Acción Directa” que son el puño que golpea, “Operaciones Especiales de Obtención de Información” que buscan desentrañar los secretos del enemigo, “Operaciones con Fuerzas Locales” que buscan transformar los recursos del territorio invadido en poder de combate, como lo fue la Guerra Gaucha durante las Guerras de la Independencia, estas son los mosquitos molestos que impiden que el enemigo tenga un minuto de paz en su retaguardia de acuerdo al Art 4 del Tercer Convenio de Ginebra. Y por último, “Operaciones Humanitarias en Ambientes Complejos” como un abrazo de contención a las víctimas del conflicto armado o desastres naturales. Cabe destacar que dentro de estas operaciones se encuentra la protección de los ciudadanos argentinos en el exterior de acuerdo con el Art 5 Ley 23.554 (Defensa Nacional), siendo los medios de OOEE especialmente aptos para este cometido debido a su discreción y rápido alistamiento.

En esta última tipificación, las Operaciones Humanitarias aprovechan la versatilidad y el uso dual de las técnicas y equipos de las OOEE para hacer llegar ayuda humanitaria a poblaciones necesitadas. Pero lo fundamental en estas operaciones es el concepto de modularidad de las organizaciones y la capacidad de liderazgo de los miembros de la comunidad de OOEE para coordinar o apoyar medios de distintas fuerzas o distintas agencias estatales o de la sociedad civil. Prueba de ello es la participación de Fuerzas de Operaciones Especiales en la Campaña Sanitaria Fluvial desarrollada en las ciudades ribereñas del rio Paraná y Paraguay en 2019, y ya en 2020, durante la pandemia de Covid 19, en el marco de la operación Belgrano.

También en 2020 se planificó la Operación Yenú, concebida para asistir poblaciones aisladas por las fuertes nevadas y con capacidad para aerolanzar 10 toneladas de carga con la finalidad de sostener 1.500 personas durante una semana.

Su adiestramiento

El adiestramiento conjunto se materializa en el Curso Básico Conjunto de Formación de Comandos, un curso exigente del que egresa solo el 30% de los postulantes y el Curso Conjunto de Conducción de Operaciones Especiales, desarrollado en forma experimental desde el año pasado y dirigido a la conducción superior de OOEE.

Las ejercitaciones conjuntas son una fuente de lecciones aprendidas. El Ejercicio de Operaciones Especiales “Castor”, lleva ya nueve ediciones, las dos últimas con participación de países amigos en el marco de Operaciones de la ONU, y la del presente año enfocada a la protección de recursos naturales junto a países de la región.

Entre esas lecciones aprendidas y experiencias que mencionaba están la necesidad de contar con elementos de Aviación para OOEE, organizaciones logísticas de OOEE, el apoyo sanitario, el apoyo a las OOEE del personal perteneciente a las reservas, la interacción del Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos en la elaboración de Reglas de Empeñamiento y la necesidad de construir el “brazo no letal” de las OOEE a través de la organización de una unidad de Asuntos Civiles y Comunicación Social, conceptos estos últimos experimentados en Haití con una organización de OOEE ad hoc durante 2005 y considerados como un factor de éxito en Operaciones de Paz. Como decía Sun Tzu “Ganar cien victorias en cien batallas no es la culminación de la pericia. Someter al enemigo sin luchar es la excelencia suprema”

Su organización

Las lecciones aprendidas han determinado la organización para el adiestramiento y el despliegue inicial del Comando Conjunto de FOE con un Estado Mayor, una Fuerza de Tareas (FT) OOEE Aeroterrestre, una Fuerza de Tareas OOEE Aeronaval y una agrupación logística de OOEE.

La FT OOEE Aeroterrestre bajo el comando de la Agrupación Fuerza de Operaciones Especiales del Ejército Argentino, compuesta por Compañías de Comandos del Ejército Argentino, especializadas en acción directa y combate urbano, Fuerzas Especiales enfocadas en Operaciones con Fuerzas Locales, Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina especializado en rescate de pilotos, señalamiento de objetivos a sistemas de armas tierra aire y acción directa sobre sistemas aéreos enemigos en tierra.

La FT OOEE Aeronaval tiene como núcleo la División Fuerza de Operaciones Navales Especiales, dependiente del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada Argentina, está integrada por Buzos Tácticos especializados en la acción directa sobre objetivos a flote o en la playa y en la visita, registro y captura de buques en defensa de los recursos del Mar Argentino, Comandos Anfibios especialistas en la acción directa sobre objetivos en la costa, Comandos del Ejército Argentino y Buzos de Operaciones Especiales cuyo ámbito son las operaciones en aguas interiores, por ejemplo, nuestros ríos Paraná y Paraguay.

La Agrupación Logística de OOEE responsable de ejecutar Operaciones Especiales con la finalidad de abastecer a las FT OOEE en la profundidad del dispositivo enemigo y además evacuar a los heridos de estas a propio territorio. Su núcleo es la Compañía Apoyo OOEE del Ejército Argentino y los medios logísticos que le asigne la Estrategia Militar.

Somos fuerzas livianas, acostumbradas a la austeridad, económicas y discretas, llevando solo el equipo que entra en nuestras mochilas. Nuestras FFAA nunca serán muy numerosas, por eso, en el marco de la estrategia multicapa necesitamos un efecto multiplicador generado por fuerzas de pequeño tamaño, pero con una muy favorable relación costo beneficio, tanto por sus aptitudes psicofísicas por encima de la media, como por ser amigables con un entorno científico tecnológico cada vez más exigente y avanzado. Vivimos el presente con creciente optimismo, estamos recibiendo equipos de comunicaciones de última generación para establecer el sistema de Comando y Control del CCFOE de manera de proporcionar comunicaciones a todos los medios de OOEE de las tres Fuerzas Armadas. También hemos sido considerados para la provisión de equipos a través del Fondo de la Defensa Argentino (FONDEF) por lo cual esperamos en poco tiempo un sensible incremento de nuestras capacidades.

Las Operaciones Especiales constituyen la primera herramienta estratégica, versátil, económica y discreta alistada para intervenir ante cualquier crisis en cuestión de horas. Su alistamiento les permite estar disponibles mucho antes que fuerzas más pesadas para responder a cualquier requerimiento de los más altos niveles de la Conducción para proteger la Soberanía Nacional y promover el bienestar de nuestros compatriotas.

SEGUIR LEYENDO: