Las reservas brutas, un “buen” espejismo de la realidad

En los últimos 10 meses, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) emitió 8,9% de PBI

El BCRA alienta la firmeza de tasas para quitar presión al dólar.  (AFP)
El BCRA alienta la firmeza de tasas para quitar presión al dólar. (AFP)

Claramente, el Banco Central (BCRA) está enfrentando un gran desafió, similar al registrado en el 2018. La causa es la misma: fuerte desequilibrio fiscal (pandemia mediante), que se traduce en sustancial desequilibrio monetario. En efecto, esta vez la “salida” de pesos se canaliza en distintos canales como venta de reservas, aumento de brecha cambiaria, cobertura con bonos indexados, la acumulación de bienes importados de los consumidores, o de stocks de los productores.

En efecto, en los últimos 10 meses, el BCRA emitió 8,9% de PBI, quedando en la “calle” (en manos del sector privado) un 3,2% y absorbiéndose 5.7% del PBI en Pases y Leliqs (como contrapartida de fuerte aumento de los depósitos en el sistema Financiero).

Así, los pesos en manos del sector privado pasaron de 9% del PBI antes de noviembre-2019, a superar 16% del PBI en agosto-2020. Proceso que pesa sobre la evolución de las reservas de libre disponibilidad (que no informa el BCRA), que componen parte de las reservas brutas.

De hecho, mirando algunos números, el BCRA en las ultimas 31 ruedas hábiles (entre principios de julio y 14 de agosto) fue un vendedor neto de divisas al sector privado por USD 1310 millones, cuando las reservas brutas solo bajaron USD 119 millones.

¿Pero por qué caen tan poco? ¿Cómo se explica esta variación? Para entender con mayor claridad esta coyuntura, hay que entender que las reservas brutas se las divide en tres grandes conceptos:

1. SWAPS. Conceptualmente es “deuda” del BCRA contra otro Banco Central. Aquí prevalece el de China por USD 19.000 millones cuya característica es un acuerdo en yuanes, una moneda que se revalúo respecto del dólar. Contablemente, esto generó un alza de USD 189 millones, pero que no es “caja”.

2. Encaje en USD. Son los dólares por encajes y fondos no utilizados del sistema de argendólares de los bancos. Suman USD 11,2 mil millones, aumentando en el lapso definido USD 888 millones. Ello reflejó un alza de depósitos por USD 450 millones (que responden, básicamente, al cupo de USD 200) y USD 438 millones por cobros de créditos. Así visto, la suba de los depósitos responde al concepto fungibilidad y la caída del crédito privado lleva a una mejora de caja, pero que son del Sistema Financiero, aunque las informa en las reservas brutas del BCRA.

Miguel Pesce, presidente del BCRA (Presidencia)
Miguel Pesce, presidente del BCRA (Presidencia)

3. Reservas de Libre Disponibilidad. Son la “verdadera contrapartida” de los pesos que hay en la economía, alcanzan a unos USD 6.830 millones (monto que varía dependiendo de pasivos del BCRA). Según nuestros cálculos, estas cayeron unos 1.190 millones, por tres diferentes conceptos. El primero por ventas al Sector Privado (USD 200, etc) por USD 1.310 millones; segundo por operaciones del Gobierno (pagos intereses a organismos internacionales) por USD 434 millones; y por último, otros conceptos como el resultado de inversiones del BCRA que reflejan ganancias realizables y revaluación tenencias (oro), por unos USD 548 millones.

Los dos primeros conceptos tienen efectos de caja que hacia delante claramente serán negativos (o hasta que se corten los USD 200 por persona) e inexorablemente bajarán las reservas de libre disponibilidad. Mientras que el concepto “Otros” es positivo e “inflan” las reservas brutas, junto a la revaluación del SWAP.

En conclusión, el BCRA “esta fuerte en reservas” pero son un espejismo ya que sacándole el swap de China y los dólares del sistema financiero, le quedan al BCRA solamente unos USD 6.800 millones, para enfrentar una Base Monetaria Amplia (BM + Leliqs) que en agosto es equivalente a USD 65.400 millones. En concreto, una relación de 9.5 veces que aumentará hacia el adelante por caída de reservas de libre disponibilidad y aumento de pesos.

Visto en este sentido, las reservas brutas son un buen espejismo que “hay mucha liquidez”, pero en forma de un oasis cada vez menor.

El autor es economista en Jefe de PPI

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos