En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) conviven más de 15 millones de habitantes que realizan 22 millones de viajes por día. El 59% de esos traslados se realiza en transporte público; 42%, en colectivo; 6%, en ferrocarril y 4%, en subte.

Mientras tanto, en la CABA habitan alrededor de tres millones de personas que generan ocho millones de viajes diarios; 80,5%, en transporte público (57,5%, en colectivo; 18%, en subte; 4%, en taxi y 1%, en ferrocarril). Los viajes en la CABA no se explican solo con sus habitantes. Todos los días hábiles ingresan y egresan alrededor de 2.950.000 personas de los municipios del AMBA. De ese total, el 55% viaja en transporte público y el 45% restante, en auto.

La integración de los distintos medios de transporte o integración multimodal es una línea de acción que puede mejorar la calidad de los viajes en el AMBA. El boleto multimodal, implementado en 2018, es un esfuerzo en ese sentido, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Las políticas deben alentar el uso del transporte público en detrimento del privado y esto, muchas veces, no sucede. Por ejemplo, las inmediaciones de las estaciones ferroviarias de los municipios bonaerenses no cuentan con estacionamientos que incentiven al usuario a dejar su auto para viajar hacia la CABA. Por el contrario, se privilegia el uso comercial del espacio público, poniéndole una barrera a la integración multimodal.

w. Muchas veces, el pasajero que debe tomar otro medio de transporte, además de la línea municipal, no lo encuentra dentro del municipio sino en uno vecino. Esta situación lo obliga a realizar más trasbordos o un viaje más largo que lo que necesitaría si contara con algún servicio local que traspusiera los límites municipales.

La definición de proyectos que puedan ampliar, agilizar y mejorar el movimiento intermodal de pasajeros en el AMBA, eliminando las barreras a la integración multimodal y aprovechando la tecnología (con la provisión, por ejemplo, de una plataforma única que permita planificar un viaje de origen a destino), requiere de una instancia institucional donde pudieran converger los principales actores involucrados. La Agencia de Transporte Metropolitano ya existe pero no funciona en los términos que debería hacerlo.

La planificación del transporte debe realizarse desde la Agencia con participación de todos niveles de gobierno (nación, provincia, CABA y municipios), orientada a la mejora en la calidad y tiempo de los 22 millones viajes que los metrobonaerenses realizamos diariamente.

El autor es especialista de Fundación Metropolitana y ex director nacional de Planificación y Coordinación del Transporte.