Un ganadero, que encontró por casualidad un cálculo biliar de cerdo, se convertirá en muy poco tiempo en millonario después de que un grupo de expertos valorara el "objeto" en 565.000 euros (640.000 dólares).

La "piedra" extremadamente rara, conocida como bezoar, es una masa compuesta de pelo y otros materiales indigeribles, que generalmente se encuentran en el sistema gastrointestinal de un animal. Casi igualita que la bola peluda del gato con botas. Los practicantes de la medicina tradicional china los llaman "tesoro de cerdo" y creen que los productos hechos con bezoar pueden eliminar las toxinas más peligrosas del cuerpo humano, convirtiéndolo en una sustancia rara y muy valiosa.

El aldeano Bo Chunlou, de 51 años, localizó el bezoar, de diez centímetros de largo y seis centímetros de ancho, cuando mató a una cerda de ocho años, en su granja de Rizhao, en la provincia oriental de Shandong (China). El animal tenía el gran cálculo biliar dentro de su vesícula y algunos vecinos le dijeron que la "piedra" podría tener un gran valor.

Al principio dudó y su hijo Bo Mingxue, de 26 años, finalmente viajó a Shanghái para que unos expertos examinaran "la joya peluda". Tras un largo proceso de investigación, que costó a Mr. Bezoar algo más de
5.000 euros (una pequeña fortuna), por fin llegó la ansiada valoración que casi produce un síncope en Chunlou cuando le comunicaron que el "objeto de deseo" podía alcanzar en el mercado una cifra por encima de los 500.000 euros. Bo, que ahora tiene un certificado de autenticidad en su bolsillo, pretende subastar el bezoar con un precio de salida de 125.000 euros.