Aunque los niños y niñas cambian muchísimo con el tiempo, la huella genética de sus padres siempre estará presente. Los pequeños de 3 años pueden lucir completamente diferente a los 10, y no sólo debido al paso natural del tiempo, sino porque la carga hereditaria que tienen simplemente los va haciendo mutar físicamente. Es común ver cómo un bebé se parece más a la madre y luego, al crecer, va pareciéndose más al padre, o viceversa. Algo así ha ocurrido con Shiloh Pitt-Jolie, la hija del actor Brad Pitt y la actriz Angelina Jolie.

Hemos sabido que Shiloh, cuyo sexo al momento de nacer fue declarado femenino por los médicos, ha comenzado a sentirse más bien hombre con el paso del tiempo. Hoy se viste y corta el cabello de esa manera, cosa que sus padres han apoyado intensamente.

A continuación, algunas fotografías que demuestran el increíble parecido con su padre. Realmente un nuevo galán en mira al futuro.