Gabriela Jirackova tiene 18 años y es oriunda de Praga, República Checa. Actualmente utiliza el dinero de sus padres para pagar los rellenos labiales, las extensiones de cabello y el maquillaje permanente que le da la apariencia de muñeca viviente.

La adolescente, que comenzó la transformación cuando tenía solo 16 años, pasó por primera vez por el quirófano para que sus senos de talla C aumentaran a un G con un procedimiento que costó 4,500 dólares.

Aseguró que ahora tiene planeadas más operaciones que incluyen nuevos implantes, extirpación de costillas e incluso implantes mamarios más grandes para obtener el cuerpo de sus sueños.

Gabriela Jirackova está inspirada en otras "muñecas vivientes" de alto perfil y por Barbies reales, y cuenta con una colección de unas 300 muñecas diferentes.

"Cuando vi las Barbies de la vida real, pensé que era algo para mí. Siempre quise destacar y pensé que esto me agradaría. No creo en una apariencia natural. Creo que hoy casi no hay nada natural", expresó.

Gabriela Jirackova tuvo su primer trabajo en septiembre del año pasado y dice que ahora está lista para ostentar sus últimos atributos físicos.

Aunque no todos están a favor de su lujoso estilo de vida y sus atuendos extravagantes, Gabriela insiste en que es una "modelo positiva" y nunca ha obligado a sus admiradores a reproducir su imagen de Barbie.