Una “visión” durante la gran inundación de La Plata la convirtió en autora de novelas románticas y ahora Florencia Bonelli prologa su libro

Valeria Naya es autora de “Norte”, una historia de amor que ideó después de ayudar a sus padres a sacar el agua que los había tapado durante doce horas. Creció rodeada de las obras de Jane Austen y Agatha Christie.

Valeria Naya es docente de Letras. "La literatura fue la luz en mi camino", dice, sobre lo difícil de salir de situaciones traumáticas en el aula.
Valeria Naya es docente de Letras. "La literatura fue la luz en mi camino", dice, sobre lo difícil de salir de situaciones traumáticas en el aula.

Hace varios años que se viene sepultando esa vieja creencia de que las novelas románticas e históricas son únicamente para adultos. Durante la adolescencia, muchas jóvenes lectoras descubren a Jane Austen y se deslumbran con Mr. Darcy, por lo que comienzan a recorrer el camino literario de buscar libros similares, sin importar la fecha de publicación ni la época en que se desarrolla la trama romántica. El eje central está en esas historias de romance que parecen existir solo en la ficción, con diálogos corteses y decisiones políticamente correctas mezcladas con impulsos que provocan suspiros en las lectoras.

Con el estreno de la serie televisiva Outlander (2014), los libros de Diana Gabaldon, publicados por el sello editorial Salamandra, atravesaron fronteras y edades. Al leerlos no solo aprendemos de la antigua Escocia, con sus luchas sociales, sino que además vivimos el amor de Claire y Jaime que atraviesa el tiempo, el espacio, y reúne a miles de mujeres y adolescentes alrededor del mundo que debaten los libros y las temporadas de esta serie.

Y si tengo que mencionar otro fenómeno mundial, es muy claro que la familia Bridgerton viene dando mucho que hablar. Los libros de Julia Quinn cada vez son más y el universo de los Bridgerton no deja de extenderse. La serie original de Netflix tampoco: los productores ya trabajan en la tercera temporada, que saldrá el próximo año, y es una de las más vistas a nivel mundial.

El género romántico, como muchos géneros literarios, es muy amplio. La editorial V&R tiene un sello particular llamado VeRa que publica historias románticas que logran captar la atención no solo de las lectoras asiduas de este género, sino también de los lectores juveniles. Es que los lectores son curiosos. Y cuando descubren una editorial luego empiezan a investigar los sellos que posee. Así es como llegamos, a través de las redes sociales, al anuncio de que VeRa lanzó en el 2021 el certamen Lidia María Riba en honor a la editora, escritora y autora de Un regalo para Madre, Eres el hombre de mi vida y Para mi hija que ha crecido, entre otros libros.

infobae


Valeria Naya fue galardonada como la primera ganadora del certamen que tuvo un evento especial en la Feria del Libro de Buenos Aires, en mayo de este año. Norte, su novela, narra la historia de Emma y David. Ella es una mujer divorciada que decide dejar la Argentina y mudarse a España con su hijo en busca de un cambio de vida. El divorcio, el desamor y los años están pasándole factura a esta mujer que creía tener un vida perfecta pero a la que una infidelidad la hace replantearse muchas cosas.

Tomarse un vuelo a Madrid, para ella, no es un escape. Es la oportunidad de empezar a escribir nuevos capítulos en su vida. Sin imaginar que el cambio de país iba a hacerla desarrollar aún más sus amistades y ver otra faceta de su sexualidad. Por otro lado, David es el complemento en esta historia: nos da acción, misterio y un toque policial. Su trabajo en una investigación hará que se conozca casi por casualidad con Emma.

Aquí es cuando veremos a David también replantearse su día a día: sus años en soledad y su vida amorosa sin ataduras ya que la atracción de ambos adultos es espontánea. Norte es una historia de autodescubrimiento, sin importar la edad, que muestra la relación de los personajes con sus hijos, sus amistades y sus intereses amorosos y sexuales. Muestra que el amor no tiene edad y que esto a su vez permite comprender que se puede amar con mucha intensidad incluso en aquellos momentos en donde uno siente que ha perdido ese derecho.

Infobae Leamos pudo hablar con Naya sobre el libro, sus inicios como lectora y escritora, y también sobre cómo fue el proceso de participar en el certamen que la reconoció.

-¿Cómo fueron tus inicios como lectora y cuál fue el libro que te convirtió en fan de la novela romántica?

-Yo tenía 10 u 11 años cuando empecé a leer por fuera de lo que me pedían en la escuela, empecé con lo policial, con Agatha Christie. Leí toda su colección en un verano y empecé a escribir, con una máquina de escribir, mis propios casos policiales con una protagonista que había inventado: eran casos malísimos. Años después, empecé la facultad y me hizo dejar ese tipo de textos. La facultad de humanidades de La Plata, y específicamente la carrera de Letras, tiene un parámetro distinto de cuáles son los buenos géneros y hay un prejuicio con la novela romántica, salvo que sean de escritoras inglesas, como Jane Austen. Fuera de eso no lo consideran buena literatura y un poco la terminé abandonando por la facultad. Cuando me vuelvo a encontrar con este género, ahí me hago fan de la literatura romántica histórica y empiezo a leer a Florencia Bonelli. A partir de eso, empiezo a conocer un montón de autoras argentinas que escriben romántica histórica y también contemporánea.

-¿Cuándo fue el momento en que decidiste empezar a escribir historias de romance?

-Yo venía de una crisis muy grande con mi trabajo. Soy docente y, sobre todo en la Provincia de Buenos Aires, hemos vivido un montón de situaciones fuertes. Me ha tocado vivir situaciones de agresión y de amenazas con arma dentro del aula y estas cosas me sacaron del trabajo en el aula durante un tiempo. Empecé a leer más, la literatura fue el camino a la luz, estaba en la oscuridad y la literatura romántica me sacó a la luz. Y en un punto, luego de haber leído tanto, dije: “¿Por qué no puedo escribir yo mi propia historia de amor?”. En ese momento ocurrió la gran inundación en La Plata, en el 2013, que fue histórica: sigue siendo una herida abierta para todos los platenses. Mientras estaba en la casa de mis papás, que estuvieron doce horas bajo del agua, estaba ayudando a sacar ese agua y los muebles para secarlos. Hubo un momento en el que sacando esa agua que parecía más un petróleo, se me vino una imagen de dos manos agarrándose, salvándose, y me dije a mí misma que esa imagen era buena para comenzar a escribir una historia. Cuando terminé de ayudar esa noche me senté a escribir esa historia que fui pensando en el correr del día, para que no se me olvide. De un tirón escribí los primeros tres capítulos. Esa fue mi primera novela, que se llama Alma. Ciudad de tempestades. Me llevó tres años escribirla porque investigué varias situaciones que estaban detrás de la inundación. A partir de esta publicación empecé a participar en diferentes certámenes y también en antologías.

Florencia Bonelli, la autora de novela romántica más exitosa de la Argentina, escribió el prólogo de "Norte" a pedido de Naya.
Florencia Bonelli, la autora de novela romántica más exitosa de la Argentina, escribió el prólogo de "Norte" a pedido de Naya.

-¿Cómo nació “Norte”?

-Durante la pandemia hice cursos de escritura creativa que me ayudaron mucho a trabajar en la extensión de mis historias, lo que era mi punto débil. Entonces me animé a comenzar a escribir una novela histórica. Hice todo el punteo, capítulo por capítulo, y arranqué a trabajar en el prólogo y en los primeros cinco capítulos. Esto me llevó mucho tiempo porque la histórica requiere un gran proceso de investigación, desde el lenguaje que se utilizaba en esa época hasta cómo era la vestimenta, en especial porque yo suelo escribir novelas eróticas y la ropa es muy importante. En medio de este proceso me surgió una imagen, tal como había pasado con la inundación de La Plata, de un avión que se iba y el cartel de “Madrid”. Y ahí me doy cuenta que no era momento de seguir trabajando en la novela histórica, sino en esta otra, y a medida que se me iban ocurriendo cosas las iba poniendo en un archivo con un punteo nuevo. Es la mejor manera de organizar la escritura, pero luego estoy días armando el punteo para finalmente no seguirlo, porque a mí me llevan los personajes. Ellos me van diciendo por dónde ir y esta historia me fluía de manera más rápida, como si estuviera surfeando olas. Así que decidí dejar la escritura de la novela histórica y avanzar con esta nueva idea.

-¿Cómo viviste el anuncio del premio que recibiste y el proceso de edición?

-Cuando me llamaron para anunciarme que había quedado entre las finalistas, yo ya sentía que estaba tocando el cielo. Ahí me dijeron que el anuncio iba a ser en una gala que se iba a llevar a cabo en la Feria del Libro. Dos días antes del evento me siento mal, me voy a hisopar, y doy positivo de COVID. Había una participante en Paraguay y otra en México, por lo que la editorial ofreció hacer una videollamada. El día de la gala yo estaba muy nerviosa y para colmo la conexión de la Feria era muy mala. En un momento se produce un corte en el vivo, justo cuando iban a anunciar al ganador, y cuando vuelve ya estaban aplaudiendo pero yo no había llegado a ver nada. Cuando ponen en el chat que la novela ganadora era Norte empiezo a gritar en mi casa. Lo gracioso fue el delay entre que la gente en la Feria empieza a aplaudir y yo tomo noción de que soy la ganadora: pasaron varios segundos en donde yo estaba con cara de nada. Enseguida nos pusimos a trabajar con la editorial en el manuscrito. El prólogo de Florencia Bonelli fue idea de las chicas de VeRa Romántica. Cuando le pregunté me dijo que sí de una, que iba a ser un honor escribir el prólogo. Y yo casi me muero. Me comí los codos hasta que me lo mandó.

Jane Austen, una eterna referente del género romántico a través de obras como "Orgullo y prejuicio". (Getty Images)
Jane Austen, una eterna referente del género romántico a través de obras como "Orgullo y prejuicio". (Getty Images)

“Norte” (fragmento)

Emma disfrutaba su primer domingo de franco. Se bañó y se sentó en la terraza con una taza de café entre las manos y su frazada de polar preferida rodeándole la espalda. Las pantuflas de peluche mullido que amaba cerraban la perfección de ese día.

Había cumplido con toda la semana de trabajo y con cada pedido de Raquel. Estaba claro que esa mujer no estaba feliz de tenerla en sus filas y buscaba preparaciones complejas para ponerla a prueba. Emma dudó de todas sus decisiones, pensó que ese no se convertiría en su lugar en el mundo después de todo, sentía que se había equivocado al mudarse. Luego habló con sus hijos y su amiga, y todos la animaron. Estar en un país nuevo, siendo inmigrante, no iba a ser fácil, seguro iba a encontrar gente que no la iba a recibir con los brazos abiertos. En ese momento, dos rostros aparecieron en su mente: Raquel y la mujer horrenda que le había gritado.

Sus hijos, sobre todo Gerónimo, le habían hablado con honestidad. Él se había enfrentado a muchas situaciones parecidas. Muchas personas, en los países que recibían inmigrantes, se dividían entre recibirlos con los bazos abiertos y rechazarlos. Podían verlos como ayuda o como amenaza.

-Eres una mujer fuerte, mamá. No dudes de ti, no dudes de tus decisiones. Puedes hacer frente a todo esto; si yo pude, tú, que eres mucho más fuerte que yo, también podrás.

Su hijo había hablado con la franqueza acostumbrada. Además, tenía razón: si ella había atravesado situaciones mucho más difíciles, ¿cómo no superar a una jefa malintencionada? La otra situación ni siquiera podía ponerla en la lista; por otro lado, la mujer no había vuelto a aparecer. Las otras personas con las que convivía habían sido amables, abiertas, cariñosas. No, no debía dudar. Era Virgo, tenía los pies sobre la tierra, veía lo bueno y lo malo en cada situación, y actuaba en consecuencia.

Quién es Valeria Naya

♦ Es profesora de Letras recibida en la Universidad Nacional de La Plata.

♦ Es una de las administradoras de un grupo de lectoras de Florencia Bonelli, con quienes coordina lecturas y debates de sus libros y de otras escritoras del género romántico.

♦ Es autora de Alma. Ciudad de tempestades y Paulo, laberinto de pasiones. Además, participó en las antologías 14 corazones a través del tiempo (2019), Viajeras (2020), 13 relatos de amor y desamor (2022).


Seguir leyendo:


Últimas Noticias

La comparación de Aníbal Fernández entre Argentina campeona en Qatar y la reelección del FdT: “Las dos cosas son fáciles”

El Ministro de Seguridad confía en que el oficialismo llegará “unido” a 2023, pero reclamó que el Presidente y Cristina Kirchner salden sus diferencias. Se opone a la mesa política que reclama La Cámpora y señaló que en algunos casos el debate interno “es mala leche”

Crece la construcción en las esquinas de Buenos Aires: hay más de 1.200 obras en desarrollo

Suman inversiones por unos USD 2.250 millones y totalizan cerca de 15.000 viviendas que se estrenarán entre el segundo semestre de 2023 e inicios de 2024

Quién es el argentino detrás uno de los 100 libros del año elegidos por The New York Times

Hernán Díaz fue el primer argentino en ser finalista del premio Pulitzer por su primera novela. “Trust”, su nuevo trabajo, no solo fue destacado por el reconocido medio estadounidense, sino que además fue nominado al prestigioso Booker Prize y será adaptado a la pantalla chica por HBO en una miniserie protagonizada por Kate Winslet.

Sylvia Molloy cuenta cómo los animales definieron su identidad en un adelanto exclusivo de su libro póstumo

A meses de su muerte, “Animalia” reúne textos inéditos de la pionera argentina de los derechos LGBT+ y la autoficción en un libro que realza la importancia entre el vínculo de las personas con otras especies “para ser uno mismo”. Del deseo frustrado a tener una mascota en su infancia hasta los peculiares nombres en honor a grandes mujeres que la escritora elegía para sus gatas.

“En un mundo precarizado los libros no son prioridad”: empezó la FIL de Guadalajara y va en busca de nuevos lectores

Este sábado empezó la Feria del Libro más importante de habla hispana. La española Irene Vallejo y el argentino Alberto Manguel aseguraron que el atentado contra Salman Rushdie “es la demostración del peligro que significan los libros para los gobiernos religiosos”.
MAS NOTICIAS