Virtuality Festival 2023: por qué es importante entender cómo funcionan y para qué sirven las tecnologías de la nueva realidad

Ayer se vivió la última jornada de la experiencia tecnológica más importante de América Latina que propone vivir en primera persona las nuevas realidades para poder comprenderlas. En esta nota, los detalles de todo el evento

Compartir
Compartir articulo
Experiencias de realidad virtual, aumentada, mixta e inmersiva en la feria de tecnología más grande de América Latina (Matías Arbotto)
Experiencias de realidad virtual, aumentada, mixta e inmersiva en la feria de tecnología más grande de América Latina (Matías Arbotto)

Este último fin de semana, se llevó a cabo la quinta edición de la ya icónica Virtuality Festival, el encuentro de nuevas realidades que año a año se supera a sí misma. Durante tres días casi 20.000 personas pasaron por el pabellón Ocre de La Rural para experimentar en primera persona las dimensiones de la nueva realidad.

Declarada de interés científico y tecnológico por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Virtuality es un lugar donde, además de divertirse por lo lúdico de la propuesta, se puede entender en primera persona el rol que ya tienen las tecnologías inmersivas y cuáles son las perspectivas del futuro.

Se llevó a cabo el Virtuality Festival: simuladores, cascos de realidad virtual para viajar a diferentes metaversos, hologramas, criptografía y arte son tan solo algunas de las experiencias de la nueva realidad que ofrece.

Más allá de la certeza de los especialistas en el rol que las tecnologías inmersivas están teniendo en el desarrollo de las sociedades, hubo un hecho que cambió todo. “Jamás imaginamos que la pandemia aceleraría tanto los procesos. Al mismo tiempo que esto ocurría, sucedían otros fenómenos como las criptomonedas, los NFTs y otros factores que derivarían en lo que hoy es el metaverso”, afirmó Julien Brun, fundador de Virtuality.

Estos cambios y la necesidad de contar y entender todo lo que está pasando, transformó al Festival en el mayor evento de tecnologías inmersivas de la región, obteniendo un nuevo récord. El Festival contó con más de 150 cascos de realidad virtual Oculus Quest 2, los más nuevos del mercado, que le permitieron ofrecer a todos los visitantes grandes experiencias de realidad virtual, aumentada, mixta e inmersiva.

Amigos compartiendo la quinta edición de Virtuality Festival (Matías Arbotto)
Amigos compartiendo la quinta edición de Virtuality Festival (Matías Arbotto)

Metahumanos

El espacio de Realidad 360 les permitió a los visitantes experimentar ser un metahumano dentro del metaverso. Un traje con sensores que toman cada movimiento que hace la persona que lo viste y permite abstenerse de usar un joystick. De esta manera las acciones y movimientos de quien los realiza son transmitidos en tiempo real al escenario del metaverso.

Esta tecnología es una de las que permite que ya se puedan realizar, por ejemplo, encuentros sensoriales de forma virtual y en tiempo real.

Además, el stand de la compañía Zenta ofreció la oportunidad de jugar un partido de fútbol y patear penales en el metaverso, con tan solo ponerse el casco y sensores en los tobillos.

Infobae estuvo presente en la quinta edición de Virtuality Festival con una experiencia de  para ver noticias en el metaverso (Matías Arbotto)
Infobae estuvo presente en la quinta edición de Virtuality Festival con una experiencia de para ver noticias en el metaverso (Matías Arbotto)

Pisar Malvinas

Una experiencia desarrollada por la UNSAM (Universidad Nacional de San Martín), en cabeza de Federico Ledesma, estudiante de la Tecnicatura en Animación 3D y Efectos Visuales.

El viaje por este metaverso, comienza cuando el visitante se coloca el Oculus 2. Una voz en off guía la travesía por las Islas Malvinas pudiendo elegir entre distintos recorridos y escenarios que incluyen la posibilidad de encontrarse con elementos de la guerra. Se trata de una experiencia inmersiva de aprendizaje para generar un vínculo de esta temática con las nuevas generaciones.

Desde la Universidad cuentan que el sonido del viento fue grabado en las Islas, mientras el entorno fue construido a través de animación en 3D en conjunto con imágenes satelitales, mapa de alturas y fotos que permitieron recrear la iluminación y las texturas.

Arte NFT (Matías Arbotto)
Arte NFT (Matías Arbotto)

San Juan en modo inmersivo

A lo largo del recorrido por el pabellón que alojó este año a Virtuality Fest se podía ver una gran carpa blanca, al estilo iglú. Esta parada era la oportunidad de tener una experiencia inmersiva audiovisual de 360 grados.

Unos sillones estilo puff invitaban a tomarse 10 minutos para relajarse, elegir para que lado mirar y adentrarse en una travesía por las maravillas naturales que ofrece la provincia de San Juan, como su flora y fauna, el Valle de la luna, los viñedos y sus increíbles represas naturales.

Para conocer más sobre Virtuality Festival se puede visitar su sitio web.