El diseño ganador para la nueva torre de control del aeropuerto de Estambul. Aecom/Pininfarina 162
El diseño ganador para la nueva torre de control del aeropuerto de Estambul. Aecom/Pininfarina 162

Además de ser lugares de transición entre un país y otro, los aeropuertos son enormes lugares que muchas veces, se convierten en un espacio donde uno tiene que pasar desde un par de horas hasta quizás un día para poder llegar hacia otro destino.

Se podría pensar que en ciertas ocasiones los aeropuertos se convierten en una especie de hogar por la cantidad de horas que un pasajero debe pasar allí dentro. Es por eso que, además de que, década tras década, aumenta el número de personas que viajan en avión alrededor del mundo, los encargados de diseñar y pensar este espacio tratan de ofrecer cada vez, más comodidades y servicios para que el pasajero pueda estar lo más relajado posible.

Así, se pueden encontrar grandes cadenas de comida, sillones y lugares donde las personas se pueden recostar, spa y hasta museo con obras de arte y shoppings para que las personas puedan recorrer. El caso del aeropuerto de Estambul es emblemático. Siendo uno de los proyectos más grandes de la aviación turca, está en camino a convertirse en el centro internacional más grande del mundo una vez que esté terminado -sin embargo, su inauguración se concretó una año atrás-.

Dentro de su primer año, el aeropuerto de Estambul atendió a un promedio de 210 mil pasajeros por día

Con una extensión total de 54.000 m², hay 63 unidades en 34,000 m², incluidas 9 marcas internacionales y 22 nacionales.

El aeropuerto cuenta con una amplia gama de opciones que van desde sabores tradicionales hasta tendencias modernas. Yotel, el hotel terminal más grande del mundo, también está ubicado en el aeropuerto de Estambul, logrando tasas de ocupación del 100%.

Además de sus lujos, tiene la misión no sólo de convertirse en punto de atracción hacia la capital turca y el país en general, sino también para toda la región y el mundo entero, teniendo en cuenta que tiene una ubicación estratégica entre dos continentes - se convirtió en el centro neurálgico más grande de la región por su ubicación estratégica entre Oriente y Occidente-.

Desde la inauguración del aeropuerto, el día 29 de octubre de 2018, que se realizó en el marco del 85 aniversario de la fundación de la República de Turquía y con la presencia de importantes autoridades nacionales y de Turkish Airlines, aerolínea de bandera nacional, el aeropuerto contribuyó significativamente en la economía turca, impulsando el sector de la construcción durante 42 meses hasta finalizar el proyecto. El aeropuerto registró un total de 41.088.868 pasajeros, 256 mil vuelos, 28.017.784 de equipaje y 855.259 toneladas de carga trasladados.

Además de ser la aerolínea que vuela a más destinos internacionales que ninguna otra en el mundo, Turkish Airlines cuenta con su nuevo centro de operaciones en el aeropuerto de Estambul logrando llevar su servicio de excelencia a un nuevo nivel, con el incremento de la capacidad de su red y oportunidades de nuevas rutas y horarios.

Para aprovechar y descansar, la aerolínea cuenta con 5 exclusivos Lounges para sus pasajeros, destinados a aquellos que vuelen en Business Class, formen parte del programa Miles & Smiles Elite en las categorías Plus y Elite, aquellos pasajeros de Star Alliance Gold y de Corporate Club.

En el caso del Turkish Airlines Business Lounge cuenta con 5600 m2, una capacidad para 765 personas y cuenta con 13 suites privadas con baño y duchas, una amplia oferta gastronómica, sección de TV y videojuegos, una sala de cine, simulador de golf, salas de reuniones y de oración; espacio de juegos para niños, entre otras atracciones

Con el fin de ofrecer una experiencia inigualable, la aerolínea se asoció con el Museo de Arte Moderno de Estambul y ha fusionado su sala VIP con un museo de 130 m2 para que sus pasajeros disfruten de una selecta colección artística entre vuelos

Las 4 fases

El megaproyecto se lanzó en cuatro fases. La fase final se completará en 2028, cuando se convierta en el aeropuerto más grande del mundo con una recepción de 200 millones de pasajeros por año.

En total, el complejo ocupará un área de 76,5 km2, con seis pistas, cuatro terminales y 233 posiciones de estacionamiento de aviones, con capacidad para recibir hasta 200 millones de pasajeros al año con más de 500 mostradores de facturación y 225.000 empleados.

Al finalizar la fase final, el mayor centro de vuelos internacionales incorporará oficinas, residencias, hoteles, centros de salud, edificios de arte y cultura, centros comerciales, tiendas de diseñadores, un centro de convenciones EXPO e instalaciones para reuniones y capacitación en el lugar.

Actualmente, el área comercial libre de impuestos del aeropuerto de Estambul posee un 90% de ocupación, con la presencia de marcas globales de lujo.

La mudanza

Comenzando el viernes 5 de abril a las 03:00 (hora en Estambul), la operación final de mudanza se completó antes que el plan previsto de 45 horas. Para concluir con éxito el gran traslado, el aeropuerto de Atatürk y el aeropuerto de Estambul permanecieron cerrados para todos los vuelos comerciales programados entre las 2:00 y las 14:00 del 6 de abril (hora de Estambul).

Los equipos que fueron trasladados pesan unas 47.300 toneladas aproximadamente e incluyó desde aparatos de remolque de aeronaves que pesan 44 toneladas a materiales extremadamente sensibles, una suma total de 10 mil equipos que son semejantes a la carga de 5 mil camiones y cubriría un tamaño equivalente a 33 estadios de fútbol.