Expertos en finanzas aconsejan una sana regulación de las monedas virtuales (Getty)
Expertos en finanzas aconsejan una sana regulación de las monedas virtuales (Getty)

"Si un Banco Central emite una criptomoneda, la gente podría tener un depósito ahí en vez de tenerla en la moneda nacional, en una cuenta a la vista en un banco privado". Esa frase fue una de las usadas por el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, durante su discurso ayer en el marco de los paneles del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) como un ejemplo de las consecuencias negativas que podría generar la implementación por parte delos  gobiernos puede tener.

El universo de las "monedas virtuales" desarrolladas a través del uso de la tecnología del blockchain va a ser uno de los tópicos discutidos en las reuniones de esta semana entre ministros de Hacienda y jefes de Bancos Centrales.

La directora del FMI, Christine Lagarde, mencionó esas discusiones como unas de las más interesantes de la semana. Y si bien la mayoría de la gente relaciona el término criptomoneda con bitcoins, el universo total se expande a 736 tipos, aunque el bitcoin representa el 35%, de acuerdo a un informe del IIF.

Esas 736 variantes de monedas virtuales, aclara el informe publicado a principio de año, tienen una valuación de mercado de USD 403 mil millones. Con semejante nivel de flujo pasando a través de un canal que, como mencionó Sturzenegger "todavía sigue siendo utilizado para el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo", el rol de los países en su regulación es un tópico que progresivamente se discute más todos los días.

Sturzenegger, titular del Banco Central, en su discurso frente al IIF el día antes de las reuniones entre ministros de Hacienda y presidentes de Banco Centrales de G-20(Maximiliano Luna)
Sturzenegger, titular del Banco Central, en su discurso frente al IIF el día antes de las reuniones entre ministros de Hacienda y presidentes de Banco Centrales de G-20(Maximiliano Luna)

Preocupación de los reguladores monetarios

En simultáneo con el primer día de reuniones en el contexto del G-20, los paneles del IIF incluyeron la temática de la potencial regulación de las criptomonedas.

Mercina Tillemann-Dick, de la empresa Global Blockchain Business Council, pidió que se diferencie a blockchain de los activos que se usan a través de la tecnología. "Hay que pensar en blockchain como las vías y en los activos, como puede ser Bitcoin o Ethereum, como los vagones", comparó la ejecutiva.

Mercina Tillemann-Dick: “Hay que pensar en blockchain como las vías y en los activos, como puede ser Bitcoin o Ethereum, como los vagones”

La directora de operaciones del consejo privado que ayuda a desarrollar el entendimiento de la tecnología blockchain también explicó que es clave que cualquier tipo de estándar impuesto sea de alcance global y que se coopere de la misma forma.

Sylvie Goulard, vicegobernadora del Banco de Francia, coincidió en la necesidad de que las regulaciones que se desarrollen sean acordadas globalmente "para evitar situaciones de arbitraje entre países donde se aprovechen las distintas legislaciones entre países".

También explicó que, si bien aún no hay consenso respecto del método, el objetivo es una regulación no que priorice una tecnología sobre otras sino que garantice la seguridad de los actores financieros y los consumidores que las usen.

Criptomonedas públicas

Frente a la posibilidad de que los Bancos Centrales emitan sus propias criptomonedas, como mencionó Sturzenegger, Goulard explicó de forma graciosa que "ya hay suficientes problemas para los euros normales, no se si es necesario sumarle otra dimensión a eso".

En su discurso de ayer, el jefe de la entidad monetaria argentina explicó que la posibilidad de cada banco emitiendo su propia criptomoneda es "un paralelismo con lo que ocurría en el siglo 19 cuando los bancos emitían sus propias monedas, y ese debate se tardó 20 años en resolverse en Suecia, por ejemplo".

Goulard aclaró que aún no hay un consenso respecto de la posibilidad de que se produzcan estas monedas digitales ya que cada país tiene una situación distinta y que en varios países de la eurozona el uso de la moneda física no evoluciona a la misma velocidad.