El BCRA redujo los plazos de acreditación de pagos con tarjetas de crédito para las estaciones de servicio

Se trata de un viejo reclamo de las empresas, que pedían acortar los tiempos para mejorar su rentabilidad. Qué dice la nueva normativa

Compartir
Compartir articulo
Las empresas mantienen sus reclamos por los congelamientos de precios y las altas comisiones. Dpa
Las empresas mantienen sus reclamos por los congelamientos de precios y las altas comisiones. Dpa

El Directorio del Banco Central (BCRA) anunció la modificación en los plazos de acreditación de ventas realizadas con tarjeta de crédito en las estaciones de servicio. La medida, que forma parte de los acuerdos de precios, entrará en vigor a partir del 15 de octubre de este año.

Hasta la fecha, las estaciones de servicio, independientemente de su tamaño o titularidad, debían esperar ocho días hábiles para que se acreditara el importe de las ventas realizadas con tarjeta de crédito. Sin embargo, a partir de la fecha mencionada, el plazo se reducirá a cinco días para las estaciones de servicio que sean micro o pequeñas empresas o cuyo titular sea persona humana.

La reducción de los tiempos de acreditación será aplicada siempre que los comercios involucrados acepten los pagos mediante un adquirente. -entidad financiera que actúa como intermediario entre el comercio y los clientes-. En caso contrario, recibirán la acreditación a los ocho días.

Es importante tener en cuenta que esta modificación en los plazos de acreditación se aplica exclusivamente a las estaciones de servicio que cumplan con los criterios mencionados anteriormente. Para otros tipos de comercios, los plazos de acreditación de pagos con tarjeta de crédito seguirán siendo los establecidos en la Comunicación A 7305 del Banco Central.

Esto implica un plazo de acreditación de 8 días hábiles para las empresas que revisten la condición de micro o pequeña empresa y/o fueran personas humanas (salvo que encuadren en la actividad de “estaciones de servicio y bocas de expendio”); 10 días hábiles para aquellos categorizados como medianas empresas y aquellos cuya actividad fuera “servicio de alojamiento, turismo, gastronomía y/o salud” y 18 días hábiles para los demás casos.

Comisiones y precios

El acortamiento de los plazos de acreditación es un reclamo de larga data por parte de los estacioneros. Desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) impulsaron varios pedidos formales al Gobierno nacional pidiendo medidas que agilizaran los procesos, sobre todo dentro de un escenario de inflación creciente, que licúa sus ingresos.

Los estacioneros piden descongelar los precios en bocas de expendio.
Los estacioneros piden descongelar los precios en bocas de expendio.

En paralelo, las empresas pidieron una reducción de las comisiones que pagan por los servicios de cobro por tarjeta, Este último punto aún no tiene solución y sigue siendo un eje de reclamo por parte de los estacioneros. De hecho, a principios de año las estaciones nucleadas en Cecha amenazaron con dejar de recibir tarjetas de crédito, como medida de protesta por los altos costos y los largos plazos de acreditación.

El ex presidente de Cecha, Gabriel Bornoroni, explicó que las comisiones que cobran las empresas de cobro son demasiado altas para el negocio. “Las estaciones de servicio obtienen una ganancia bruta del 8%, que limpia de impuestos queda en un 2,5% neto. “Las emisoras de tarjetas de crédito se llevan el 1,5% sobre el monto total”, precisó.

Aunque no compiten directamente, los estacioneros locales señalaron que en países vecinos, como Brasil y Uruguay, la comisión que cobran las tarjetas es del 0,5% y la acreditación se concreta en un máximo de 48 horas.

Otro punto de reclamo hace referencia a los precios. Voceros de Cecha advirtieron que la gravedad de la crisis es un factor incuestionable. “Las estaciones de servicio se encuentran en una encrucijada caracterizada por el congelamiento de los precios en un contexto de inflación creciente, un índice de rentabilidad en declive y la amenaza inminente de escasez de combustibles”, advirtieron.

Cabe recordar, que el Gobierno nacional autorizó un aumento de 12,5% en los precios en boca de expendio luego de la devaluación de agosto, pero decidió no autorizar más incrementos hasta el 31% de octubre. En el medio, la inflación del octavo mes del año alcanzó el 12,4% y algunas consultoras estiman que septiembre también podría alcanzar un índice inflacionario de dos dígitos. A eso se suma la suba del tipo de cambio, producto de la devaluación.