Santiago Chamorro, presidente regional de General Motors: “Trabajamos con todo el sector para sortear las dificultades restrictivas del país”

El ejecutivo colombiano está a cargo del negocio de la automotriz estadounidense en Sudamérica. El contexto local y cuándo llegará al país el primer auto eléctrico de la compañía

Santiago Chamorro, presidente regional de General Motors para Sudamérica
Santiago Chamorro, presidente regional de General Motors para Sudamérica

Desde Detroit, EEUU - El Milford Proving Ground es el histórico campo de testeo de General Motors en el estado de Michigan, Estados Unidos, a pocos kilómetros de la ciudad de Detroit, la cuna de la industria automotriz estadounidense. El centro nació en 1924, tiene 1.600 hectáreas y más de 240 kilómetros de pistas donde se realizan todo tipo de pruebas a los autos que salen al mercado con la marcas de GM: Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac.

“Celular, por favor”, pide el guardia de seguridad, pega stickers en las cámaras y reitera que “no photos” adentro. Las fotos están prohibidas en todo el campo. No es para menos: en el traslado hacia una de los edificios del campus de prueba se pueden ver en las pistas, por ejemplo, la próxima pickup S10 o un camuflado y a medio terminar Celestiq, el nuevo ultra premium auto eléctrico de Cadillac que costará más de 200.000 dólares en EEUU.

Santiago Chamorro, el presidente regional de General Motors para Sudamérica desde agosto de 2021, está sentado en uno de los edificios del Milford Proving Ground rodeado de Corvettes, Hummers eléctricos –el último tiene 1.000 caballos de fuerza y agotó una preventa de 100.000 unidades en pocos días–, camionetas Silverado y otros modelos de la automotriz que fue líder en ventas en EEUU por más de 90 años... hasta que perdió el trono frente a la japonesa Toyota, el año pasado. En Detroit le echan la culpa de la caída a la escasez de microchips por la pandemia, pero juran que los números de la primera mitad del año ya los colocan otra vez como números uno.

“Estimamos, con planes en tiempos normales y sin medidas adicionales de restricción, que se duplique nuestra producción en Rosario asociada al mercado de exportación”

“Hay una nueva GM”, asegura el ejecutivo colombiano que trabajó para la empresa en su país, Estados Unidos y Brasil. La nueva GM tiene que ver con los autos eléctricos, hacia donde va de manera acelerada la marca de Chevys de potentes y ruidosos motores. Todas sus competidoras, las otras marcas importantes de la industria automotriz global, también lo están haciendo.

“Hasta 2040 queremos tener huella de carbono cero en todo nuestro proceso de fabricación, y en 2035 todos nuestros vehículos vendidos en el mercado americano serán eléctricos. América del Sur tiene una base baja, pero acelera muy rápido. Hoy tenemos al consumidor muy curioso con el tema y comprando en países como Colombia, Chile y Brasil”, destacó el ejecutivo en una charla de la que participaron Infobae y otros medios.

Chamorro no mencionó a la Argentina en su lista de países de la región que traducen el interés en compras. Aquí hay muy pocos modelos 100% eléctricos y si bien el sector de “autos ecológicos” creció casi 30% en la primera mitad del año, según la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), la mayoría de las ventas son híbridos (la estrategia de tener autos con los dos motores, de combustión y eléctrico, que funcionan de manera alternada). De 3.453 vehículos “verdes” que se vendieron en la primera mitad del año a nivel local, sólo 82 fueron 100% eléctricos.

Si bien hay más modelos que van llegando al país, el costo de los mismos, el despliegue y la inversión en infraestructura para recargar las baterías en un territorio de la extensión de la Argentina y las tensiones económicas que no dan tregua, son algunos de los desafíos centrales para el incipiente sector. En ese contexto, y sin fecha exacta aún, GM promete traer el año que viene al país su modelo Bolt EUV.

¿Cómo ve a la Argentina?

— El mundo está agitado por estos días, con presiones y shocks de demanda y oferta. A su vez, hay un shock mundial ahora, con el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Eso ha llevado a que los commodities y los materiales aumenten de precio y a colapsos importantes en materia logística. Hay procesos inflacionarios en el mundo que acompañan con aumentos de tasas de interés para intentar controlar las inflaciones. Toda la coyuntura es desafiante. En cuanto al mercado argentino, encontramos un ambiente con desafíos en el corto plazo. Estamos trabajando durísimo con la asociación de vehículos y los sindicatos para intentar sortear las dificultades restrictivas que tenemos en el país. Apostando a que éstas sean temporales y que, saliendo de la solución que el país requiere ahora para comprar gas y suplir su matriz energética en el invierno, podamos volver a una normalidad algo mejor.

GM promete traer al país el modelo eléctrico Bolt EUV el año que viene
GM promete traer al país el modelo eléctrico Bolt EUV el año que viene

Ahora comenzarán a producir la SUV Tracker en la planta de Santa Fe. ¿Cuántas unidades proyectan para el 2022 entre Tracker y Cruze, el sedán que también se fabrica en el país?

— En tiempos normales y sin más medidas adicionales de restricción, esperamos que se duplique nuestra producción en Rosario asociada al mercado de exportación. Estamos manteniendo nuestras fuentes de empleo, más los indirectos que generamos en nuestra red de autopartistas. Trabajamos, además, de la mano del Gobierno, para tener las condiciones que nos permitan invertir para aumentar nuestro porcentaje de partes locales en el proceso de fabricación: queremos ser un poco más agresivos e ir al 40% de integración doméstica. Pero necesitamos un poco de colaboración.

¿Esa meta de producción se puede ver alterada por la coyuntura económica?

— Claro. La disponibilidad de componentes es un tema que no está solucionado. Además, la coyuntura actual en el tamaño del mercado, la industria y la demanda de los vehículos puede generar oscilaciones. La idea es casi duplicar la producción de Rosario del año pasado con Cruze y Tracker.

¿Qué planes tienen para los países que no tienen un contexto favorable?

— Los países están reaccionando. Colombia tiene una regulación progresiva que da estímulo a la venta de vehículos eléctricos, con estímulos tributarios y de movilidad. Las personas en Bogotá no pueden manejar todos los días sus vehículos de combustión interna. Los eléctricos, en cambio, sí. En Chile está pasando algo similar. Yo tengo fe en Argentina. La Ley de Electromovilidad que comienza a debatirse lleva al país en esa dirección de tener políticas, estímulos y pensar que el país puede ocupar un lugar en el contexto internacional en generación de minerales para las baterías. Obvio, hay que poner la casa en orden. Hay un trabajo en el cortísimo plazo importante de hacer, económicamente hablando. Pero el futuro es posible.

La planta de la automotriz en General Alvear, Santa Fe
La planta de la automotriz en General Alvear, Santa Fe

¿Cree que gobiernos como el de Argentina están preocupados por los autos eléctricos y la huella de carbono?

— Estamos trabajando con un buen diálogo al más alto nivel. Diálogo claro, transparente. Creo que ese diálogo va a traducirse en realidad. No hace mucho en Argentina hablábamos de la necesidad de una política industrial, y hoy tenemos una ley bastante importante en el sector automotor. Que hoy en el Congreso se esté debatiendo sobre la Ley de Movilidad muestra el interés y la seriedad del tema para el país.

¿Qué porcentaje van a exportar de la Tracker?

— El 80%. Estamos trabajando en dos fábricas, en Brasil y en Argentina. La idea es, desde Argentina, abastecer mercados como el colombiano y el brasilero, y de esa forma tener un pulmón adicional de un modelo que ha sido totalmente exitoso.

¿Cuándo podría llegar el Bolt eléctrico a la Argentina?

— El año que viene el Bolt EUV llegará a todos los países de la región.

“La visión de GM del futuro es cero accidentes, cero emisión y cero congestión. Para viabilizar ese futuro estamos apostando de forma fuertísima a los vehículos eléctricos”

¿Cuál será la estrategia comercial para vender este tipo de vehículos?

— Hay toda una preparación. Los vehículos eléctricos requieren un trabajo en talleres de servicio diferentes a los de combustión interna, por eso se requiere una capacitación en el personal de servicio y ventas. Vender un vehículo eléctrico es diferente. Lo que realmente hay que ayudar a entender es que la única variable no es el precio sino el costo de la tenencia. En ese sentido, tenemos ventajas.

¿Cuántos eléctricos podrían vender el primer año?

— Nos reservamos los números. Hoy estamos en un mercado de “early adopters”. Sin embargo, apostamos con nuevos modelos a que el volumen va a crecer. Creo fuertemente en un mercado eléctrico en América del Sur.

¿De toda la competencia, de todas las marcas que participan en el mercado del Mercosur, cuál es la que más le inquieta?

— Todas, pero en materia de eléctricos 100% estamos siendo pioneros.

El Hammer, que vende GM en EEUU ya tiene si versión eléctrica
El Hammer, que vende GM en EEUU ya tiene si versión eléctrica

¿Cómo define “la nueva GM” a la que hace referencia?

Todo comienza con la visión que tiene GM del futuro: cero accidentes, cero emisión y cero congestión. Para viabilizar ese futuro estamos apostando de forma fuertísima a los vehículos eléctricos que son hoy la mejor tecnología en materia de cuidado del medio ambiente. GM está haciendo una apuesta en la tecnología que creemos que será el futuro. Eso se materializa en USD 35.000 millones que la empresa está invirtiendo para lanzar 30 modelos nuevos hasta el año 2025. En América del Sur en particular, después de tener el Bolt EV, estamos haciendo el anuncio del Bolt EUV. Además tenemos la Blazer EV y Equinox EV. Les estamos dando a los clientes un vehículo que es amigable con el medio ambiente, que va a ayudar con el cambio climático, que permite tener una experiencia segura y que son divertidos de manejar. Están llenos de tecnología y de software con un confort altísimo. Y se carga en su casa como se carga un celular.

¿Cuánto producirán autos eléctricos en la región?

— La región está en una muy buena posición con minerales para la fabricación de vehículos eléctricos. Pasa en Argentina, Chile, Brasil y Bolivia. GM tiene experiencia de ingeniería fuertísima, footprint de aparato de producción. Combinando todo eso con el cliente diciendo “quiero ayudar al ambiente y quiero probar energía eléctrica en mis vehículos”, estamos en una situación prometedora. La industrialización de vehículos eléctricos en la región va a depender de esos volúmenes. En principio serán vehículos importados, complementando los vehículos de combustión interna que tenemos hoy. En el tiempo existe la posibilidad de ir transformándonos hacia vehículos eléctricos con mayores volúmenes. Así se justificará una producción local, como de hecho tenemos en Argentina y en Brasil.

SEGUIR LEYENDO: