La historia del “otro” Galperin: cofundó Mercado Libre, ganó millones y ahora buscará cazar al próximo gran unicornio latino

Hernán Kazah conoció al presidente de la plataforma de comercio electrónico en Stanford y fue parte de la empresa desde el minuto uno. Hace 10 años dirige el fondo Kaszek Ventures. Ahora, ambos lanzarán Meka que recaudará USD 250 millones en Wall Street

Hernán Kazah (Endeavor)
Hernán Kazah (Endeavor)

Marcos Galperin, uno de los empresarios más influyentes de Argentina y alma mater de la empresa más valiosa del país –casi USD 94.000 millones según el precio de sus acciones en Wall Street–, no es el fundador de Mercado Libre. En rigor, es cofundador. Sólo una persona en el mundo comparte con él ese “rango”, el de haber quedado registrado en los papeles como uno de los que colocó la piedra basal y puso en marcha el primer unicornio celeste y blanco, hace 22 años.

Se trata de Hernán Kazah, un economista magna cum laude de la UBA y con un MBA en Stanford, que fue director de operaciones de Mercado Libre en sus comienzos y luego CFO, que se fue de la empresa a hacer su propio negocio, el fondo de inversión Kaszek Ventures, y que ahora vuelve a asociarse con Galperin, su compañero de Master, en un negocio millonario: encontrar the next big thing, la flamante joya tech que viene o el nuevo unicornio en la región. Lo van a hacer por medio de Meka.

¿Qué es Meka?

Días atrás, Mercado Libre y Kaszek anunciaron que presentaron ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC) una IPO (Oferta Pública Inicial) por USD 250 millones en el Nasdaq. Lo harán por medio de un SPAC (sigla en inglés para “Empresa de Adquisición con Propósito Especial”) llamada Kaszek MELI Kaszek Pioneer Corp.

Kazah y Galperin cuando lanzaron Mercado Libre, a fines de los 90
Kazah y Galperin cuando lanzaron Mercado Libre, a fines de los 90

Los SPAC son la última revolución de la inversión en Wall Street. A través de ellas, “grandes inversores juntan fondos para adquirir o crear compañías y un mercado híper líquido en busca de oportunidades los reciben con los bolsillos abiertos”, aseguraron ambas empresas en un comunicado.

Se les llama también “compañías de cheque en blanco”, porque los inversores aportan fondos para que los fundadores inviertan a piacere y compren una empresa privada que pasará a cotizar en la bolsa de EEUU bajo el símbolo “Meka”. Un verdadero “cheque en blanco” para Galperin y uno de los VC, por venture capital, más reconocidos de América Latina. Nada mal.

Así, ambos se suben a una ola de nuevos fondos extranjeros que ingresan y ponen los ojos en la región. ¿Qué compraran? No está claro y, con la información disponible hasta ahora, buena parte del mercado no entiende del todo los motivos del negocio y por qué eligieron ese formato.

“Hernán es emprendedor, estudió en la UBA, se hizo de abajo. Luego saltó a VC y la rompió no solo en retornos sino en forma de operar en la región. El track record de Marcos como inversor no es tan relevante”, aseguró un destacado integrante del ecosistema emprendedor local. Los protagonistas están en el quiet period que exige la SEC antes del lanzamiento y no hacen comentarios.

Hernán Kazah y Nicolás Szekasy, fundadores de Kaszek Ventures
Hernán Kazah y Nicolás Szekasy, fundadores de Kaszek Ventures

El prospecto de Meka ante la SEC dice buscarán entre empresas con mucha sinergia con el perfil y los productos que ya tiene en marcha Meli: a grandes rasgos, comercio electrónico y fintech. El foco es en “category champions” con enorme potencial de crecimiento, fundadores confiables y world-class, disposición para sobresalir en los mercados públicos y también proyectos con impacto y valores sociales y ambientales positivos.

La SPAC tendrá como presidente al propio Kazah, quien será también co-CEO junto a Pedro Arnt, actual CFO de Mercado Libre. El director de inversiones será Ángel Uribe, ex socio de TPG Growth, y como asesores figuran Galperin, Nicolás Szekasy, un ex Mercado Libre socio de Kazah en Kazsek) y los altos ejecutivos de Meli Stelleo Tolda, Osvaldo Giménez y Daniel Rabinovich.

Según el prospecto de Meka ante la SEC buscarán entre empresas con mucha sinergia con el perfil y los productos que ya tiene en marcha Meli

Los vientos parecen buenos para esta región del mundo. Tan es así que a pesar del contexto puntual de la Argentina, en los últimos meses surgieron varias nuevas empresas unicornios de origen local –con valuaciones de más de USD 1.000 millones. Aunque son todas compañías registradas en el exterior, muchas tienen sus headquarters y buena parte de sus empleados están en el país. Así, ya son 11 los unicornios celestes y blancos. A las pioneras Mercado Libre, Despegar (en rigor dejó de serlo por la crisis del sector aéreo), OLX y Globant –todas de más de 15 años de vida–, se sumó luego, en 2019, Auth0 (que se vendió este año por USD 6.500 millones). Y en este 2021 entraron a este club selecto Vercel, Aleph, Mural, Bitfarms, Ualá y Tiendanube.

¿Quién es Hernán Kazah?

Kazah conoció a Galperin unos meses antes de que ambos se fueran a estudiar a Stanford. Y en una habitación del exclusivo campus de esa universidad californiana, Galperin le contó su idea de hacer el eBay de América Latina. Fue el primero que supo del proyecto: Marcos tenía en la cabeza una startup financiera de trading de acciones online, pero apareció Patagon y hubo que dar un volantazo. “Hay que ser primeros en algo, no importa qué, pero tenemos que ser el first mover en la región”, le repetía a Kazah en esas charlas.

El equipo de Kaszek Ventures
El equipo de Kaszek Ventures

Hijo de profesionales y empleados públicos jerarquizados, Kazah (51) vivió toda su vida en La Lucila. Hizo el secundario en el Nacional de Buenos Aires y el servicio militar en la Marina, como una de las últimas camadas de la época en la que era obligatorio. Tuvo la instrucción y luego “fue secretario de capitanes” atendiendo teléfonos y pagándoles las cuentas, según contó en una entrevista reciente en Cracks Podcast. Mientras estudiaba Economía en la UBA trabajó en el Ministerio de Economía de la Nación. Era 1991, y Carlos Menem era presidente y Domingo Cavallo ministro. Se desempeñó en la Secretaría de Industria, que comandaba el hoy gobernador de Córdoba Juan Schiaretti. Luego trabajó en una financiera y también en el área de marketing en la multinacional Procter & Gamble. “Después, Stanford. Porque me gustaba el estilo, y por California y la playa”, le contó al autor de esta nota para el libro “Los nuevos reyes argentinos” (Paidós).

Tenía destino de brooker hasta que escuchó a Steve Jobs y cambió su futuro: dejó de participar en un emprendimiento del que era el incipiente CEO y se tiró de cabeza a Mercado Libre, la idea que le había contado Galperin.

“Hernán es emprendedor, estudió en la UBA, se hizo de abajo. Luego saltó a VC y la rompió no solo en retornos sino en forma de operar en la región”

Consiguieron dinero muy pronto, eran tiempos en los que con una buena idea, un powerpoint y empuje se obtenía financiación. Lanzaron el proyecto, pero muy rápido explotó la burbuja puntocom y todo se hizo cuesta arriba. “Cerramos la primera ronda de manera milagrosa, de esos partidos que si uno los juega 10 veces, nueve los pierde. Nos tocó ganar, pero el resultado fue inesperado. Luego vino el invierno nuclear: cinco años en los que no hubo inversiones. Las reglas de juego habían cambiado para siempre, el mundo volvía a ser racional y el dinero era un recurso escaso. Creíamos en el proyecto y teníamos transacciones, pero la facturación era cero”, recordó en el podcast. Armaron un equipo sólido, gastaron poco y diseñaron un negocio a largo plazo. Esa fue la estrategia para atravesar el “invierno nuclear”. Lo lograron.

“Éramos gerendetes, mezcla de gerentes y cadetes. Hablábamos con los inversores y sacábamos fotocopias”, recordó. Por entonces, Kazah era el COO: manejaba la operación y el equipo y abría filiales en diferentes países. La oficina del primer Mercado Libre funcionaba en el edificio de Sadesa, la curtiembre de la familia Galperin, pero sólo las podían usar los fines de semana. Luego, se fueron para abajo. “Fueron unas cuatro semanas así. Hasta que nos metimos al sótano del edificio. Alquilamos dos cocheras y las cerramos con durlock. Luego fueron cuatro y después seis. Al final, nos echaron: entraba más gente para abajo que para el edificio principal y era un poco insalubre”, aseguró entre risas.

Galperin en la primera oficina de Mercado Libre, en la cochera de un edificio de Saavedra
Galperin en la primera oficina de Mercado Libre, en la cochera de un edificio de Saavedra

“No teníamos nada. Hoy, con mi sombrero de inversor, lo pienso y no lo puedo creer. Y no solo eso: a los pocos meses, hubo otra ronda, de los anteriores inversores más Goldman Sachs, Banco Santander y GE Capitals: nos dieron 46,5 millones de dólares. Fue complicado cerrar esa segunda ronda entre febrero y marzo de 2000, cuando Nasdaq comenzaba a caer”, agregó.

En 2000 ingresó a la compañía Szekasy, su histórico CFO y luego socio de Kazah en el fondo de inversión, que lanzaron en 2011.

Kaszek es un éxito: en 10 años, levantó más de USD 2.000 millones en siete fondos e invirtió en 101 empresas. Su joyita es Nubank, el banco digital más grande del mundo: invirtió USD 1 millón por el 10%y hoy tiene una valuación de más de USD 30.000 millones. También tienen “fichas” importantes en otros unicornios latinos –según ellos mismos describen ante la SEC–, como QuintoAndar (USD 5.100 millones), Kavak (USD USD 4.000 millones), Tiendanube (USD 3.100 millones), Bitso (USD 2.100 millones) y NotCo (USD 1.400 millones), entre otras.

“El primer fundo lo levantamos porque éramos los ex Mercado Libre… los otros porque a los anteriores les iba cada vez mejor”, asegura Kazah.

Ahora sale a la caza de un nuevo unicornio con su amigo de siempre, su ex jefe. El “otro” cofundador de Mercado Libre. El de aquella idea contada a las apuradas en una habitación de Stanford, el negocio que los convirtió en millonarios.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online