El consumo sigue en baja, pero cae más en los comercios pequeños y crece en las grandes cadenas

Según relevamientos privados, se observa una brecha de precios importante entre ambos canales de hasta 11% en promedio

Los supermercados de cercanía cayeron más en agosto que las grandes cadenas (EFE/ Demian Alday Estévez)
Los supermercados de cercanía cayeron más en agosto que las grandes cadenas (EFE/ Demian Alday Estévez)

Los números de consumo masivo durante 2021 siguen en baja, con una caída acumulada de 5,4% en comparación con el año anterior. Con todo, durante agosto pasado, el resultado para el sector —que incluye la venta de alimentos, bebidas, productos de higiene y limpieza, entre otros— fue de 0%, un empate comparado con el número de agosto 2020 que había sido negativo.

Sin embargo, este resultado no fue parejo entre los distintos canales de comercialización: las cadenas de supermercados lograron una variación positiva de 5,1%, mientras que los autoservicios independientes (almacenes y supermercados de cercanía) tuvieron un desempeño negativo de 4,1%, de acuerdo al relevamiento mensual que realiza la consultora Scentia entre más de 20.000 puntos de venta a través del sistema de scanning.

Continúa ensanchándose el gap de precios entre estos canales, situación que se sostiene desde varios meses a esta parte

Esta diferencia se explica por las bases de comparación con respecto al año anterior, cuando la situación era al revés, y las ventas caían más en las grandes cadenas de supermercados, por el impacto de las medidas de la cuarentena. “En las bases de comparación se puede encontrar parte de la explicación a estos comportamientos, a partir de una variación en 2020 mucho más negativa para los supermercados que para los autoservicios”, señaló Osvaldo del Río, director de la consultora.

Otro factor es que se sostiene una diferencia de precios a favor de los supermercados. “Continúa ensanchándose el gap de precios entre estos canales, situación que se sostiene desde varios meses a esta parte”, destacó Del Río.

Durante 2021, el consumo masivo sigue con números en baja (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
Durante 2021, el consumo masivo sigue con números en baja (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

En supermercados, solo la categoría de productos de limpieza de ropa y hogar tuvo números negativos. Mientras que en los autoservicios hubo tres categorías con números positivos: productos perecederos o congelados, impulsivos (que incluye golosinas) y las bebidas sin alcohol. El precio promedio ponderado continuo con su carrera ascendente y se ubicó en 46,2%.

Por su parte, desde la consultora Focus Market, señalaron que el consumo masivo tuvo una caída de 10,2% durante el mes pasado. Según los datos, en los primeros ocho meses del año, el acumulado dejó un saldo negativo de un 11,1%, de acuerdo al relevamiento que incluyó los datos de los lectores de códigos de barra en 650 puntos de venta en todo el país.

Las variaciones muestran diferentes tendencias según la zona: la contracción del consumo en la zona Metropolitana fue del 15,5 %, mientras en el interior del país rondó el 9,1%. “El consumo masivo en locales de cercanía, en formato de hasta 500 metros cuadrados, sigue mostrando variaciones negativas en el mes de agosto. Diferente a la situación en las grandes superficies donde están presentes los diferentes planes de Gobierno con acuerdos de precios o el sector mayorista que continúa al alza en el mismo período donde los argentinos buscan stockearse frente a la evolución futura de precios para no perder más poder adquisitivo”, expresó Damián Di Pace, director de Focus Market.

Estiman que la brecha de precios entre super y autoservicios es del 11% en promedio (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)
Estiman que la brecha de precios entre super y autoservicios es del 11% en promedio (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

En este sentido, todas las categorías de productos presentan caídas: alimentos (-17,1%), limpieza (-15,5%), bebidas (-1%) y cuidado personal (-13,6%). Pero dentro de la categoría alimentos hay excepciones en la caída como golosinas (que crece 45,6% interanual), congelados (2,4%) y copetín (7,9%).

“Dentro de las visitas y misiones de las familias hay marcadas diferencias en las variaciones de precios para diferentes canales. En el caso de los supermercados los alimentos aumentan 1,7% en el mes de agosto mientras que en el autoservicio suben 2,3%. En el caso de bebidas suben 4,1% en supermercados respecto del 1,8% en autoservicios. Para cuidado personal, la suba es mayor en autoservicio del 3,3% y menor en supermercados del 2%. Los argentinos destinan mayor tiempo a visitar diferentes puntos de venta por que la diferencia de precios es considerable y se logran ahorros importantes”, expresó Di Pace. Según los datos, se observa una brecha de precios importante entre entre supermercados y autoservicios de hasta 11% en promedio.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online