La nueva normalidad: estructuras líquidas, interacción desenfrenada y otras 5 tendencias para los negocios y la vida que vienen

La pandemia redefinió el funcionamiento de las economías y las sociedades. El ingenio humano desencadenó una ola de innovación que será el modelo a seguir en las próximas décadas

A medida que la crisis de COVID-19 redefine cómo funcionan las economías y la sociedad en su conjunto, el ingenio humano desencadenó una ola de innovación que se convertirá en el modelo a seguir en las próximas décadas, según el informe (EFE)
A medida que la crisis de COVID-19 redefine cómo funcionan las economías y la sociedad en su conjunto, el ingenio humano desencadenó una ola de innovación que se convertirá en el modelo a seguir en las próximas décadas, según el informe (EFE)

De acuerdo a un reporte anual de Accenture Interactive, el 2020 forzó al mundo a reexaminar las formas de vivir, trabajar y entretenerse. En ese sentido, remarcó que durante el 2021 surgirán siete tendencias que mapearán un nuevo territorio para los negocios, los consumidores y la sociedad en general.

A medida que la crisis de COVID-19 redefine cómo funcionan las economías y la sociedad en su conjunto, el ingenio humano desencadenó una ola de innovación que se convertirá en el modelo a seguir en las próximas décadas, según el informe.

En “Fjord Trends 2021”, el decimocuarto de una serie de informes anuales de la red mundial de diseñadores y creativos de Accenture Interactive, se constató que las organizaciones tendrán la oportunidad de trazar un nuevo territorio a medida que vayan adoptando nuevas estrategias, servicios y experiencias para satisfacer las necesidades humanas en evolución.

“A lo largo de la historia, después de una crisis mundial, comienza una nueva era de pensamiento. A medida que miramos al futuro, una gran cantidad de mundos potenciales se abre ante nosotros. Algunos dan miedo, otros son emocionantes, y todos ellos están en gran medida inexplorados. Lo que hagamos ahora definirá el resto del siglo. Las empresas tienen el permiso y el espacio definitivo para pensar y hacer de forma diferente”, dijo Ezequiel Arslanian, Director Ejecutivo de Accenture Interactive.

En el informe anual se constató que la pandemia trajo claridad y sorpresas junto con las complicaciones. Asimismo puso de relieve lo que es importante para la gente e inspirado el espíritu comunitario y los innovadores en el hogar

Y agregó: “Mirando al futuro, podemos ver potencialidades, nuevos mundos. Algunos dan miedo, otros son emocionantes, y todos ellos están en gran medida inexplorados. Lo que hagamos ahora definirá el resto del siglo. Las empresas tienen el permiso y el espacio definitivo para pensar y hacer de forma diferente. La innovación no empieza con la tecnología, pero como hemos visto en el último año, puede ser una herramienta poderosa para aumentar el ingenio humano, incluso fuera del caos. El 2021 debería ser un año definido por la esperanza. Hemos sido testigos y parte de grandes cambios en nuestra sociedad. Estas tendencias son un modelo de cómo pensamos y qué hacemos después, qué nos llevamos y qué dejamos atrás. Podemos hacerlo mejor y la gente se merece algo mejor”.

En el informe anual se constató que la pandemia trajo claridad y sorpresas junto con las complicaciones. Asimismo puso de relieve lo que es importante para la gente e inspirado el espíritu comunitario y los innovadores en el hogar.

La tecnología en el hogar, jugador clave en la nueva normalidad
La tecnología en el hogar, jugador clave en la nueva normalidad

Como resultado de esto, surgió un nuevo conjunto de desafíos para las empresas: cómo responder desde las perspectivas operativas y de comunicación; cómo satisfacer las expectativas constantemente cambiantes de los consumidores; y cómo aumentar su empatía, todo ello mientras se lucha por la supervivencia en una economía afectada.

En ese sentido, el informe examinó siete tendencias emergentes que se espera den forma a los negocios, al comportamiento de los consumidores y a la sociedad.

1 - Desplazamiento colectivo

El cómo y el dónde las personas experimentan las cosas cambió en 2020, dejándolos con un sentido compartido de desplazamiento mientras se busca colectivamente nuevas formas y lugares para hacer las cosas que se necesitan. ”La forma en que trabajamos, compramos, aprendemos, socializamos, cuidamos nuestra salud ha cambiado para muchos de nosotros, y las marcas necesitan buscar nuevas maneras y experiencias para interactuar con las personas”, destacó el informe.

2 - Innovación doméstica

La innovación es impulsada cada vez más por el talento humano para encontrar nuevas formas de afrontar sus retos, desde el trabajador a domicilio que utiliza su tabla de planchar como escritorio hasta el padre que se convierta en profesor.

La tecnología juega un nuevo papel, como facilitadora del ingenio de las personas, y como resultado, la creatividad sale a flote: desde políticos hasta entrenadores personales que reutilizan plataformas como TikTok y videojuegos para organizar conciertos y difundir mensajes importantes.

La tecnología juega un nuevo papel, como facilitadora del ingenio de las personas, y como resultado, la creatividad sale a flote

Todo el mundo quiere mejores soluciones, pero la era en la que se esperaba que una marca creara una solución está en transición hacia una en la que las marcas están creando las condiciones para la innovación personal.

3 - Equipos que funcionan

Los que trabajan a distancia viven ahora en la oficina, lo que está teniendo un enorme efecto en el acuerdo recíproco entre el empleador y el empleado y en las muchas suposiciones que lo rodean, como quién tiene la última palabra sobre qué ropa usar durante una videollamada mientras trabajan desde el hogar o quién tiene la responsabilidad de preservar el derecho a la privacidad de los trabajadores en sus casas.

Incluso con la promesa de una vacunación generalizada, se produjo un cambio permanente en la relación entre las personas y su trabajo, y entre empleadores y equipos. “El futuro no será de una talla única, y se puede esperar que durante algún tiempo se produzcan muchos prototipos en el mundo laboral”, aseguró el informe.

4 - Interacción desenfrenada

La gente está pasando mucho más tiempo interactuando con el mundo a través de las pantallas y, como resultado, cada vez más “viajan” de manera digital.

Las organizaciones deben reconsiderar el diseño, el contenido, la audiencia y la interacción entre ellos para inyectar mayor emoción, alegría y descubrimientos a las experiencias digitales.

Las clases virtuales se convirtieron en la nueva normalidad tras la llegada de la pandemia (REUTERS/Agustin Marcarian)
Las clases virtuales se convirtieron en la nueva normalidad tras la llegada de la pandemia (REUTERS/Agustin Marcarian)

5 - Infraestructura líquida

Debido a que la forma en que las personas adquieren productos y se comprometen con los servicios se desplazó, las organizaciones tuvieron que replantearse la cadena de suministro y el uso de todos sus activos físicos, y centrarse en los puntos de disfrute –como la gratificación inmediata que muchos daban por sentada en la tienda– en los últimos metros antes de la compra.

Esto requiere que las empresas desarrollen la agilidad y la resiliencia en toda su organización para poder adaptarse rápidamente al cambio. Habrá más cambios en el futuro, a menudo impulsados por la sostenibilidad.

6 - El reto de la empatía

La gente se preocupa profundamente por lo que las marcas representan y cómo expresan sus valores. La pandemia arrojó luz sobre muchos sistemas rotos y desiguales en todo el mundo, desde el acceso a la atención sanitaria hasta la equidad. Como resultado, las compañías deben trabajar duro para manejar las narrativas que dan forma a sus marcas, priorizando los temas que más les importan y construyendo sus comportamientos alrededor de esos temas.

7 - Rituales redescubiertos

La cancelación y la interrupción de los rituales, desde la celebración del nacimiento hasta las despedidas finales, tuvieron un impacto significativo en el bienestar de las personas. Esta tendencia apunta a la gran oportunidad que tienen las empresas de ayudar a la gente en su búsqueda de sentido a través de nuevos rituales que traen alegría y consuelo. Comienza con la comprensión del espacio en blanco dejado por un ritual perdido y el diseño de lo correcto para que ocupe su lugar.

La innovación no empieza con la tecnología, pero como hemos visto en el último año, puede ser una herramienta poderosa para aumentar el ingenio humano, incluso fuera del caos”, comentó Martín Zabaleta, Director Ejecutivo de Fjord Argentina.

Y concluyó: “El próximo año debería ser uno definido por la esperanza. Hemos sido testigos y parte de grandes cambios en nuestra sociedad. Estas tendencias son un modelo de cómo pensamos y qué hacemos después, qué nos llevamos y qué dejamos atrás. Podemos hacerlo mejor y la gente se merece algo mejor”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

Información provista porInvertir Online