Impuesto a las Ganancias: si el mínimo no imponible se hubiese ajustado por inflación, un trabajador soltero pagaría solo si gana más de $86.000

En 2021, los empleados en relación de dependencia solteros y sin hijos comenzarán a pagar el tributo a partir de los $74,810 netos por la falta de actualización de la base

Los datos surgen de una actualización de las deducciones para 2021 elaboradas por el tributarista Iván Sasovsky, a la que se le modificó el índice para tomar como cálculo el IPC de los últimos tres años, de octubre a octubre.
Los datos surgen de una actualización de las deducciones para 2021 elaboradas por el tributarista Iván Sasovsky, a la que se le modificó el índice para tomar como cálculo el IPC de los últimos tres años, de octubre a octubre.

Si el índice que se aplica para actualizar el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias desde 2017 hubiese sido el de la inflación y no el índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), como lo establece la ley 27.346, los trabajadores en relación de dependencia solteros y sin hijos comenzarían a pagar el tributo en el caso que cobren más de $85.938,20, un 15% más arriba que los $74,810 netos fijados para 2021 con el actual índice.

De esta manera, los casados con cónyuge y dos hijos menores deberían tributarlo si percibieran más de $113.683,70, un 15% o $14.716,82 por encima que los $98.963 fijados actualmente para 2021 en base al Ripte.

Los datos surgen de una actualización de las deducciones para 2021 elaboradas por el tributarista Iván Sasovsky, a la que se le modificó el índice para tomar como cálculo el IPC de los últimos tres años, de octubre a octubre.

Cabe recordar que con la actualización a partir del 1 de enero de 2021 del 35,38% del índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte) que se conoció la semana pasada, la base del mínimo no imponible pasará a ser de 167.685,62 mientras que si hiciera una actualización por la inflación, la base ascendería un 14,87% hasta los $192.620,10, unos $24.934,47 más arriba.

De esta manera, con el actual índice, el Gobierno se garantiza que mayor cantidad de trabajadores tributen el impuesto a las Ganancias pese al reclamo del sector en cada gestión.

El ajuste del Mínimo No Imponible (MNI) en 2020 fue cercano al 45% y se calcula que unos dos millones de contribuyentes tributaron Ganancias en 2020 si se tienen en cuenta a los asalariados, los autónomos y los jubilados

En tanto, en el caso de un autónomo soltero que en 2021 comenzará a tributar el impuesto si gana más de $41.921,41, debería pagarlo a partir de los $48.155,02 ($6.233,62 más arriba) si el MNI actualizara por el IPC del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y no por el Ripte.

Si se toma un autónomo casado con dos hijos, la diferencia alcanza los $10.125,18 teniendo en cuenta que con la ley actual deberá tributar en 2021 a partir de los $68.087,47 y no a partir de los $78.212,65 que le tocarían con el índice por inflación.

El ajuste del Mínimo No Imponible (MNI) en 2020 fue cercano al 45% y se calcula que unos dos millones de contribuyentes tributaron Ganancias en 2020 si se tienen en cuenta a los asalariados, los autónomos y los jubilados.

El tributarista César Litvin, dijo a Infobae que el Mínimo No Imponible (MNI) del impuesto a las Ganancias rige para todo 2021 y que cualquier recomposición salarial que haya durante el año que viene “va a generar que si el MNI se mantiene igual, una parte de la recomposición salarial va a ir al Estado porque va a generar que algunos de los que están debajo de ese piso pasen a estar por encima”.

“Y en algunos casos se va a dar que quienes vienen pagando el tributo, como la alícuota es progresiva, van a pagar mayor cantidad de dinero del que empezaron a abonar como consecuencia de la recomposición salarial que va a llegar en algún momento de 2021”, añadió. Por eso planteó que la actualización debe ser semestral y no anual, dado que a lo largo del año el mínimo no imponible “va a quedar evaporado”.

Si bien el ajuste anual en ganancias hoy es automático, la brecha entre los que tributan y los que no lo hacen es ínfima y eso tiene que ver con el tipo de índice que se usa para ajustar ganancias (Iván Sasosvky)

En tanto, el tributarista Sebastián Domínguez, afirmó que como el Ripte está muy por debajo de la inflación, si los sueldos aumentan por la inflación se terminará pagando impuesto a las Ganancias por una supuesta ganancia que no existe. “Se paga sobre aumentos nominales que solo mantienen el poder adquisitivo que se tenía con anterioridad”, planteó Domínguez.

En ese sentido, dijo que esta situación ya sucedió en el pasado y que “es una forma de aumentar la presión tributaria encubierta ya que se dice ´no aumentamos el impuesto a las Ganancias´ pero la realidad es que sí se aumenta al gravar esos aumentos nominales”.

Asimismo, Sasosvky dijo a Infobae que la actualización de ganancias por Ripte, mientras los costos de vida se ajustan por inflación, “genera el solapamiento entre el salario mínimo para no ser pobre y el salario mínimo a partir del cual se tributa ganancias”.

“Si bien el ajuste anual en ganancias hoy es automático, la brecha entre los que tributan y los que no lo hacen es ínfima y eso tiene que ver con el tipo de índice que se usa para ajustar ganancias”, destacó.

Como ocurre habitualmente, antes del cierre de diciembre la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) publicará las tablas con las nuevas deducciones que regirán desde el 1 de enero 2021 hasta el 31 de diciembre de 2021, según la variación interanual del Ripte, que se registró en el SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) hasta octubre último.

Seguí leyendo:


Información provista porInvertir Online