Con el mercado a pleno y las cotizaciones globales en alza, la rueda financiera local fue una decepción

El clima optimista a nivel internacional y el avance de la operación de los nuevos bonos del canje no alcanzó para modificar el clima de pesimismo entre los inversores.

infobae-image

Lo que debió haber sido el mejor día para la Argentina con los nuevos bonos del canje en el mercado y con un clima más optimista en el mundo, resultó una decepción y aumentó el pesimismo de los inversores.

Los bonos, con buen volumen de negocios por USD 300 millones en operaciones de contado con liquidación y dólar MEP o Bolsa, tuvieron un leve retroceso y negociaron con paridades entre 50 y 53%, es decir más de dos puntos por debajo del precio acordado en el canje de la deuda. Por eso, sus rendimientos alcanzaron a 12,5% y el riesgo país aumentó a 1.122 puntos básicos. Cabe aclarar que el riesgo país no está funcionando a pleno porque falta el desarrollo de los bonos en dólares con legislación Nueva York.

De los nuevos bonos, los que menos perdieron fueron el Bonar AL30 (-0,2%) y el Bonar GD35 (-0,5%). En la punta opuesta estuvo el AL41 (-1,5%), pero fueron los bonos más cortos los que se utilizaron para hacer las operaciones de contado con liquidación que tuvieron un alza de $ 3,96 (+3,1%) a $ 130,30 y de dólar Bolsa que perdieron $ 1,96 (-1,6%) y cerró en $ 123,41 con montos elevados porque se acumularon operaciones de la semana pasada que estaban haciendo el parking con los nuevos bonos. Como se sabe, se necesita que los títulos estén inmovilizados 5 días antes de ser vendidos o comprados en este tipo de operaciones donde se triangulan pesos, dólares y bonos.

La Bolsa fue la que mostró el peor rostro del mercado. Mientras en el mundo, las acciones reaccionaban después de algunas ruedas de traspié, en la Argentina, se siguió el camino opuesto. En Wall Street el Dow Jones y el S&P 500 subieron hasta 1,3%, mientras el Nasdaq, a favor del rebote de las tecnológicas, aumentó 1,7%.

Los que recortaron su caída fueron los bonos en pesos dólar linked, los títulos atados a la evolución de la cotización del dólar oficial. “Hasta el martes o miércoles de la semana pasada, cuando daban por un hecho el desdoblamiento cambiario, tuvimos muchos clientes que salieron de los fondos atados al dólar porque temían que le cotizaran los bonos al tipo de cambio más bajo. Además, estaban impedidos de negociarlos en el mercado secundario por la falta de operaciones. Pero desde mediados de la semana pasada, cuando se tuvo la certeza de que este desdoblamiento no iba a prosperar porque el Banco Central tenía los nuevos bonos para intervenir en el mercado, paró el retiro de fondos”, señaló Federico Sidi, de Compass Group.

En bancos y casas de cambio, el dólar subió 11 centavos a $ 72,24 y elevó el dólar ahorro a $ 73,01 pero no impidió que los ahorristas siguieran comprando el cupo de USD 200 mensuales. De los bancos se fueron alrededor de USD 40 millones.

La única buena noticia vino de la plaza mayorista donde se negociaron USD 214 millones y como no hubo demanda de importadores y estuvo presente una escasa oferta genuina de exportadores, el Banco Central compró USD 40 millones y pudo compensar lo que se llevaron los ahorristas vía dólar solidario. El dólar en esta plaza aumentó 21 centavos a $ 75,12.

Las reservas, de todas maneras, perdieron USD 54 millones y quedaron en 42.501 millones a pesar de la suba del dólar de 0,83% a USD 1.957. Después del cierre, el oro seguía en alza y marcaba un precio de USD 1.966,35.

La Bolsa fue la que mostró a pleno la decepción del mercado y que hace difícil prever que se apueste una reactivación. Los negocios alcanzaron a $ 955 millones, un volumen habitual en estos tiempos. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, tuvo una caída de 2,67% que barrieron con las ganancias de la semana pasada. Lo más grave es que el índice terminó en el valor más bajo de la rueda. En otras palabras, no paró de caer desde la apertura.

Los bancos fueron los más grandes perdedores. En otra ocasión, debería haber subido por el auge de los nuevos bonos. Pero la falta de confianza en el futuro de la economía es muy fuerte. Hagan el análisis que hagan, desdoblamiento del mercado cambiario, liberación del cepo, endurecimiento del cepo, prohibición de comprar dólar ahorro, etc. todos llevan al mismo resultado: el dólar va a subir con el tiempo. Saben que si el Banco Central logra bajar al dólar, solo será temporalmente y, aun así, los inversores seguirán comprando agradeciendo los valores más bajos a los que se los venden.

Ninguna señal que emitió el Gobierno ayudó a que los inversores recuperen la fe. La apropiación de una parte de la coparticipación de la Ciudad fue la peor jugada. Por eso la divisa, cerró $ 1 arriba a $ 132 después de varios días de tranquilidad en el mercado “blue” o libre.

Las bajas en la Bolsa fueron lideradas por Banco Galicia (-5,09%), Supervielle (-4,65%), BBVA (-4,23%) y BYMA (-3,79%). Hubo una sola alza, la de Telecom (+2,64%). Los ADR’s argentinos –certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- tuvieron un cierre mixto. Lo mejor pasó por Ternium (+,01%), Telecom (+2,90%) y Despegar (+2,21%). Las caídas más importantes fueron las de Galicia (-5,44%), Banco Supervielle (-4,72%) y Transportadora Gas del Sur (-4,69%).

El panorama es desalentador porque con el mercado funcionando a pleno con los nuevos bonos, la preferencia por los dólares continúa desairando la profecía del ministro de Economía, Martín Guzmán. Sabe que el problema no consiste en bajar al dólar, sino en generar divisas vía exportaciones e inversiones del exterior, pero el clima político no es funcional a sus intenciones.

Seguí leyendo:

Nuevo repudio de los empresarios al impuesto a la riqueza

Éxodo sin freno: la lista de las multinacionales que ya anunciaron que se van de la Argentina o mudan parte de sus negocios a la región

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS