Si bien alquilar puede implicar problemas a la hora de obtener garantías, pagar las comisiones o las expensas, el costo de rentar una unidad es la primera barrera de ingreso. (Shutterstock)
Si bien alquilar puede implicar problemas a la hora de obtener garantías, pagar las comisiones o las expensas, el costo de rentar una unidad es la primera barrera de ingreso. (Shutterstock)

Independizarse siempre fue un desafío que implicó ser metódico pero sobre todo paciente, teniendo en cuenta los costos que implica irse a vivir solo. Emprender ese camino en tiempos de crisis financieras como la que atraviesa Argentina, con alta inflación y en medio de la recesión, implican un esfuerzo mayor. En este contexto, mudarse a un departamento dos ambientes (de 40 a 45 metros cuadrados) en la Ciudad de Buenos Aires, teniendo en cuenta el precio del alquiler, el costo de la garantía en caso de necesitarla, el depósito de reserva, las expensas y un flete, puede costar $88.000. En caso de sumarle el mobiliario y los servicios el valor se puede hasta casi duplicar.

No hay que perder de vista que al gasto del alquiler y la mudanza hay que sumar el gasto en mobiliario. Considerando la compra de una heladera, un lavarropas, un juego de mesa con cuatro sillas y un sillón de dos cuerpos, a un precio promedio relevado por Mercado Libre, la suma a desembolsar se eleva en unos $77.500.

Asimismo, hay que considerar los gastos de servicios básicos como agua, luz, gas y Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) que con un valor promedio de los consumos mínimos en el caso de los primeros tres, el gasto se eleva en unos $5.000 extra.

Por lo que el dinero final a desembolsar para una mudanza teniendo en cuenta todos estos gastos, alcanzan los $170.500. Sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas personas ya cuentan con algunos muebles y artefactos del hogar que, incluso, los pueden comprar usados a un menor precio y que también cuentan con financiación.

Presupuestar el alquiler, el primer paso

Si bien alquilar puede implicar problemas a la hora de obtener garantías, pagar las comisiones o las expensas, el costo de rentar una unidad es la primera barrera de ingreso. En la Ciudad de Buenos Aires los altos precios impiden a gran parte de la población alquilar siquiera un mono ambiente medio, empujando a estos ciudadanos a zonas con infraestructura y servicios de menor calidad.

Según un relevamiento de la plataforma de ventas online Mercado Libre, el top tres de los barrios con valores promedio de alquiler mensual más altos son Puerto Madero ($60.269), seguido por Recoleta ($20.871), y Palermo ($19.788). En cambio, entre los tres barrios más accesibles en términos económicos figuran Nueva Pompeya ($11.750), Villa Lugano ($12.170) y Constitución ($12.420).

“Lo primero que tenés que mirar a la hora de mudarte es el monto del alquiler. Actualmente el precio promedio de toda la oferta a febrero para un dos ambientes usado y básico, es decir sin amenities, es de $16.000 en Capital Federal”, afirma José Rozados, director de Reporte Inmobiliario, en diálogo con Infobae. Y detalla que “existe un rango de precios dependiendo del barrio, con un mínimo de $13.500 hasta un máximo de $20.000”.

Con respecto a los gastos de expensas señala que están ligados al tipo de edificio donde está esa unidad que se quiere alquilar. “Son gastos que hay que considerar de entrada porque pueden ser onerosos. Muchas veces dependiendo de si el edificio tiene seguridad privada, o amenities como pileta y parrilla o lavadero, las expensas pueden representar hasta el 50% del alquiler. Lo que suma más costo a las expensas es el gasto de seguridad”, advierte.

Rozados agrega que para irse a vivir solo hay que considerar también los gastos que tienen que ver con los servicios. “Si la unidad que se alquila tiene gas, o si es un edificio nuevo mayoritariamente son eléctricos. Después dependerá del consumo”, aclara. En este punto, contemplando las tarifas de los consumos mínimos de agua, luz y gas, los costos suman unos $5000 más.

Lo primero que tenés que mirar a la hora de mudarte es el monto del alquiler. Actualmente el precio promedio de toda la oferta a febrero para un dos ambientes usado y básico, es decir sin amenities, es de $16.000 en Capital Federal

Con respecto a la garantía, el director de Reporte Inmobiliario sostiene que en caso de que sea de un familiar o conocido, no tiene costo. Y en caso de que el inquilino no cuente con una, debe buscar una que puede conseguirse en un banco, una compañía de seguros o una empresa privada. En este punto, el costo oscila entre el valor de un mes de alquiler o dos y es necesario para que cubra los contratos que, en su gran mayoría, son de dos años.

Luego hay que contemplar el costo de un mes o dos de depósito en concepto de “reserva” de la unidad. “Por ley los propietarios pueden pedirte dos, uno por cada año de alquiler”, sostiene Rozados.

Equipar la casa, un costo importante a considerar

En este punto es clave tener un capital ahorrado para equipar el departamento, de lo contrario habrá que recurrir a la financiación con tarjetas de crédito por ejemplo o a la ayuda de un familiar o bien revisar qué se tiene uno para llevarse de la casa de la que se va, generalmente la de los padres.

Los elementos más necesarios a la hora de mudarse son una cama, un juego de mesa y sillas, un sillón, una heladera y un lavarropas. Según un relevamiento de Mercado Libre, el precio promedio de las heladeras en la plataforma online es de $26.000, mientras que el de Lavarropas y Lavasecarropas con capacidad para 6 y 7 kilos es de $22.100.

Según un relevamiento de Mercado Libre, el precio promedio de las heladeras en la plataforma online es de $26.000, mientras que el de Lavarropas y Lavasecarropas con capacidad para 6 y 7 kilos es de $22.100 (Télam)
Según un relevamiento de Mercado Libre, el precio promedio de las heladeras en la plataforma online es de $26.000, mientras que el de Lavarropas y Lavasecarropas con capacidad para 6 y 7 kilos es de $22.100 (Télam)

Asimismo, el precio promedio de los juegos de mesas y sillas es de $8.000 y el de muebles de guardado como por ejemplo cómodas y armarios es de $5.233.

Por todos estos gastos, resulta fundamental que aquellas personas que sueñan independizarse de sus hogares familiares o se tienen que mudar por alguna necesidad pueden prever todos estos gastos y planificar de manera que un paso adelante no terminen siendo dos para atrás en momentos que la economía argentina atraviesa una fuerte crisis a pesar de que la inflación poco a poco comienza a desacelerarse.

En ese sentido, el director de Reporte Inmobiliario señala: “Aquellas personas que quieran mudarse deberán evaluar si sus ingresos futuros les permitirán llevar adelante estos gastos que se presentan ya que semestralmente hay aumentos. Actualmente el alza cada seis meses ronda entre el 15% y el 18%”.

Qué pasa si el inquilino no puede seguir afrontando el alquiler

Existen dos maneras de rescindir anticipadamente un contrato: con causa y sin causa. Ambas requieren notificar al locador por carta documento, según señala la organización Inquilinos Agrupados, a cargo de Gervasio Muñoz.

En el primer caso, el inquilino puede rescindir el contrato sin que exista una causa imputable al propietario una vez que transcurrieron seis meses desde el inicio del contrato. “El Código Civil establece el pago de una multa de un mes y medio de alquiler, si la rescisión se realiza durante el primer año de contrato y de un mes de alquiler, si se realiza transcurrido dicho plazo”, aclara la organización.

Lo primero que tenés que mirar a la hora de mudarte es el monto del alquiler. Actualmente el precio promedio de toda la oferta a febrero para un dos ambientes usado y básico, es decir sin amenities, es de $16.000 en Capital Federal (Rozados)

Y si la rescisión es con causa cuando se produce por un daño en la vivienda que el locador no solucionó en tiempo y forma. Por ejemplo: el inmueble presenta un problema de humedad, el inquilino notifica al propietario y éste no lo resuelve debidamente. Esa situación le da al inquilino la posibilidad de rescindir anticipadamente su contrato sin esperar a que se cumplan seis meses desde el inicio del mismo; sin avisar con anticipación; sin pagar multa y reclamando la restitución de su depósito en garantía.

“Todo esto, independientemente del descuento en el precio del alquiler que pueda corresponder en cada caso”, señala Inquilinos Agrupados en su página web.

Planificar, presupuestar y ahorrar, son las claves para poder encarar un desafió como el de irse a vivir solo en la Ciudad de Buenos Aires.

Seguí leyendo: