El precio del dólar asciende un 58,7% en 2019. (Reuters)
El precio del dólar asciende un 58,7% en 2019. (Reuters)

El mercado de cambios local asimiló el impacto del proyecto de ley ómnibus de “Solidaridad Social y Reactivación productiva” que el Poder Ejecutivo envió al Congreso.

En el proyecto se establece un impuesto de 30% a todas las compras de dólares “para atesoramiento” que se hagan dentro del país, una forma de ahorro que ya se encontraba restringida por el límite máximo de USD 200 mensuales vigente desde el pasado 28 de octubre. Por lo tanto, la carga tributaria se extiende más allá del “dólar turista” y de los consumos con tarjeta en el exterior.

En las sucursales del Banco Nación, la divisa de EEUU siguió ofrecida a 63 pesos al público, mientras que en el promedio de bancos del microcentro concluyó a $63,09 para la venta.

Con un impuesto del 30%, de avanzar la percepción en su tratamiento legislativo, el ahorrista deberá pagar $81,82 por cada dólar, hoy debajo del valor del dólar libre, que en el reducido mercado paralelo avanzó 25 centavos, a 72,75 pesos.

Este martes el Banco Central habría comprado más de la mitad del volumen operado en la rueda mayorista

“Este empieza a ser un tipo de cambio diferencial que juega mucho más fuerte en expectativas y de ahí en la formación de precios. Y va a pegar mucho más rápido y fuerte en brechas”, refirió Gabriel Caamaño, economista de Consultora Ledesma.

En el mercado mayorista, el billete verde se pactó al cierre a $59,815 por quinta rueda consecutiva, con importantes compras del Banco Central. En lo que va de 2019, el incremento es inferior al 60 por ciento.

Agentes de la plaza interbancaria calcularon que que la autoridad monetaria se alzó con unos USD 180 millones para reforzar reservas. “La divisa norteamericana volvió a operar plana y con mínimas variaciones en una rueda en la que el BCRA acumuló la mayor compra de los últimos tiempos”, comentó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

El tipo de cambio atraviesa ruedas “de movimientos acotados y en un marco en el que el BCRA compró divisas para sostener el precio ante una mayor oferta de agroexportadores, que liquidan antes de la entrada en vigencia del aumento de retenciones anunciado por decreto por el Gobierno”, subrayaron desde Research for Traders.

El monto operado en el segmento de contado (spot) ascendió a USD 323,5 millones, con lo que recobró el ritmo habitual para esta época del año, tras el cierre temporal del registro de exportaciones.

En futuros se negociaron contratos (en pesos atados al tipo de cambio) por unos USD 356,3 millones en el ROFEX, donde las posturas para fin de año terminaron a 61,50 pesos.

VOLATILIDAD DEL DÓLAR LIBRE

El dólar libre experimentó una fuerte suba de casi 9% el lunes después de que el Gobierno anunció que impulsará un impuesto del 30% a las compras con tarjeta de crédito en el extranjero, que también se extenderá a la demanda de divisas para atesoramiento.

El nuevo Gobierno empezó a ajustar su esquema cambiario, con un dólar diferenciado para ahorro, turismo y consumos con tarjeta en el exterior. También se espera cuantificar el efecto del reciente esquema de retenciones, que en la práctica incrementa los derechos de exportación para determinadas posiciones arancelarias.

“Las últimas medidas cambiarias tuvieron repercusiones en la marcha de las ‘brechas’ que se reacomodaron al alza, más allá de la volatilidad intradiaria, toda vez que el ‘dólar turista’ quedaría por encima del resto”, aportó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

De hecho, las divisas ingresadas por estas exportaciones de granos y derivados fueron absorbidas casi en su totalidad por el Banco Central, que logró incrementar un poco el nivel de las reservas internacionales, que contabilizaban este lunes USD 44.223 millones, según datos sujetos a ajuste.

“La continuidad de las restricciones cambiarias es algo que ya se descarta tras las declaraciones de Guzmán la semana pasada y por lo que dejó entrever (el presidente del Banco Central, Miguel) Pesce este fin de semana”, comentaron desde Portfolio Personal Inversiones.

En el marco del proyecto de Ley de Emergencia Económica que el nuevo Gobierno impulsa en el Congreso, se postula el ítem Protección de las Reservas Argentinas, que establece un “impuesto para gastos y pagos de dólares en el exterior”. Los ingresos por el gravamen “constituirán un fondo de mejora de jubilaciones, infraestructura de hábitat y fomento del turismo nacional”.

Según el Balance Cambiario del BCRA correspondiente a octubre, en doce meses los egresos por cancelación de pagos con tarjeta en el exterior, pagos en moneda extranjera de operadores turísticos y otras transferencias, compras de divisas de no residentes y pago de servicios de transporte de pasajeros (aerolíneas y otros) ascendieron a USD 7.528 millones, mientras que si se le descuentan los ingresos por turismo receptivo, el déficit por viajes y consumos con tarjeta en el exterior fue de USD 5.367 millones en el último año.

De esta forma, el turismo demandó casi el 40% del superávit comercial en el último año, que acumuló en octubre pasado USD 13.613 millones, según el INDEC.

En los últimos cuatro meses, después del colapso financiero que se desató a partir de las elecciones primarias, la salida de depósitos del sector privado en dólares en efectivo fue del 44,7% o USD 14.535 millones, desde el récord de USD 32.499 millones del 9 de agosto a los USD 17.964 millones del 12 de diciembre pasado, el último dato oficial disponible.


Seguí leyendo: