En septiembre se vendieron 33.564 unidades menos que el año pasado (NA)
En septiembre se vendieron 33.564 unidades menos que el año pasado (NA)

La caída de ventas en el mercado interno empezó a ver su reflejo en el lado productor. Para septiembre –y luego de alzas de entre 8% y 9% en julio y agosto–, la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) relevó terminales que informaron una producción de 37.267 vehículos, un retroceso de 20,6% respecto del mismo mes del año pasado.

El principal factor contribuyente fueron las 33.564 unidades menos que se vendieron a concesionarias, un 44,1% por debajo de la cifra registrada el año pasado. La caída en ventas de modelos 0 km no es noticia, la misma se viene consolidando desde mayo: este semana se supo que la caída de ventas fue de 35% interanual.

Y si bien las exportaciones siguen en terreno positivo, creciendo un 13,5% respecto de septiembre de 2017, la cifra es un cambio de ritmo respecto de los saltos que se vieron durante julio y agosto, donde los envíos al exterior subieron 74,7% y 59,6% respectivamente.

Frente a la carrera de los salarios contra la inflación, las concesionarias vienen acumulando stock que tardarían cinco meses en agotar
Frente a la carrera de los salarios contra la inflación, las concesionarias vienen acumulando stock que tardarían cinco meses en agotar

Además de por una escalada inflacionaria que recorta fuertemente el poder adquisitivo, la caída interanual de producción nacional también se explica cuando se considera que las 46.961 unidades vendidas en septiembre de 2017 fueron la mayor cantidad en todo el año.

La desaceleración en exportaciones tiene una explicación política: el frente electoral de Brasil, que en los últimos dos meses viene tomando calor. Los envíos de unidades al país vecino explican un 70% del total que sale del país. Y frente al cambio político, la economía brasileña entró en modo de precaución hasta noticias nuevas.

Entre enero y septiembre, el acumulado de producción fue de 370.707 unidades, 5,6% más respecto de los vehículos fabricados durante el mismo período del año anterior.

Producción de automóviles 2017 y 2018. Fuente: ADEFA
Producción de automóviles 2017 y 2018. Fuente: ADEFA

El sector automotor es uno de los más golpeados por las turbulencias cambiarias, aunque el frente electoral brasileño también aportó al cambio de tendencia respecto del año pasado. Puntualmente, la transferencia a precios de la devaluación encareció el resto de los productos de tal forma que los consumidores ahora se replantean gastos en bienes durables como autos o electrodomésticos.

Las primeras señales de eso se vieron en los últimos informes de ventas de modelos 0 km por las asociaciones de concesionarios, tanto para los rubros de automóviles como para motos. Varios referentes del sector advierten una acumulación de unidades que no pueden sacarse de encima, incluso tomando en cuenta las modalidades de bonificaciones y descuentos agresivos que se vienen implementando.

Seguí leyendo: