El presidente Macri, escoltado por el presidente del BCRA, Luis Caputo, y el ministro Dujovne
El presidente Macri, escoltado por el presidente del BCRA, Luis Caputo, y el ministro Dujovne

El Gobierno pronosticó una menor inflación, una leve contracción del Producto Bruto Interno (PBI) y el equilibrio de las cuentas fiscales en su proyecto de Presupuesto para 2019, luego de una abrupta devaluación que sacudió este año a la economía.

La inflación esperada para el año entrante se irá desacelerando, para alcanzar 23% interanual en diciembre de 2019, mientras que la caída de la actividad económica llegaría al 0,5% el año próximo, en comparación con la contracción del 2,4% ahora prevista para 2018.

Además, el equilibro fiscal primario llegaría el año que viene tras un 2018 con un déficit de 2,6% del PBI.

Sobre esa base, Infobae consultó a destacados economistas de la city que dieron su primera lectura sobre las proyecciones que comunicó el ministro de Hacienda para lo que resta de este año y el próximo.

Carlos Rodríguez: "los números no cierran"

El economista miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, consideró que "el trabajo de Cambiemos es presentar el Presupuesto por el cual fueron electos, pero con lineamientos para que sea  aceptado por los legisladores. Siempre entre el proyecto y lo que finalmente sale como ley hay una enorme diferencia".

"Creo que se está cocinando algo que está más allá de nuestro Presupuesto. El programa con el FMI se cayó, no tenemos programa y estamos haciendo uno nuevo que puede tener sorpresas si entra el Tesoro de los Estados Unidos. Los mercados están reaccionando de una manera que no se condice con la realidad actual, hay más información dando vueltas que la que conocemos", dijo a Infobae.

Lograr el déficit cero depende del nivel de actividad económica, del cual no se sabe nada (Carlos Rodríguez)

Rodríguez enfatizó que "este Presupuesto no está trayendo reformas estructurales y eso me sorprende. Esperaba, por ejemplo, que hubiese un artículo que posponga o elimine el impuesto a la renta financiera para residentes. Pero no lo hicieron ni lo pensaron".

Carlos Rodríguez se plantea que “hay más información en los mercados de la que conocemos”
Carlos Rodríguez se plantea que “hay más información en los mercados de la que conocemos”

Añadió que "lograr el déficit cero depende del nivel de actividad económica, del cual no se sabe nada. Al haber puesto una inflación extremadamente optimista y baja -lo que siempre se hace- estás subestimando los gastos y tenés control para subejecutar, pero todo depende ahora de la economía real y de los impuestos que no se pueden predecir".

"El dólar a diciembre (de 2019) a $42 es un chiste. El dólar es el numerario de la economía. El tipo real de cambio es lo que mueve las inversiones. Si en este momento está en $40 o un poco más ¿dentro de 12 meses va a estar a $42? ¿Quién va a pensar en invertir y tomar crédito para vender el año que viene a $42? La credibilidad es muy importante y el tipo real de cambio es fundamental para definir la credibilidad", cuestionó Rodríguez.

Germán Fermo: "La Argentina tiene que distinguir entre lo urgente y lo importante"

Germán Fermo, director del MBA de UCEMA y director de MacroFinance, señaló a Infobae que "en lo esencial el concepto de déficit cero para 2019 es muy razonable. Argentina tiene que distinguir entre la urgencia y lo importante. Nada cambia lo estructural, para eso habrá que esperar para la elección de un nuevo Presidente en 2019, pero es para destacar que el Gobierno salió de la inacción y con el razonable déficit cero y envió una señal muy poderosa a Wall Street".

Nada cambia lo estructural, para eso habrá que esperar para la elección de un nuevo Presidente en 2019  (Germán Fermo)

Para Fermo, "el préstamo del FMI parece fortalecido. Como repercusión de eso vemos una curva de rendimientos de los títulos públicos argentinos que hasta hace poco estaba invertida, lo que puede interpretarse como una posibilidad de default a futuro, y ahora recuperó su curva positiva. También los bonos de corto plazo ya están rindiendo en un dígito, cuando ofrecían tasas de 13% a principios de septiembre".

"La señal es la correcta: Argentina tiene garantizado el financiamiento para lo que resta de 2018 y para 2019. Es una buena noticia a corto plazo y, por supuesto, quedan un montón desafíos para el 2020. Pero primero hay que pasar el 2019 y no está muerto quien pelea", completó el director de MacroFinance.

Luis Palma Cané: "lo urgente es estabilizar el tipo de cambio"

Para el analista financiero internacional, director de Fimades, hay "tres frentes complicados, relacionados entre sí y uno depende del otro: primero, hay que lograr la estabilidad cambiaria, segundo el equilibrio fiscal y tercero, garantizar todos los pagos de la deuda externa. Pero el primero que se tiene dar es la estabilización cambiaria, es lo más urgente para avanzar con los otros. Si no, va a ser extremadamente difícil salir del pantano en que estamos sumidos estos días".

"El objetivo de déficit cero está muy bien, dentro de lo esperado para el Presupuesto y es condición necesaria para que la crisis financiera se encarrile, pero en una primera etapa, otra condición necesaria –y no suficiente-, es corregir la inestabilidad cambiaria. Temporalmente se tienen que dar las tres para que esto se encarrile", subrayó el experto de Fimades.

Palma Cané puntualizó "la necesidad de una mayor flexibilidad del FMI para permitir al Banco Central intervenir en el mercado de cambios con todo su poder de fuego para dar certidumbre, cosa que creo están logrando con las negociaciones de estas horas. Un poco se requiere la contundencia que significó la postura vendedora diaria de USD 5.000 millones que aplicó Federico Sturzenegger para aplacar al mercado".

Agregó que "el último eslabón es el de la deuda externa y convencer al mundo que la Argentina no tiene problemas para afrontar los vencimientos. El país tiene en 2019 casi USD 40.000 millones de pagos de deuda, por eso es fundamental un refuerzo en el stand by con el FMI. Tiene que haber un compromiso para que a partir de 2020 Argentina tenga superávit primario y que se va a mantener ese camino, para que quede claro que va a ser un país que puede merecer regresar al mercado de capitales".

El Gobierno tiene que convencer al mundo que la Argentina no tiene problemas para pagar la deuda (Palma Cané)

"Con los números gruesos, para llegar al déficit primario cero el Gobierno tiene que aplicar un recorte de unos USD 15.000 millones en 2019 -si contemplamos un PBI aproximado en USD 500.000 millones-, al sumar el recorte de 2,7% del PBI por el rojo fiscal, más un 0,3% previsto como mayor asistencia social por el acuerdo con el FMI", analizó el economista de Fimades.

Luis Secco: "Nunca se hizo un ajuste fiscal semejante"

"En términos de ajuste fiscal, se ve que buena parte del ajuste se va a lograr con ingresos creciendo por sobre la inflación y gastos por debajo. El esfuerzo del ajuste primario tiene que ser enorme. Por el lado de las proyecciones macro, un detalle preocupante es la cuestión de tipo de cambio real", asegura el director de la consultora Perspectivas Económicas.

Buena parte del ajuste se va a lograr con ingresos creciendo por sobre la inflación y gastos por debajo (Luis Secco)

"La recaudación tendrá que seguir a la inflación en un contexto recesivo fuerte. Pasar de un déficit de 2,6% del PBI a cero el año que viene, lleva a que la mitad tendrá que ser producto de mayor ingreso tributario y la otra mitad vía reducción del gasto. ¿Se podría cumplir en términos políticos? Dependerá del grado de audacia y liderazgo del Gobierno de Macri. Nunca se hizo un ajuste semejante, ni siquiera se propuso: 2,6 en materia fiscal en un año electoral", cierra Secco.

Seguí leyendo: