El presidente Mauricio Macri junto a funcionarios en la presentación de Exporta Simple.
El presidente Mauricio Macri junto a funcionarios en la presentación de Exporta Simple.

Yerba mate made in Argentina que llega a los Estados Unidos. Cuadernos de cuero reciclado desde la puerta de un taller en Villa Crespo hasta una librería en Japón y una tienda de diseño en Inglaterra. Hasta hoy, podían ser dos ejemplos aislados de cómo dos emprendedores argentinos se suman al comercio internacional. Pero hay un condimento más: venden al mundo a través de la web, en pocos pasos y sin estar registrados como exportadores.

El Gobierno habilitó esta semana la web Exporta Simple, con el foco puesto en que tanto emprendedores como pequeñas y medianas empresas que busquen vender sus productos en otros países lo puedan hacer sin trámites, con tan solo cargar información en una página web y que una empresa de courier retire la mercadería a su domicilio. La pyme se olvida del resto de los trámites: el courier realiza la gestión aduanera y el certificado de origen.

"Hay unas 9.600 pymes que hoy exportan al mundo. Si exportara tan solo el 5% de las 650.000, hablamos de más de 32.000 empresas. El potencial es enorme", aseguró el secretario de Comercio, Miguel Braun, en diálogo con Infobae y otros medios de prensa.

El sistema promete exportar en tan solo cuatro pasos al ser un "régimen de exportación simplificada", y si bien no hay que estar registrado como exportador, sí hay que estar registrado en la AFIP con CUIT y clave fiscal nivel 3.

Ya con estos datos, hay que dar de alta el servicio en la página web del organismo. Luego se cargan los productos y se puede seleccionar la cotización de cuatro couriers, que hasta hoy son los autorizados y certificados por la Aduana Argentina: Fedex, DHL, UPS y TNT.

Luego, la empresa selecciona el más conveniente según dos factores principales: costo y tiempo de envío.  El courier luego retira el producto por el domicilio que indica el exportador y lo lleva el destinatario. Como sucede con cualquier courier, el camino del envío se puede seguir hasta que le llega al importador.

Eso sí, hay un límite: las empresas podrán exportar a través de este sistema hasta USD 600.000 por año, y hay un techo de USD 15.000 por operación. "Pueden ser muchas operaciones pequeñas, pero ninguna puede ser mayor a ese valor", enfatizó Braun. También hay un límite de peso: la operación tiene un máximo de 300 kilos, pero cada paquete puede pesar hasta 100 kilos. En ese caso, se puede dividir la operación en tres paquetes.

El sistema web permite seleccionar couriers autorizados por la Aduana.

La idea surgió en la secretaría de Comercio en marzo de 2016 y se inspiró en lo que ya hacían países como Chile y Brasil, solo que buscaron ir más allá al aceptar límites más altos de exportación en cuanto a montos y valores. "Fue más difícil de lo que pensábamos hacer fácil la exportación", confesó Braun, ya que llevó varias conversaciones y miradas técnicas de Aduana y AFIP durante más de un año y medio.

Los couriers son Prestadores de Servicio Postal (PSP), por lo que se encargan de retirar, clasificar, transportar y entregar la mercadería hasta el destino. Si bien en la actualidad hay solo cuatro que están autorizadas por Aduana, el Gobierno busca que más empresas se sumen para competir y así bajar los costos. "El Correo Argentino está interesado en participar, antes tiene que estar autorizado por la Aduana", adelantó Braun.

El sistema no está vedado para empresas grandes: por ejemplo, si quieren enviar un repuesto a través de la plataforma, lo pueden hacer. Las pymes también podrán utilizarlo a su favor para probar cómo funcionan sus productos en otros países. A través de la web, pueden enviar productos de testeo o muestras con el potencial de luego generar mayores ventas.