Sorpresa en rugby: los All Blacks sufrieron la peor derrota de su historia a dos semanas del Mundial

El seleccionado de Nueva Zelanda perdió 35-7 contra Sudáfrica y además sufrió la expulsión de Scott Barrett

Compartir
Compartir articulo
El jugador neozelandés vio la segunda amarilla en el último partido antes del Mundial de Rugby

Sudáfrica completó sus preparativos para la Copa del Mundo con una goleada récord de 35-7 sobre Nueva Zelanda que significa un sismo deportivo para el rugby cuando quedan apenas días para el comienzo del gran certamen. El seleccionado campeón del Mundo se impuso con comodidad y le dio una lección al que durante décadas supo ser el mejor equipo del planeta.

Los Springboks anotaron cinco trys, a través del capitán Siya Kolisi, el wing Kurt-Lee Arendse, el hooker Malcolm Marx y los reemplazos Bongi Mbonambi y Kwagga Smith, todos convertidos por el apertura Manie Libbok. Nueva Zelanda evitó la vergüenza de ser “anulada” a nueve minutos del final cuando el sustituto Cam Roigard corrió en un try convertido desde unos 70 metros después de recoger un balón suelto. La derrota, sin embargo, superó la pérdida de 21 puntos que sufrieron los All Blacks cuando cayeron 47-26 ante Australia en 2019.

El destino de Nueva Zelanda estaba prácticamente sellado cuando tuvieron que jugar poco más de la mitad del partido con un hombre menos después de que Scott Barrett fuera expulsado poco antes del descanso por una segunda tarjeta amarilla, con el candado volando hacia un ruck y golpeando a Marx en la cabeza.

“Fue un muy buen comienzo para nosotros, una gran actuación del equipo”, dijo a Sky Sports el lateral sudafricano Damian Willemse, jugador del partido del viernes. “Esto nos dará algo de impulso de cara a la Copa Mundial de Rugby. Soy el hombre del partido, pero gracias a los forwards, hicieron un gran cambio esta noche”.

Por su parte, el capitán de Nueva Zelanda, Sam Cane, que al igual que Scott Barrett recibió una tarjeta amarilla en la primera mitad, añadió: “No se puede negar, estamos muy decepcionados con cómo hemos actuado esta noche. Al mismo tiempo, mucho crédito tiene la forma en que jugaron los Boks, fueron realmente dominantes en todas las facetas”. En este sentido, agregó :“Nuestra disciplina realmente nos lastimó y su capacidad para dominar el scrum, el maul, el line out y la jugada a balón parado hizo que fuera muy difícil para nosotros lograr que algo funcionara”.

Completamente golpeado antes del inicio del Mundial, fue sincero: “Ciertamente duele, duele. Es un juego del que vamos a tener que aprender mucho. Vamos a tener que aprender rápidamente, pero preferiría que lo tuviéramos ahora que dentro de unas semanas”.

Dependiendo de los resultados de los grupos, las superpotencias del rugby podrían volver a enfrentarse en los cuartos de final de la Copa del Mundo. Nueva Zelanda lanzará el torneo principal contra los anfitriones y otros pesos pesados, Francia, el 8 de septiembre, y Sudáfrica comenzará la defensa de su título contra Escocia en Marsella el 10 de septiembre.

Con información AFP

Seguir leyendo: