River Plate no jugó, pero deliró como con un gol: la explosión de los hinchas en Ezeiza cuando Gallardo anunció su continuidad

El director técnico anunció públicamente que extenderá su estadía en el Millonario y los hinchas compartieron su alegría

Desde temprano la gente comenzó a agolparse a las afueras del River Camp (Nicolás Stulberg)
Desde temprano la gente comenzó a agolparse a las afueras del River Camp (Nicolás Stulberg)

Alrededor de las 11 un mensaje cambió el clima de feriado y revolucionó por completo el Mundo Millonario. “Conferencia de prensa de Marcelo Gallardo a las 11.30 en el River Camp”.

De manera imprevista, y en la antesala de un nuevo aniversario de la final de Copa Libertadores ganada en el Santiago Bernabéu de Madrid ante Boca Juniors, el Muñeco decidió romper el silencio tras no hablar post Rosario Central y Defensa y Justicia.

La expectativa creció de manera exponencial. Sus dichos luego de la conquista ante Racing habían generado incertidumbre dentro del público y a los pocos minutos el costado de la autopista Ezeiza-Cañuelas colapsó. Decenas de autos comenzar a estacionar en cualquier lugar para decir presente.

La gente se agolpó en la puerta del predio como si fuese un partido. Camisetas, como también banderas rojiblancas y pancartas, todas con un solo destinatario: Marcelo Gallardo. Desde Villa Urquiza hasta Lomas de Zamora, de Paternal hasta Longchamps. No importaba el lugar, todos querían decir presente.

El clímax de la conferencia: su anuncio

De manera puntual, el Muñeco hizo su entrada a una sala de prensa repleta y desbordada de medios. Luego de una breve presentación, el director técnico finalmente dio a conocer su decisión: “Justamente después de unos días de reflexión, que fue difícil, porque como que no pude cortar tampoco la dinámica del día a día y eso te lleva a no poder aislarte. Tiene que ver con algo que sentí. Hace algunas semanas había pronunciado que iba a evaluar. Llegaba el final de mi contrato después de siete años y medio y era indispensable para mí saber, tomarme algún momento para reflexionar, puedo asegurar que después de tantos años en un lugar como éste, lo que exige una institución como esta, y lo que uno se compromete de acuerdo a lo que siente, necesitaba reflexionar. Decidir qué era lo que iba a hacer. La verdad que no tuve mucho tiempo pero elijo seguir estando porque es una elección más allá de lo que viví, de lo que sentí y siento en este momento. Creo que vale la pena, merezco seguir estando por lo menos un año más”.

El reloj marcaba las 13.35. En ese preciso instante se vivió una explosión de alegría. La onda expansiva de las palabras de DT rápidamente llegaron a los oídos del público. “Vamoooos”, fue el grito de guerra, el cual se propagó hasta la autopista con bocinazos de todos los camiones o autos que pasaban por la puerta del predio.

Los medios colapsaron la sala de prensa para escuchar a Marcelo Gallardo (Nicolás Stulberg)
Los medios colapsaron la sala de prensa para escuchar a Marcelo Gallardo (Nicolás Stulberg)

“Gallardo es de River, de River no se va”, cantaron a continuación. El delirio nunca se detuvo. Los millonarios sufrieron y alentaron como si fuese un partido, cómo si el sí de Gallardo hubiese sido una pelota que pegó en el palo y que ingresó luego de pasearse coqueteando por toda la línea del arco.

“Decir que nada me movilizó es mentir. Claramente cada momento, cada demostración de afecto, demostración de valor, tuvo un significado muy grande para mí. Tampoco estaba en una búsqueda de eso. Simplemente era algo que yo necesitaba evaluar por mí. Claramente pensando que uno para seguir con este nivel de gestión deportiva, al frente de este grupo, que valoro enormemente no solo como son como profesionales mis jugadores, cuerpo técnico y colaboradores. Lo que implica seguir exigiéndose y exigiéndolos, y que ellos te muestren ese ida y vuelta de que están contentos, que se ponen a predisposición para seguir siendo exigidos. Que haya ese ida y vuelta humano, claramente me llena de satisfacción. Es un todo, cada muestra me ha movilizado claramente. Pero debía dejar eso de lado para saber que lo que iba a decidir lo sentía. Si me dejaba llevar por el clamor popular, el cariño, respeto y valor de todos mis jugadores, del cuerpo técnico y la gente que trabaja conmigo...”, añadió el DT en conferencia de prensa.

Pero su cabeza, haciéndole honor a su apodo de Napoleón, no se detiene. Aunque el calendario marca que este sábado enfrentará a Atlético Tucumán, el gran objetivo para el cierre de la temporada es el duelo ante Colón en Santiago del Estero, por el Trofeo de Campeones.

Si bien hoy en la mayoría de los hogares se comenzó a armar el arbolito de Navidad, por la casa de los hinchas de River Plate ya pasó Papá Noel y les dejó el regalo que tanto querían: un año más con Marcelo Gallardo como entrenador. Ese es motivo para celebrar.

SEGUIR LEYENDO: