El día que la esposa de Pablo Zabaleta lo confundió con Mascherano: “Menos mal que Lavezzi no estaba cerca”

El lateral-volante surgido de San Lorenzo contó una desopilante historia ocurrida en el Mundial de Brasil 2014 a partir de su parecido con el Jefecito

“Tengo el deseo de seguir jugando, por el momento no tuve ofertas. Tuve contacto con (Marcelo) Tinelli el año pasado, no descarto nada, yo llegué a San Lorenzo en infantiles”. A punto de terminar su vínculo con el West Ham United de Inglaterra, Pablo Zabaleta analiza su futuro a los 35 años. En el epílogo de su carrera, puede ufanarse de un currículum admirable: surgió del Ciclón, jugó en el Espanyol de Barcelona, se transformó en ídolo del Manchester City, rindió en la Selección, con la que ganó la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008... Pero su vida con la Albiceleste marcó su trayectoria.

El lateral-volante debutó con el combinado nacional en el Sub 17 (campeón del Sudamericano), ganó el Mundial Sub 20 de 2005 con Messi como bandera y llegó a la final de la Copa del Mundo 2014 en Brasil. “En lo personal, el daño fue perder tres finales (la Copa del Mundo y las Copas América 2015 y 2016 contra Chile). Si te tocó perder por lo que sea, lo único que te queda es levantarte y seguir trabajando. Pero fueron tres finales en un período muy corto. Fue tremendo, por lo difícil que es ser finalista, por haber estado tan cerca”, describió el trago amargo que sufrió su generación, en una entrevista con Fox Sports Radio.

Sin embargo, así como en los títulos, también vivió momentos memorables desde la camaradería con un plantel que conformó un grupo granítico. Tan simbióticos eran sus integrantes, que algunos se parecían... Demasiado. Como Zabaleta y Mascherano, al punto que la esposa del oriundo de Arrecifes los supo confundir.

En Brasil 2014 hasta usaban el mismo color de botines: amarillo
En Brasil 2014 hasta usaban el mismo color de botines: amarillo

“Fue un percance, en el Mundial de Brasil, éramos los dos pelados y usábamos los dos botines amarillos. Para los que relataban los partidos era difícil también”, prologó Zaba la anécdota. “Estábamos en el predio de Mineiro y había un sector que lo preparaban para la familia. Y había una rampa, una subida en la que tenía que llegar el micro. Nos habíamos sentado cada uno en una mesa para tener espacio para sentarnos con nuestros familiares. Y mi señora (la española Christel Castaño) venía pegada a la ventanilla del micro. En un momento, cuando estaba subiendo a la rampa, me dice: ‘Pablo, mi amor'. Y era Masche. Estaba a cuatro cinco metros mío. Y le dijo mi amor. Nos matábamos de la risa. Imaginate el parecido que tenemos”, se divirtió con el relato.

Para fortuna de los protagonistas, el bromista de la Selección no advirtió la hilarante situación. “Menos mal que no estaba el Pocho Lavezzi cerca, estábamos nosotros dos y nadie lo escuchó. Zafamos, si estaba el Pocho nos hubiese gastado todo el mes”, concluyó la narración citando al ex delantero del Napoli y el PSG, que justamente en Brasil estelarizó el chiste del Mundial cuando le lanzó agua al entrenador Alejandro Sabella en pleno partido.

SEGUÍ LEYENDO:

La terminante frase de Oscar Ruggeri sobre el futuro de Lionel Messi

Hizo un gol, fue arquero por una emergencia y selló la victoria del Sevilla con una gran atajada: el increíble partido del ex River Lucas Ocampos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos