Desde que se inició la carrera política en Boca una frase circuló sin cesar: “Si se lo propone, Riquelme va a inclinar la balanza a favor de uno de los candidatos”. Pero lo que nadie esperaba era que Román irrumpiera públicamente con una propuesta en la mano que solamente había trascendido como rumor lejano, que terminó perdiendo fuerza y fue considerado casi utópico. Hasta que él habló.

El histórico ídolo boquense subrayó que no será caballito de batalla de ninguno de los candidatos a presidente. El martes pasado se levantó el telón para la presentación de las listas (habrá tiempo hasta el 20/11) y las fórmulas más poderosas que asoman hasta el momento están conformadas por Gribaudo-Crespi, Ameal-Pergolini y Beraldi-Ferrari.

En todos los flancos le abrieron la puerta principal a Riquelme para participar activamente de la política de Boca en 2020. Pero el Diez se mantuvo al margen de las disputas y se concentró exclusivamente en la organización de su partido homenaje, el 12 de diciembre, cuatro días después de la votación en la Ribera.

Riquelme: "si hay unidad puedo ser candidato a presidente"

“Si hay unidad yo puedo pensar en ser candidato a presidente de Boca”, fue la contundente respuesta de Riquelme cuando le preguntaron si estaba dispuesto a ser vice o manejar el departamento de fútbol en caso de gestarse una lista de unidad. Él fue por todo. Deslizó que los lugares en la cúpula directiva no son lo relevante, aunque al mismo tiempo se candidateó. Su propuesta, entonces, resolvería cuestiones de egos entre los candidatos. ¿Román presidente y las tres vicepresidencias divididas entre el oficialismo actual y las dos oposiciones?

El ídolo lo planteó como un escenario lógico: Christian Gribaudo es oficialista y heredaría el poder de Daniel Angelici y Mauricio Macri, quien le dio lugar a José Beraldi como integrante de una de sus comisiones directivas; Royco Ferrari perteneció al oficialismo hasta hace algunos meses y Jorge Ameal fue vice de Pedro Pompilio, quien había asumido como presidente luego de que Macri partiera para gobernar la Ciudad. Todo tiene que ver con todo, dicen. Visto así, parece posible. Contemplando los intereses de los candidatos, resultaría inviable.

El ala de Gribaudo entiende que no comparte las mismas ideas de gobierno que promulgan sus rivales. Y lo mismo sucede con Ameal, que se proclama como la verdadera oposición, dejando entrever que Beraldi es una segunda opción dentro del oficialismo. Jorge Amor asegura que el ciclo del oficialismo está terminado y que debe haber un golpe de timón de su mano. Fue imposible hacer resurgir la fórmula Ameal-Beraldi que perdió con Angelici las elecciones en 2011. Y vale recordar que en 2015 armaron listas separadas y terminaron por detrás de la línea del Tano. Beraldi, que avisó que en esta ocasión no negociaría su candidatura a la presidencia con Ameal como oposición, fue el primero en expresarse oficialmente: “Estamos de acuerdo con nuestro máximo ídolo en que Boca está por encima de todo y estamos dispuestos a seguir conversando con todos los que quieran un cambio para tener un club abierto al socio en todo el país, ganador y con adn bostero”.

El único dirigente con el que Riquelme tuvo una relación de amistad fue Pedro Pompilio, según reveló el 10 (Foto NA)
El único dirigente con el que Riquelme tuvo una relación de amistad fue Pedro Pompilio, según reveló el 10 (Foto NA)

Daniel Angelici, durante la inauguración de una nueva sede de Fundación Boca en Casa Amarilla, informó que convocará a los presidentes de las 15 agrupaciones (incluidas las opositoras) para evaluar el proyecto enunciado por Riquelme.

Una figura vinculada a Ameal como Jorge Bermúdez, que en los últimos días había tirado paredes con Riquelme en las redes sociales por su duelo homenaje, se expresó minutos después de que Riquelme saliera al aire en Fox Sports: “Qué bueno que Román se desmarcó con la categoría que le conocemos de todos los oportunistas que quieren utilizar su nombre para hacer política en Boca. Desde aquí lo apoyo totalmente y pido unidad por el club y su gente. Los que amamos el club somos Uno solo”. No obstante Ameal todavía no brindó un veredicto sobre la visión riquelmeana.

En paralelo, otros dos nombres que figuran como candidatos potables también fijaron una postura definida: Víctor Santamaría y César Martucci, quienes también tienen pasado con quienes se postulan para el sillón más grande de la Ribera. Santiago Carreras, candidato a vice de Santamaría, tuiteó sobre la idea de Román: “Este es el camino. La unidad es imprescindible. Por el bien de Boca. Nos da mucho orgullo que el máximo ídolo del club llame a la unidad. Lo venimos reclamando y para eso trabajamos. No hay lugar para egos ni vanidades. Boca somos todos y todos somos necesarios para el bien de Boca”. En tanto, Martucci planteó la necesidad de una lista única: “Román debe elegir el lugar desde donde quiera aportar. Que él decida el rol que más le guste y que más cómodo lo haga sentir. El que tenga que ser, que sea; y el resto que acompañe desde donde le toque. Es lo que necesitamos. La unidad implica que cada uno de nosotros resigne algo y asuma el rol que se le asigne, o ningún rol. Y si Román es el factor de unidad, bienvenido sea”.

Cuando esta mañana se anunció que Riquelme hablaría en televisión, cada búnker azul y oro se mantuvo en vilo, a la expectativa de su palabra. JRR, tan impredecible con el micrófono como cuando asistía adentro de la cancha, plantó una bomba en cada sector cuando abrió la boca y realizó una jugada maestra sabiendo que cuenta con el respaldo masivo de los hinchas. Román ya movió su ficha y les pasó la pelota a Gribaudo, Ameal, Beraldi y Angelici. Ahora ellos tendrán que definir si “desoyen” al candidato del pueblo y mantienen sus listas intactas o concurren a la mesa de negociaciones con el 10 sentado en una punta.