El Mundial de Francia 2019 marcó un antes y un después para el fútbol femenino (REUTERS)
El Mundial de Francia 2019 marcó un antes y un después para el fútbol femenino (REUTERS)

La selección de Estados Unidos fue la campeona en Francia 2019, pero se podría decir que el verdadero ganador del último Mundial es el fútbol femenino como disciplina. El certamen que se disputó en el Viejo Continente significó un crecimiento inédito para la actividad, pero las perspectivas a futuro son aún mejores.

Son varios los datos que permiten determinar el éxito que ha tenido la competencia. Los números respecto de la asistencia a los estadios, las audiencias televisivas y la respuesta de los usuarios en las redes sociales, entre otros factores, así lo confirman.

Según un informe presentado por FIFA, hubo un total de 1.131.312 de espectadores durante los 52 partidos que tuvo el Mundial, lo que da un promedio de 21.756 personas por encuentro.

La final en Lyon tuvo un lleno total (Reuters)
La final en Lyon tuvo un lleno total (Reuters)

Hasta la primera ronda, la organización había contabilizado un 70% de ocupación promedio en los estadios y 11 partidos que tuvieron lleno total, es decir, encuentros en los que se vendieron todas las entradas (fenómeno que se repitió en las instancias decisivas, incluso en la final en Lyon, donde hubo 57.900 personas). No es menor aclarar que este fue el primer Mundial femenino en el que se jugó solo un encuentro por escenario por día ya que, en ediciones anteriores, podía haber hasta dos cotejos en una misma jornada. Es decir que antes, pagando un ticket, se veían hasta dos partidos. Eso no ocurrió esta vez.

"Se completó lo que ha sido confirmado como un torneo que marcó un antes y un después, y en el que el deporte femenino ha sido promovido y celebrado como nunca antes", sentenció la FIFA en el informe con el que dio cuenta de las audiencias televisivas que disfrutaron de la final que consagró a Estados Unidos luego de vencer por 2-0 a Holanda el domingo pasado.

En EEUU, más de 15 millones de personas vieron el partido decisivo y lo convirtieron en lo más visto en la TV de todo el país durante el fin de semana. En tanto que, en Holanda, hubo picos que superaron los seis millones de espectadores. De hecho, la transmisión concentró el 88% de la audiencia que estaba mirando televisión en ese momento.

La final generó furor entre los fanáticos (AFP)
La final generó furor entre los fanáticos (AFP)

Pero la final generó interés en todo el mundo, no solo en los países que la protagonizaron. Los números registrados en países como Brasil (más de 19 millones de espectadores), Francia (5,94 millones), Alemania (5,1 millones), China (4,91 millones) y Reino Unido (3,24 millones), entre otros, dan cuenta de lo atractivo del evento y de la atención que capturó en los fanáticos alrededor del globo.

Aún no se han dado a conocer los números definitivos (serán presentados en un informe en octubre de este año), pero hasta antes de la final, el Mundial ya había registrado los 850 millones de espectadores a través de las transmisiones televisivas en todo el mundo. Se espera que las mediciones generales (con la inclusión del encuentro decisivo) den como resultado que se superaron los 1000 millones televidentes.

Lo que es seguro es que en Francia 2019 se dio el partido con mayor cantidad de espectadores del historia. Fue el duelo entre las locales y Brasil, por los octavos de final, que fue visto por 58.761.000 de personas (divididas entre 21 países), superando a las 52.562.000 que habían seguido la final entre Estados Unidos y Japón en la edición de Canadá 2015.

En Argentina, las presentaciones del seleccionado fueron furor. El último partido ante Escocia, en el que el conjunto de Carlos Borrello perdía por 3-0 y logró una remontada histórica para empatar 3-3, llegó a casi 8 puntos de rating en la Televisión Pública, una cifra inédita para el fútbol de mujeres en el país. El duelo se sintonizó en escuelas, bares e incluso los curiosos se agolparon en las vidrieras de las casas de electrodomésticos para ver el electrizante desarrollo.

El partido entre Argentina y Escocia tuvo picos de rating históricos para el fútbol femenino en el país (AFP)
El partido entre Argentina y Escocia tuvo picos de rating históricos para el fútbol femenino en el país (AFP)

Las redes sociales son un reflejo de los gustos y de las tendencias de la sociedad en la actualidad, y el interés de los usuarios por el fútbol femenino en general y por el Mundial en particular ha quedado evidenciado a partir de sus comportamientos desde el comienzo del certamen, el pasado 7 de junio.

Desde aquella fecha en que se inició el certamen hasta el final de la Fase de Grupos, las cuentas de redes sociales de la FIFA dedicadas al Mundial femenino superaron los 2 millones de seguidores. Sus contenidos registraron 433 millones de vistas, correspondiendo 82 millones de ellas a videos.

En Twitter, se registraron más de 1.25 millones de nuevos seguidores y creció un 20% la cuota de conversación. De hecho, los denominados "Corresponsales de equipo" (periodistas que la organización nombró para seguir el día a día de cada uno de los seleccionados) tuvieron un 25% más de interacciones que sus colegas que hicieron la misma labor durante el Mundial masculino de Rusia 2018.

El certamen tuvo un seguimiento récord a través de las redes sociales (REUTERS)
El certamen tuvo un seguimiento récord a través de las redes sociales (REUTERS)

6 millones de "Me gusta" en Facebook, más de 200 mil visitantes en los FIFA Fan Experience montados en cada una de las sedes, más de 2 mil niñas y niños que salieron a la cancha de la mano de las futbolistas antes de los partidos, más de 60 mil productos de merchandising oficial vendidos en las tiendas….Los números son asombrosos -lo que se dice, una verdadera revolución- e invitan a ilusionarse con un auspicioso futuro para el fútbol femenino alrededor del mundo.

"Este ha sido el mejor Mundial femenino de la historia", dijo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en la conferencia de prensa de cierre del certamen, en la que también presentó un listado de cinco propuestas para el fomento de la disciplina. El apoyo dirigencial será clave para que las impresionantes estadísticas que dejó Francia 2019 no queden solo como un buen recuerdo y para que se conviertan en el puntapié inicial para un desarrollo real: para que más mujeres puedan jugar al fútbol y para que lo hagan cada vez en mejores condiciones.

SEGUÍ LEYENDO: